"No son los hechos los que estremecen a los hombres, sino las palabras sobre los hechos" (Epicteto)

Buscar en este blog

31 de diciembre de 2012

2013: que la fuerza nos acompañe


Vistas las perspectivas nos hará mucha falta. El blog se despide pero solo hasta el año que viene. Hasta entonces me remito al mensaje que acompaña esta breve entrada.....Saludos y lo dicho: mucha fuerza....


29 de diciembre de 2012

Balance de la España recortada


En el enésimo balance de su primer año como inquilino de la Moncloa, el presidente del Gobierno ha vuelto a recurrir a su inconfundible estilo nebuloso y ambiguo, plagado de medias verdades y mentiras a secas: los sacrificios, la comprensión, la solidaridad y – cómo no – el manoseado tópico de la herencia recibida que a estas alturas ya ofende a la inteligencia de los ciudadanos y a la del propio Rajoy. Su balance del primer año en el Gobierno viene a ser la confesión de que ha timoneado el rumbo del país dando palos de ciego y guiándose en última instancia únicamente por la luz que brilla en lo alto de la cancillería alemana, sin importarle que esto haya supuesto que millones de españoles vivan hoy peor que hace doce meses y que sus expectativas de futuro se hayan evaporado tal vez para siempre.

Reconoce implícitamente que ha engañado a los españoles al traspasar todas y cada una de las líneas rojas que él mismo se trazó – impuestos, recortes en servicios públicos, pensiones, abaratamiento del despido, etc., etc. - pero se atreve aún a pedir comprensión y solidaridad. ¿Comprensión? ¿Con quién? ¿Con él? ¿Es digno y merecedor de ella? ¿La ha tenido él con los damnificados por sus medidas inequitativas? ¿Solidaridad? ¿De quién para con quién? ¿De los que sufren la crisis con los que la provocaron?

Como corolario afirma que sus recortes han evitado la quiebra de España. ¿Seguro? ¿Y el rescate bancario pagado a escote por los ciudadanos y sus efectos sobre el déficit que obligarán a nuevos recortes? ¿Y el medio millón más de parados en el último año? ¿Y el encarecimiento de la financiación por parte de unos mercados a los que el presidente les genera escasa o nula confianza? ¿Y los ataques a los servicios públicos? ¿Y los enfrentamientos con Cataluña? ¿Son acaso señales de que las cosas marchan mejor que antes de que el PP llegara a La Moncloa o por el contrario denotan una profunda quiebra social y económica que se agiganta con el paso del tiempo?

Pero lo peor no es el balance de esta España recortada del primer año del PP en el Gobierno sino sus perspectivas para 2013. La receta sigue siendo la misma y nada importa que haberla aplicado este año tenga al país en estado de postración económica y social. El próximo año continuará administrándonos ajustes y recortes sin cuento para crecer y crear empleo. Como toda licencia se permite augurar que en el segundo semestre las cosas irán un poco mejor. ¿Se le puede creer? ¿En cualquier caso, eso qué significa exactamente? Seguro que ni él lo sabe y probablemente ni crea en ello, pero se ve obligado a decirlo a ver si así consigue endulzarnos las cucharadas de aceite de ricino que aún está dispuesto a suministrarnos.

También promete diálogo y a la vista está su capacidad para dialogar y consensuar con el resto de las fuerzas políticas y los agentes sociales: nada más y nada menos que 29 reales decretos en un año en un abusivo ejercicio de su mayoría absluta en el que ni siquiera cabe un debate sobre el estado de la nación. Es el mismo diálogo que le ofrece a Artur Mas pero al que le marca de antemano los límites de un eventual acuerdo: la Constitución y cómo salir de la crisis económica, obviando que en este asunto CiU y el PP están recortados por el mismo patrón neoliberal.

Nada en su balance ni en sus perspectivas para los próximos doce meses invitan a un mínimo de optimismo. Primero, porque la confianza que su sola presencia en La Moncloa iba a generar sigue sin aparecer por ninguna pate y porque su credibilidad es tan precaria que no es capaz de suscitar ni siquiera un poco de esperanza; segundo, porque no propone ni una sola idea nueva y original para reactivar una economía marchita y paliar el estado de creciente frustración y cabreo que vive la sociedad española.

Aunque doce meses dan para mucho en política, me temo que el balance que ha hecho el presidente de su gestión en 2012 no se diferenciará gran cosa del que haga a finales de 2013 salvo por el hecho de que la situación económica y social puede haberse agravado aún más si cabe. ¿Pesimista? Me gustaría no serlo, pero reto a quien lo desee a que me convenza de que el año que está a punto de empezar, el sexto desde el inicio de la crisis, será tan sólo un poco menos nefasto que el que vamos a dejar atrás.

28 de diciembre de 2012

Sanidad Madrileña S.A.

Los primeros ensayos de privatización sanitaria se llevaron a cabo en la Comunidad de Valencia y en Cataluña, en donde el nacionalista ex novo Artur Mas dice ahora que tiene abismales diferencias ideológicas con el PP. Ni él se cree lo que dice. Aunque fueron ensayos a pequeña escala cumplieron la función de servir de modelo para el macroensayo privatizador que acaba de aprobar la Asamblea de la Comunidad de Madrid con el único respaldo del PP, mientras algunos de sus preocupados diputados por la sanidad pública jugaban a Apalabrados.

La medida significa en la práctica que 6 hospitales públicos y 27 centros de salud pasarán a estar externalizados, feliz eufemismo del neolenguaje popular con el que se intenta ocultar cuál es el verdadero objetivo que se persigue: que un millón y medio de madrileños sean atendidos a partir de ahora en centros gestionados por empresas privadas del ámbito sanitario, que como es lógico no tienen palabras para agradecer el generoso regalo público que se les hace.

 De nada parecen haber servido las tres semanas de huelgas, manifestaciones y dimisiones protagonizadas por los colectivos de profesionales sanitarios y, mucho menos, sus contrapropuestas para evitar la privatización, de las que no se ha aceptado ni una coma. Cuando uno no quiere dos no negocian y el Gobierno madrileño nunca ha tenido voluntad alguna de modificar un ápice su principal objetivo desde el minuto uno: servirle en bandeja al sector privado, de donde proceden algunos de los muñidores de esta privatización, la salud de los madrileños. 

Ignacio González, el aventajado discípulo de Esperanza Aguirre al frente del Gobierno autonómico, dice basar la decisión en el convencimiento de que la empresa privada es una gestora más eficiente que la pública, algo en absoluto demostrado empíricamente al menos en el sector sanitario. En definitiva, estamos ante la puesta en práctica del principio neoliberal según el cual todo lo público es ineficiente y despilfarrador y debe ser suprimido a mayor gloria de la iniciativa privada y la mano invisible y perfecta de los mercados que – a la vista están los resultados – tan bien ha funcionado en sectores como el financiero o el de los transportes aéreos, sin ir más lejos. 

Con la privatización sanitaria madrileña que amenaza con extenderse a otras comunidades y con la inefable ministra de Sanidad anunciando para 2013 nuevos recortes en la sanidad pública con el fin de garantizar que siga siendo pública, universal, gratuita y de calidad – hace falta cinismo político para afirmar tal cosa después de los copagos y recortes del año que termina – el PP continúa su labor de zapa del estado del bienestar.

Los tiburones que aguardan hacer negocio con la salud pública tienen sobrados motivos para esperar un próspero 2013; los ciudadanos que pagamos nuestros impuestos solo tenemos dos opciones: revelarnos o llorar sobre la leche derramada.    

27 de diciembre de 2012

Mensaje irreal

Las bajas cotas de audiencia cosechadas por el último mensaje navideño del Rey ponen de manifiesto el creciente alejamiento entre la Corona y buena parte del pueblo español. El fenómeno es claramente extrapolable al conjunto de la llamada clase política, como también evidencian de forma reiterada los sondeos de opinión. Para una gran mayoría de los españoles, ni la Corona ni los poderes públicos han sido capaces de ponerse a la altura de las graves circunstancias que vive el país.

En el caso de la Corona, las causas de la desafección hay que buscarlas en el comportamiento del propio monarca y en el de su entorno familiar. Su cacería secreta en África con posterior propósito de la enmienda, sus declaraciones animando a los españoles a salir de la crisis “con un cuchillo en la boca” y la corrupción en la que está inmerso su yerno – por sólo citar tres factores determinantes de la pérdida de estima que le dispensan los españoles - configuran un annus horribilis para él y para la institución que encarna.

Ninguno de estos asuntos mereció al menos un par de frases en su último mensaje navideño, nada que sonara a autocrítica sobre su propia responsabilidad se escuchó de sus labios. Su apelación a la unidad y al esfuerzo de todos para superar esta situación, sonó hueca y cansina, como si la inmensa mayoría de los ciudadanos no estuviera ya hasta la coronilla de esfuerzos, recortes y sacrificios.

También sus alusiones a los que “intentan dividir”, contestadas agriamente desde Cataluña, han dado la imagen de un rey incapaz de descender de su palacio a las cabañas del paro, la exclusión social, los desahucios, el empobrecimiento de los pensionistas, el deterioro y la privatización de los servicios públicos, en resumen, a la realidad pura y dolorosa del país del que es el Jefe del Estado.

Todo en su mensaje ha sonado como contado desde muy lejos y de oídas, incapaz por tanto de conectar con una ciudadanía harta ya de golpecitos de ánimo en la espalda mientras sufre las embestidas feroces de un Gobierno que, aprovechando la crisis, está haciendo tabla rasa de todo lo que tanto tiempo y esfuerzo ha costado poner en pie. Una realidad ante la que el Rey no puede limitarse a ser un mero libre oyente.

26 de diciembre de 2012

Indemnización de bajo coste

Era previsible. Una vez que la Justicia cerró la vía penal y abrió la civil para depurar responsabilidades en el accidente del avión de Spanair que se estrelló el 20 de agosto de 2008 en el aeropuerto de Barajas con el resultado de 154 víctimas mortales y 18 heridos, la aseguradora de la compañía ya desaparecida no ha tardado en ofrecer un acuerdo extrajudicial de indemnización a toda luces raquítico. En total, MAPFRE ofrece a los familiares de las víctimas 12,7 millones de euros de indemnización, lo que equivale a una media de menos de 80.000 euros por cada fallecido, exceptuando los miembros de la tripulación que disponían de su propio seguro.

Se da la circunstancia de que la póliza que Spanair tenía contratada con MAPFRE asciende a 1.500 millones de euros, así que no es difícil concluir que la aseguradora busca lisa y llanamente hacer un gran negocio a costa del dolor de los familiares y de la delicada situación por la que atraviesan muchos de ellos. El baremo para calcular la indemnización, que la Asociación de Víctimas ya ha rechazado por ofensiva, ha sido el que se aplica a un accidente de tráfico y no a una gran tragedia como aquella, la mayor en la historia de la aviación en nuestro país en los últimos veinticinco años. 

La generosidad de la aseguradora con los familiares de las víctimas tiene una contrapartida bien clara: deberán renunciar para siempre a cualquier tipo de acción penal o civil contra Spanair, SAS, la propia MAPFRE, McDonnell Douglas, Boeing, Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea y Aviación Civil, así como contra cualquier otra entidad que pudiera ser hallada responsable del siniestro. Se escuda en que un proceso por la vía civil, que los familiares ya han emprendido en un juzgado de lo mercantil de Barcelona, sería muy largo y obligaría a los afectados a abonar las injustas tasas judiciales de Ruiz-Gallardón. Ya en junio del año pasado, antes de que se cerrara la vía penal, MAPFRE había ofrecido un acuerdo extrajudicial similar a las familias que sólo unas pocas aceptaron.

La Asociación de Víctimas, que siempre ha tenido a gala resaltar que su objetivo en este largo proceso no era la compensación económica sino esclarecer lo ocurrido para que no se repita, vive aún con profunda decepción que la Justicia haya sido incapaz de establecer responsabilidades penales en relación con la catástrofe después de cuatro años de estéril investigación judicial. Cerrado el cauce penal se les ha obligado a recurrir al civil en donde están ahora puestas sus últimas esperanzas de que no se les vuelva a decepcionar.

El hecho de que la vida humana no pueda ser apreciada en términos económicos no impide que sean compensados con justicia por los daños y quebrantos de todo tipo que aquel accidente les ha generado. Sabemos que no es más que la imperfecta justicia humana y ninguna indemnización por elevada que sea podrá devolverles a sus seres queridos. Sin embargo, desgraciadamente es la única a la que les queda apelar frente a la oferta de una compañía aseguradora a la que sólo parece preocuparle su cuenta de resultados.

24 de diciembre de 2012

¡Felices Fiestas y Próspero 2012+1!

Me pasé el viernes escudriñando el cielo en busca de señales apocalípticas y no ocurrió nada. Por la noche constaté descorazonado que todo continuaba igual. Sin ir más lejos, Rajoy seguía en la Moncloa afilando las tijeras y preparando el balance de su primer año de gobierno, que comunicará urbi et orbe en fecha tan apropiada y oportuna como la del Día de los Santos Inocentes.

En Ferraz seguía también Alfredo Pérez Rubalcaba unido con poxipol al sillón; Artur Mas había resistido la tentación de proclamar la independencia para ver a Cataluña convertida en nuevo Estado de Europa al menos por unas horas; Alberto Ruiz Gallardón y José Ignacio Wert seguían en sus puestos de vigías de Occidente; Merkel seguía siendo la irreductible heroína del déficit y ningún banquero había ido a la cárcel: el mundo giraba con aparente normalidad y el orden natural de las cosas no se había alterado lo más mínimo.

Pensé entonces que tal vez los mayas la pifiaron al sacar los cálculos sobre el fin del mundo, error natural en una época en la que no existía la casio y había que contar con los dedos o con palotes. ¿Y si no era el 21 sino el 22 cuando nos teníamos que ir todos a tomar viento? No sólo los mayas se pueden equivocar: a banqueros, políticos, jueces, abogados, periodistas y futbolistas les pasa todos los días. ¿Y qué me dicen de los augurios sobre la crisis que hicieron no pocos economistas, esos expertos que te explican mañana la razón de que no se cumplan hoy las previsiones que hicieron ayer?

Así que me pasé también todo el 22 buscando signos de que el mundo tenía las horas contadas pero tampoco ocurrió nada significativo: un año más el mundo y los bombos de la lotería giraron acompasadamente al son del guineo de los niños de San Ildefonso y ni siquiera pillé un reintegro, señal inequívoca de que mi suerte – mala – seguía siendo la misma que la del año anterior y el anterior y el anterior…..¿Cómo se va acabar el mundo sin que yo haya pescado al menos una terminación de la lotería? Sencillamente, no puede ser – me dije - y corrí a comprar un número para los rascaos.

No me explico lo ocurrido, no sé si los mayas se llevaron una o dos de más o de menos, si estaba nublado a la hora de sumar ciclos lunares o si los expertos que interpretaron sus profecías habían consumido más peyote del que es recomendable para no padecer alucinaciones divinas. Lo cierto es que, a día de hoy, el mundo sigue su agitado curso, que cantaba Graciela, y esa es una mala noticia, entre otros, para Díaz Ferrán, que no podrá librarse de tener que cenar turrón amargo, y para Urdangarín, obligado a vivir una solitaria velada sin más compañía tal vez que la del Gaitero, el pobre.

Superado el susto, he llegado a la conclusión de que el taponazo mundial no será el fruto de ninguna remota profecía sino la consecuencia de una predicción matemática de los mercados que los economistas nos explicaran con todo lujo de detalles cuando estemos criando malvas. Mientras ese momento llega les deseo...

¡Felices Fiestas y Próspero 2012+1!