Ir al contenido principal

Desequilibrada, inútil y agresiva


Desequilibrada

No es verdad: la reforma laboral aprobada por el PP no es equilibrada como habían asegurado la ministra Báñez y el presidente Rajoy. Es claramente desequilibrada en favor de los empresarios a los que se les entregan todos los mecanismos necesarios para que despidan a placer y de forma barata; y de propina, para que rebajen los salarios con criterios de difícil comprobación objetiva.

Los empresarios han hecho del coste del despido el gran problema de las relaciones laborales de este país y, mientras reclamaban más "flexibilidad", no han parado de despedir hasta colocar la cifra de desempleados en los niveles conocidos. Zapatero intentó satisfacer los deseos de la patronal de obtener un despido barato y le costó una huelga general. Rajoy – que cuando era el líder de la oposición arremetió contra Zapatero por "centrar" la reforma laboral en el despido – ha ido ahora mucho más allá que el ex presidente y le ha servido en bandeja a la patronal el trofeo más cotizado: el despido express y por cuatro euros. ¡Viva el equilibrio!

Rajoy ha vuelto a mentir a los españoles que le votaron y a los que no. Primero con la subida del IRPF, que ha cargado sobre las espaldas de las clases medias,  y ahora con una reforma laboral claramente escorada en favor de los intereses patronales en detrimento una vez más de los trabajadores. Que le cueste una huelga general, una posibilidad de la que él mismo se pavoneó en Bruselas, está por ver.

Los sindicatos – conocedores de su situación de debilidad en un panorama económico en el que impera más que nunca el miedo a perder el empleo entre quienes lo tienen – anuncian movilizaciones para el próximo domingo. Supongo que intentan medir sus propias fuerzas antes de decidir si vale la pena convocar una movilización general que no se quede en parcial como ocurrió con la anterior. 

Inútil

Tampoco es verdad que esta reforma sea útil para crear empleo, el mantra central de la campaña popular en las pasadas elecciones (otra promesa electoral convenientemente olvidada en algún cajón de la calle Génova) Subir los impuestos y abaratar el despido en plena recesión económica sólo puede tener una consecuencia: frenar aún más el consumo y la inversión e incrementar el desempleo. Súmense a esos efectos los de la obsesión por planchar el déficit público hasta dejarlo en el 0% y tendremos el perfecto círculo vicioso del que no habrá modo de salir. ¡Viva la utilidad!

La reforma no sólo no animará a los empresarios a contratar sino a todo lo contrario, a despedir más ahora que es aún más barato. Apelar a la buena voluntad empresarial como hace el presidente de la patronal y la ministra Báñez para que  no se abuse mucho del despido por causas "objetivas" y 20 días de indemnización es cuanto menos una broma pesada y de mal gusto.

Mas ¿qué importa? Los mercados están contentos y eso es lo único que parece importarle a un Gobierno obsesionado con la idea de recuperar la confianza en España, aunque sea a costa de que sean los españoles quienes la pierdan en sí mismos y en su futuro. Si como tantas veces se ha dicho la economía es también un estado de ánimo, el de los españoles debe de ir camino de entrar en recesión si no lo está ya.

Agresiva

Un par de días antes de su aprobación, el ministro de economía emuló a su jefe el presidente y presumió en Bruselas de que la reforma laboral sería "extremadamente agresiva". Más allá de la cara de preguntarse quién es este señor y por qué me cuenta esto que puso el comisario europeo de economía Olli Rhen, tenía razón de Guindos: leyendo la letra menuda hay que coincidir con él. Por tanto, desequilibrada, inútil y agresiva son tres características que pueden resumirse en una: profundamente injusta.

Comentarios

  1. Hombre, Hosé Luis, me he encontrado tu blog por casualidad. ya tienes un visitante más.

    Emilio González Déniz

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más visitadas

Con las cosas de volar no se juega

Está tardando el Gobierno de Canarias en exigir que el Ministerio de Fomento explique qué piensa hacer ante el escrito de las compañías aéreas quejándose de las condiciones en las que se aplica el descuento para volar al que tienen derecho los residentes en Canarias y Baleares. Según informa EL CONFIDENCIAL (leer) y reproduce CANARIAS 7, las principales aerolíneas del país se quejan de que la Administración les abona el descuento con hasta seis meses de retraso y proponen que pague intereses de demora o que abone directamente la rebaja a los usuarios que se benefician de ella. Como su negocio con Canarias no les debe parecer los suficientemente rentable, critican que deban hacer de intermediarias entre los beneficiarios del descuento y la administración. Dicho en otros términos: quieren que sean otros los que corran con el gasto para que a ellas les quede el beneficio limpio de polvo y paja. Con todo, lo más preocupante de su escrito es la insidiosa afirmación según la cual, en este …

Yo no fui a FITUR

En tono irónico me preguntaba ayer un amigo qué hacía que no estaba en FITUR, en donde nadie que se precie puede faltar estos días. Es cierto, no estoy en FITUR, no he estado nunca ni falta que me hace. Por lo general, a una feria turística de ese tipo suelen ir hoteleros, touroperadores, compañías aéreas y agencias de viaje a vender y comprar camas de hotel y vuelos a destinos como Canarias.  Como no soy nada de eso, nada se me ha perdido en FITUR. Esto tan elemental – al fin y al cabo las ferias siempre han sido un espacio para el negocio - se ve distorsionado por la abrumadora presencia de decenas de políticos con sus correspondientes séquitos de asesores y equipos de comunicación con todos los gastos pagados. No digo yo que no deban dejarse ver por FITUR el presidente del Gobierno y su consejero de Turismo, los presidentes de los cabildos o sus responsables turísticos y poco más. El turismo es un negocio privado al que el sector público le dedica ingentes recursos en promoción y s…

Tres muertos que nadie echará de menos

Este blog lleva más tiempo inactivo del que me hubiera gustado. Hoy, sin embargo, he sentido la necesidad casi visceral de reactivarlo. Ha sido al leer una noticia de EL DÍA (leer aquí en la que se cuenta que tres indigentes han muerto en la última semana en las calles de Santa Cruz de Tenerife. Uno, el de más edad, apareció muerto bajo un puente, el segundo en unas chabolas y el tercero a las puertas del albergue municipal. Y eso es prácticamente todo lo que se sabe de estas tres personas y de las circunstancias de su muerte. Cuenta EL DÍA que el concejal de Servicios Sociales se ha limitado a decir que los tres “han muerto en donde han vivido”. Y ni una palabra más, ni una promesa de investigación de las circunstancias de estas tres muertes para saber cómo se llamaban, de dónde venían, por qué estaban en la calle y si estaban enfermos y recibían algún tipo de atención;  ni una frase de condolencia ni un propósito de encontrar las soluciones para evitar que vuelva a pasar: solo sil…