Ir al contenido principal

Mano izquierda


En las manifestaciones del movimiento de los indignados en mayo del año pasado, el PP, entonces en la oposición, le reprochó al Gobierno del PSOE, con Alfredo Pérez Rubalcaba de ministro del Interior, no haber sido más contundente en la respuesta policial a aquella marea humana que llenó la madrileña Puerta del Sol y otras céntricas plazas españolas. 
 
Menos de un año después, el Gobierno, ahora en manos del PP, parece haber querido enmendar aquella "blandura" policial cargando indiscriminada y desproporcionadamente contra los alumnos de un instituto valenciano que protestaban por la falta de calefacción en su centro. 

A la vista de los apaleamientos y golpes de los que han sido víctimas los estudiantes que se atrevieron a protestar, la Delegada del Gobierno en la Comunidad Valenciana dice ahora que ella no dio orden a la policía para que actuara con tanta dureza pero el jefe policial llamó a los estudiantes "el enemigo". Por su parte, el ministro del Interior criticó por la mañana "los excesos" pero por la tarde cargó la prueba de la culpa sobre "los radicales", sin más precisiones.

 La Delegada dice ahora que se abrirá una investigación sobre lo ocurrido (ya sabemos todos en qué suelen terminar esas investigaciones) y el ministro comparecerá en el Congreso para "dar explicaciones". A la espera quedamos de una y otra cosa aunque no deberíamos hacernos demasiadas ilusiones sobre la depuración de responsabilidades. 

Preocupa pensar en la posibilidad de que la respuesta del Gobierno a las legítimas protestas de una ciudadanía cada vez más atenazada por la crisis y las duras, desequilibradas e injustas reformas puestas en marcha sea la porra policial. Para evitar males mayores, debería el Gobierno ejercer su autoridad legítima empleando más la mano izquierda y no sólo la derecha.

Comentarios

Entradas más visitadas

Con las cosas de volar no se juega

Está tardando el Gobierno de Canarias en exigir que el Ministerio de Fomento explique qué piensa hacer ante el escrito de las compañías aéreas quejándose de las condiciones en las que se aplica el descuento para volar al que tienen derecho los residentes en Canarias y Baleares. Según informa EL CONFIDENCIAL (leer) y reproduce CANARIAS 7, las principales aerolíneas del país se quejan de que la Administración les abona el descuento con hasta seis meses de retraso y proponen que pague intereses de demora o que abone directamente la rebaja a los usuarios que se benefician de ella. Como su negocio con Canarias no les debe parecer los suficientemente rentable, critican que deban hacer de intermediarias entre los beneficiarios del descuento y la administración. Dicho en otros términos: quieren que sean otros los que corran con el gasto para que a ellas les quede el beneficio limpio de polvo y paja. Con todo, lo más preocupante de su escrito es la insidiosa afirmación según la cual, en este …

Yo no fui a FITUR

En tono irónico me preguntaba ayer un amigo qué hacía que no estaba en FITUR, en donde nadie que se precie puede faltar estos días. Es cierto, no estoy en FITUR, no he estado nunca ni falta que me hace. Por lo general, a una feria turística de ese tipo suelen ir hoteleros, touroperadores, compañías aéreas y agencias de viaje a vender y comprar camas de hotel y vuelos a destinos como Canarias.  Como no soy nada de eso, nada se me ha perdido en FITUR. Esto tan elemental – al fin y al cabo las ferias siempre han sido un espacio para el negocio - se ve distorsionado por la abrumadora presencia de decenas de políticos con sus correspondientes séquitos de asesores y equipos de comunicación con todos los gastos pagados. No digo yo que no deban dejarse ver por FITUR el presidente del Gobierno y su consejero de Turismo, los presidentes de los cabildos o sus responsables turísticos y poco más. El turismo es un negocio privado al que el sector público le dedica ingentes recursos en promoción y s…

Tres muertos que nadie echará de menos

Este blog lleva más tiempo inactivo del que me hubiera gustado. Hoy, sin embargo, he sentido la necesidad casi visceral de reactivarlo. Ha sido al leer una noticia de EL DÍA (leer aquí en la que se cuenta que tres indigentes han muerto en la última semana en las calles de Santa Cruz de Tenerife. Uno, el de más edad, apareció muerto bajo un puente, el segundo en unas chabolas y el tercero a las puertas del albergue municipal. Y eso es prácticamente todo lo que se sabe de estas tres personas y de las circunstancias de su muerte. Cuenta EL DÍA que el concejal de Servicios Sociales se ha limitado a decir que los tres “han muerto en donde han vivido”. Y ni una palabra más, ni una promesa de investigación de las circunstancias de estas tres muertes para saber cómo se llamaban, de dónde venían, por qué estaban en la calle y si estaban enfermos y recibían algún tipo de atención;  ni una frase de condolencia ni un propósito de encontrar las soluciones para evitar que vuelva a pasar: solo sil…