"No son los hechos los que estremecen a los hombres, sino las palabras sobre los hechos" (Epicteto)

Buscar en este blog

5 de febrero de 2012

Gana el aparato


Por los pelos (en un modo de hablar), pero gana. Alfredo Pérez Rubalcaba se ha hecho con la secretaría general del PSOE por 22 votos de diferencia sobre Carme Chacón. Trámite cumplido: uno y otra han recorrido España proclamándose la mejor opción para dirigir un partido en sus horas más bajas; no han faltado navajazos, traiciones y desplantes, todo muy visto en política sea del color que sea cuando hay cargos de por medio.

El debate sobre las ideas es otra cosa. ¿Cómo va a salir el PSOE  de ésta? ¿qué propone para que no nos gobiernen los banqueros y los "mercados"? ¿hay futuro para la socialdemocracia tal y cómo la conocemos? ¿cómo será? ¿cómo piensa recuperar el terreno perdido? 

Por lo pronto, todo lo que sabemos es que el nuevo líder socialista quiere revisar los acuerdos con el Vaticano. Empezamos bien porque, sin duda, es lo más urgente que hay que hacer si queremos evitar que el PP beatifique a Fraga cualquier día de estos. 

Gana pues el aparato, que para eso se creó, para perpetuarse y perpetuar a los suyos - Rubalcaba es un hombre del aparato desde hace mucho tiempo - y que  por definición recela de lo desconocido. Nada nuevo tampoco bajo el sol. Por tanto, pierde quien no cuenta con ese apoyo, es decir Carme Chacón. Lo que no quiere decir, ni mucho menos, que sus planteamientos fueran mucho más originales que los de su contrincante. La sobreactuación, el gusto por los mensajes publicitarios sin contenido tangible y el punto de victimismo que han tenido sus intervenciones puede que no le hayan ayudado mucho. 

Ejemplo de ese toque altanero que parece caracterizar su conducta, es que no ha tardado en decirle a Rubalcaba que no quiere figurar en la nueva ejecutiva, aunque al mismo tiempo pide unidad e integración. Veremos ahora qué hace Rubalcaba con quienes no han apoyado su candidatura. Los desafectos tal vez estén dándole vueltas a una de las frases del nuevo secretario general: "El PSOE es un partido federal, no una federación de partidos". No es un bonito juego de palabras, es la voz del aparato.

No hay comentarios:

Publicar un comentario