"No son los hechos los que estremecen a los hombres, sino las palabras sobre los hechos" (Epicteto)

Buscar en este blog

23 de febrero de 2012

¿Qué hay de nuevo, Luis?


La cabra tira al monte y los banqueros a la banca. El ministro de Economía, Luis de Guindos (ex de Lehman Brothers) acaba de realizar dos anuncios muy mediáticos pero que tienen truco. Vamos por partes. Ha anunciado de Guindos que va a "permitir" (ojo a la palabra: permitir) que los bancos acepten la llamada dación en pago como vía de saldar la deuda hipotecaria con una entidad financiera.

Podrán acogerse a ella familias con escasos recursos económicos, con todos sus miembros en paro y sólo para la primera residencia (habría que saber cuántas familias en esa situación tienen más de una casa). Ahora bien: la propuesta del ministro (adelantada por cierto por la patronal bancaria ¡qué casualidad), aparte de que no es ninguna novedad porque cualquier banco puede aplicarla si quiere, no va mucho más allá de elaborar un código de buenas prácticas (así lo ha llamado de Guindos) al que podrán acogerse (o no) las entidades financieras.

E incluso acogiéndose a él, nada las obliga a aceptar la dación en pago, aunque el Gobierno les ofrece generosamente la posibilidad de desgravarse fiscalmente las posibles pérdidas.  En cualquier caso, no habrá ley alguna que obligue a un banco a cobrarse la hipoteca por la vía de la dación en pago, todo dependerá de su soberana voluntad. De manera que las familias angustiadas ante la imposibilidad de hacer frente a los plazos de la hipoteca ya pueden irle rezando a San Mateo, patrón de los banqueros.

Aún hay más: ha anunciado también el ministro de Guindos la puesta en marcha de un "instrumento financiero" para que las pequeñas y medianas empresas puedan cobrar los cerca de 40.000 millones de euros que les adeudan las administraciones públicas (ayuntamientos, cabildos y comunidades autónomas).

Lo primero que se le viene a uno a la cabeza es que la Ley contra la morosidad pública aprobada en la pasada legislatura no ha servido absolutamente para nada. Sin embargo, cuando se lee la letra pequeña de esta otra propuesta del ministro empieza uno a darse cuenta de por dónde van las intenciones.

Si usted es un empresario y una administración publica le debe dinero deberá acudir a algunos de los bancos que se sumarán encantados a la propuesta del ministro para cobrarla. El banco a su vez se la cobrará al Estado, que tendrá que emitir deuda pública a interés de mercado para financiarla, y éste le pasará la factura a la administración deudora morosa.

¿Gratis? ¿Sin costes para nadie? Nada de eso. Más allá de que la operación puede tener efectos negativos sobre el déficit público, bestia negra de la política económica neoliberal, usted seguramente se quedará sin cobrar los intereses por la demora en el pago, pero el banco se llevará un pingüe interés del 6% por hacer de pagador del Estado. Los bancos, cómo no podía ser de otra manera, se frotan las manos: el Banco Central Europeo les presta dinero en régimen de barra libre al 1% y ellos lo cobran al 6%.

Da manera que, si la dación en pago sigue siendo una cuestión de voluntad bancaria y no de obligación legal y si los bancos siguen saneando sus balances por la vía de cobrarnos cinco o seis veces más caro el dinero que les prestamos al 1%, sólo cabe una pregunta: ¿Qué hay de nuevo, Luis?

No hay comentarios:

Publicar un comentario