Ir al contenido principal

La rebelión del miedo


El 2012 es año de elecciones en Estados Unidos y Barak Obama se la juega ante un rival republicano aún por conocer. El presidente norteamericano presentó ayer sus presupuestos para 2013 que incluyen más impuestos para las rentas altas, una tasa especial para las grandes fortunas, más inversiones en educación e infraestructuras y un alargamiento de los plazos para reducir el déficit de manera que no se perjudique el crecimiento económico y el empleo. Claro que los republicanos ya han dicho que Obama se puede ahorrar incluso la molestia de enviar las cuentas del año que viene al Congreso, "están rechazadas antes de su llegada". 

Eso ocurre en Estados Unidos y ya veremos en qué quedan las buenas intenciones de Obama. En España, en cambio, pintan bastos y ni después de una noche de copas cabe esperar que algo parecido a lo de Obama llegue siquiera a plantearse por estas latitudes. 


El Gobierno de Rajoy se niega a adelantar por dónde irán los Presupuestos Generales del Estado para este año, aunque sus fieles escuderos ( véase Luis de Guindos) ya dejan entrever  que serán "durísimos" (más o menos como la reforma laboral, suponemos, tan equilibrada ella). Rajoy no quiere arruinar las posibilidades de hacerse también con el feudo socialista andaluz, por mucho que los socialistas andaluces le estén facilitando la labor con un entusiasmo digno de mejor causa. Así que las cuentas públicas de este año no las conoceremos hasta una semana después de las elecciones autonómicas fijadas para el 25 de marzo.

No hace falta ser un adivino para esperar que se repita entonces el crujir de dientes que ya han provocado la subida del IRPF y la reforma laboral: más recortes sociales, ni un euro para dinamizar de verdad la economía, subida del IVA y, para disimular, alguna medida cosmética sobre las rentas altas o los bancos: el estado del bienestar tal y como lo conocemos sacrificado en el altar de la nueva religión neoliberal de reducción del déficit público. Puede que me equivoque, pero no creo que demasiado. 

Suponen los más optimistas que las medidas tomadas hasta ahora por Rajoy ablandaran a la canciller alemana (que está exultante con la reforma laboral de la que ha dicho que "es un ejemplo") y le permitirá a Rajoy aliviar el imposible objetivo de alcanzar un déficit del 4.4% en 2012. 

No lo creo probable ahora que nos hemos instalado en la economía del miedo, que diría Joaquín Estefanía: los parados tienen miedo de no encontrar trabajo, los empleados de perder el suyo y hasta Mariano Rajoy tiene miedo de perder el afecto de Angela Merkel, como les ha ocurrido a los griegos. Así, atenazados por el miedo, seremos todos más dóciles y manejables. Cuánta razón tiene Dolores de Cospedal cuando, ante las llamadas de los sindicatos a la movilización contra la reforma laboral, asegura que no es el "momento de la rebelión". Sólo una pregunta: ¿cuándo es entonces el momento?

Comentarios

Entradas más visitadas

El rapto místico de Carlos Alonso

En un rapto místico digno de Santa Teresa, el presidente del cabildo de Tenerife acaba de proponer  que la virgen de Candelaria sea declarada presidenta honorífica de la corporación insular. Tal vez transportado por la visión divina, Carlos Alonso olvidó por completo lo que dice el artículo 16.3 de la Constitución Española: Ninguna confesión tendrá carácter estatal. Los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones”. Dudo que las “consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones” a las que alude la Constitución incluyan convertir a las patronas, por muy patronas archipielágicas que sean, según Alonso, en presidentas de una institución política como un cabildo. Claro que no soy doctor en teología e igual estoy equivocado de medio a medio. De hecho, Alonso se provee de poderosas razones teológicas para sust…

Totorotas en la nieve

Cuando caen unos cuantos copos de agua nieve nos volvemos locos y lo dejamos todo atrás: trabajo, colegio, el potaje y las actividades extraescolares. Y es que cuando nieva organizamos el peregrinaje a la cumbre de Gran Canaria en menos de lo que se deslíe un carámbano. Nos apasiona tanto chapotear en la nieve, hacer muñequitos poniéndoles un palito a modo de brazos y posándolos sobre el capó del fotingo a ver si llega a Las Palmas sin que lo derrita el calor del motor, que ni nos paramos a pensar si estamos cometiendo una totorotada. Da igual que los responsables del cabildo se desgañiten en los medios y en las redes sociales recomendando, por favor, que nos lo tomemos con calma y no colapsemos los accesos a la cumbre. Nos da exactamente igual que la Guardia Civil, que seguramente tendrá cosas mucho más importantes que hacer que vigilar nuestras totorotadas, también recomiende precaución a los fitipaldis a los que les encanta derrapar en el hielo y ponga sus coches como parapeto par…

Mariano for ever

“Sí, es cierto que el PP se financiaba con dinero negro”. Literalmente lo dijo ayer Ricardo Costa, el que fuera secretario del PP valenciano, en el juicio a la rama de la Gürtel en esa comunidad. Ha dicho también que Francisco Camps, quien fuera presidente valenciano apoyado por Rajoy hasta que la Justicia lo condenó por corrupto, pidió organizar actos “complementarios” a los mitines del presidente en la plaza de toros que se terminaron pagando con dinero negro que pusieron los empresarios. No ha sido Costa el único que en los últimos días ha puesto negro sobre blanco las andanzas del PP para financiarse. Los empresarios acusados en la Gürtel que hace una semana declararon en la Audiencia Nacional, admitieron también haber pagado dinero en b a la trama corrupta liderada por Francisco Correa. Pedro J. Ramírez, director de EL ESPAÑOL y ex de EL MUNDO, compareció el martes en la comisión del “caso Bárcenas” del Congreso y dejó caer algunas perlas cultivadas. Durante las más de tres horas…