"No son los hechos los que estremecen a los hombres, sino las palabras sobre los hechos" (Epicteto)

Buscar en este blog

12 de febrero de 2012

Desequilibrada, inútil y agresiva


Desequilibrada

No es verdad: la reforma laboral aprobada por el PP no es equilibrada como habían asegurado la ministra Báñez y el presidente Rajoy. Es claramente desequilibrada en favor de los empresarios a los que se les entregan todos los mecanismos necesarios para que despidan a placer y de forma barata; y de propina, para que rebajen los salarios con criterios de difícil comprobación objetiva.

Los empresarios han hecho del coste del despido el gran problema de las relaciones laborales de este país y, mientras reclamaban más "flexibilidad", no han parado de despedir hasta colocar la cifra de desempleados en los niveles conocidos. Zapatero intentó satisfacer los deseos de la patronal de obtener un despido barato y le costó una huelga general. Rajoy – que cuando era el líder de la oposición arremetió contra Zapatero por "centrar" la reforma laboral en el despido – ha ido ahora mucho más allá que el ex presidente y le ha servido en bandeja a la patronal el trofeo más cotizado: el despido express y por cuatro euros. ¡Viva el equilibrio!

Rajoy ha vuelto a mentir a los españoles que le votaron y a los que no. Primero con la subida del IRPF, que ha cargado sobre las espaldas de las clases medias,  y ahora con una reforma laboral claramente escorada en favor de los intereses patronales en detrimento una vez más de los trabajadores. Que le cueste una huelga general, una posibilidad de la que él mismo se pavoneó en Bruselas, está por ver.

Los sindicatos – conocedores de su situación de debilidad en un panorama económico en el que impera más que nunca el miedo a perder el empleo entre quienes lo tienen – anuncian movilizaciones para el próximo domingo. Supongo que intentan medir sus propias fuerzas antes de decidir si vale la pena convocar una movilización general que no se quede en parcial como ocurrió con la anterior. 

Inútil

Tampoco es verdad que esta reforma sea útil para crear empleo, el mantra central de la campaña popular en las pasadas elecciones (otra promesa electoral convenientemente olvidada en algún cajón de la calle Génova) Subir los impuestos y abaratar el despido en plena recesión económica sólo puede tener una consecuencia: frenar aún más el consumo y la inversión e incrementar el desempleo. Súmense a esos efectos los de la obsesión por planchar el déficit público hasta dejarlo en el 0% y tendremos el perfecto círculo vicioso del que no habrá modo de salir. ¡Viva la utilidad!

La reforma no sólo no animará a los empresarios a contratar sino a todo lo contrario, a despedir más ahora que es aún más barato. Apelar a la buena voluntad empresarial como hace el presidente de la patronal y la ministra Báñez para que  no se abuse mucho del despido por causas "objetivas" y 20 días de indemnización es cuanto menos una broma pesada y de mal gusto.

Mas ¿qué importa? Los mercados están contentos y eso es lo único que parece importarle a un Gobierno obsesionado con la idea de recuperar la confianza en España, aunque sea a costa de que sean los españoles quienes la pierdan en sí mismos y en su futuro. Si como tantas veces se ha dicho la economía es también un estado de ánimo, el de los españoles debe de ir camino de entrar en recesión si no lo está ya.

Agresiva

Un par de días antes de su aprobación, el ministro de economía emuló a su jefe el presidente y presumió en Bruselas de que la reforma laboral sería "extremadamente agresiva". Más allá de la cara de preguntarse quién es este señor y por qué me cuenta esto que puso el comisario europeo de economía Olli Rhen, tenía razón de Guindos: leyendo la letra menuda hay que coincidir con él. Por tanto, desequilibrada, inútil y agresiva son tres características que pueden resumirse en una: profundamente injusta.

2 comentarios:

  1. Hombre, Hosé Luis, me he encontrado tu blog por casualidad. ya tienes un visitante más.

    Emilio González Déniz

    ResponderEliminar