Ir al contenido principal

Spanair: motores apagados


Spanair no pudo elegir mejor día para dejar en tierra a miles de pasajeros y sin trabajo a miles de empleados. El mismo día en el que la Encuesta de Población Activa elevaba el número de parados a casi 5,3 millones (y subiendo), la aerolínea catalana sumaba otros cuatro mil parados (entre puestos directos e indirectos) a la EPA del primer trimestre del año.

Sus dificultades económicas no eran desconocidas y los intentos de la Generalitat catalana y del ayuntamiento de Barcelona para mantenerla a flote han resultado inútiles y gravosos para los contribuyentes y para la competencia. Tan escasa de liquidez debía estar la compañía que en el comunicado oficial en el que se anunció el cierre de las operaciones se mencionaba como una de las razones "la seguridad".  

Pero más allá de los problemas de liquidez o de gestión, lo que resulta impresentable es que el cierre de la empresa y el cese de la actividad de una compañía de transportes se comunique públicamente hora y media antes de llevarse a cabo, como el que cierra un chiringuito playero. Al parecer, ni los propios trabajadores que anoche protagonizaron los últimos vuelos de Spanair sabían que iban a despegar como empleados y a aterrizar como parados. Todos se enteraron por la prensa. 

Nada digamos de los miles de pasajeros que se han quedado en tierra y para los que no se buscó transporte alternativo o de los que tenían billete para volar en los próximos días y ahora hay que recolocar en otras compañías. El Gobierno ya ha anunciado que abrirá un expediente sancionador a la aerolínea por su desprecio a clientes y empleados y a los que despacha con un agradecimiento por los servicios prestados y la confianza depositada en la compañía (en mala hora). 

Nada se ha dicho aún ( y el asunto puede traer cola) sobre los efectos que este cierre abrupto puede tener sobre el proceso judicial abierto por el accidente de un avión de esta compañía en agosto de 2008 en Barajas en el que perdieron la vida 154 personas y otras 18 resultaron heridas. Tampoco es una buena noticia para Canarias, a donde Spanair trasladó el año pasado más de un millón de pasajeros. Abona además la postura de quienes opinan que las subvenciones o bonificaciones con dinero público de las tasas aeroportuarias que reclaman el Gobierno de Canarias y los empresarios turísticos pueden ser "pan para hoy y hambre para mañana" (Soria dixit). 

Las ayudas públicas que recibió Spanair en Cataluña habían sido objeto de crítica (y con razón) por parte de las aerolíneas de la competencia (Iberia y Air Europa) que se consideraban discriminadas y, a la postre, no han conseguido salvarla. Conviene tenerlo muy en cuenta, y más en la situación actual, a la hora de decidir en qué se invierte el dinero de todos. 

Comentarios

  1. Dos semanas antes del anuncio, la Unión Europea anuncaiba que iba a abrir una invetigación sobre las ayudas públicas, más de 140 miilones de euros, que había recibido la compañía. La noticia la publicaba EXPANSION. La confirmaba poco después Almunia. Tras la quiebra en una entrevista en una emisora catalana. Dos personas lo habian denunciado ante la CE. Una vez mas, las instituciones son las primeras que se saltan las normas ...."Quien siembrea vientos, recoge tempestades". Lo peor es que como se está demostrando la quibra de esta compañía se debe a una mala gestión. Como siempre, pagan los mismos: los trabajadores.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más visitadas

Con las cosas de volar no se juega

Está tardando el Gobierno de Canarias en exigir que el Ministerio de Fomento explique qué piensa hacer ante el escrito de las compañías aéreas quejándose de las condiciones en las que se aplica el descuento para volar al que tienen derecho los residentes en Canarias y Baleares. Según informa EL CONFIDENCIAL (leer) y reproduce CANARIAS 7, las principales aerolíneas del país se quejan de que la Administración les abona el descuento con hasta seis meses de retraso y proponen que pague intereses de demora o que abone directamente la rebaja a los usuarios que se benefician de ella. Como su negocio con Canarias no les debe parecer los suficientemente rentable, critican que deban hacer de intermediarias entre los beneficiarios del descuento y la administración. Dicho en otros términos: quieren que sean otros los que corran con el gasto para que a ellas les quede el beneficio limpio de polvo y paja. Con todo, lo más preocupante de su escrito es la insidiosa afirmación según la cual, en este …

Yo no fui a FITUR

En tono irónico me preguntaba ayer un amigo qué hacía que no estaba en FITUR, en donde nadie que se precie puede faltar estos días. Es cierto, no estoy en FITUR, no he estado nunca ni falta que me hace. Por lo general, a una feria turística de ese tipo suelen ir hoteleros, touroperadores, compañías aéreas y agencias de viaje a vender y comprar camas de hotel y vuelos a destinos como Canarias.  Como no soy nada de eso, nada se me ha perdido en FITUR. Esto tan elemental – al fin y al cabo las ferias siempre han sido un espacio para el negocio - se ve distorsionado por la abrumadora presencia de decenas de políticos con sus correspondientes séquitos de asesores y equipos de comunicación con todos los gastos pagados. No digo yo que no deban dejarse ver por FITUR el presidente del Gobierno y su consejero de Turismo, los presidentes de los cabildos o sus responsables turísticos y poco más. El turismo es un negocio privado al que el sector público le dedica ingentes recursos en promoción y s…

Tres muertos que nadie echará de menos

Este blog lleva más tiempo inactivo del que me hubiera gustado. Hoy, sin embargo, he sentido la necesidad casi visceral de reactivarlo. Ha sido al leer una noticia de EL DÍA (leer aquí en la que se cuenta que tres indigentes han muerto en la última semana en las calles de Santa Cruz de Tenerife. Uno, el de más edad, apareció muerto bajo un puente, el segundo en unas chabolas y el tercero a las puertas del albergue municipal. Y eso es prácticamente todo lo que se sabe de estas tres personas y de las circunstancias de su muerte. Cuenta EL DÍA que el concejal de Servicios Sociales se ha limitado a decir que los tres “han muerto en donde han vivido”. Y ni una palabra más, ni una promesa de investigación de las circunstancias de estas tres muertes para saber cómo se llamaban, de dónde venían, por qué estaban en la calle y si estaban enfermos y recibían algún tipo de atención;  ni una frase de condolencia ni un propósito de encontrar las soluciones para evitar que vuelva a pasar: solo sil…