"No son los hechos los que estremecen a los hombres, sino las palabras sobre los hechos" (Epicteto)

Buscar en este blog

1 de marzo de 2012

La banca se atiborra


Ahítos de millones deben de estar hoy los 800 bancos que ayer acudieron, como abejas a un panal de rica miel, a la suculenta y ventajosa subasta del Banco Central Europeo que regó la fiesta con la friolera de casi 530.000 millones de euros.

Si sumamos esa cantidad a la que se subastó el pasado mes de diciembre tendremos aproximadamente el PIB español de 2011 o el de Irlanda, Portugal y Grecia juntos. Y todo ello a unas condiciones tan ventajosas que ya las querría una pequeña empresa o un trabajador autónomo para salir del atolladero: el 1% de interés y tres años para devolverlo.

Los ingenuos, que aún los hay y muchos más de lo que cabría esperar en esta situación, auguran que esa lluvia de millones, ese gordo entre los gordos en pleno mes de febrero, servirá para que por fin fluya el crédito. 


Ojalá y fuera así pero mucho me temo que, tal y como ocurrió con la primera inyección de liquidez, los bancos no van a emplear ese maná en darles créditos a quienes de verdad lo necesitan sino, en todo caso, a quienes no lo necesitan en absoluto. Supongo que ya conocen el viejo y sabio refrán según el cual un banquero es un señor que te da un paraguas cuando hace sol y te lo quita cuando llueve.

Según algunas informaciones, los bancos españoles se quedaron ayer con una cuarta parte de los casi 530.000 millones de euros que subastó el Banco Central Europeo, un dinero que ahora emplearán en comprar deuda pública al Estado al 3% de interés, en sanear sus balances o en pagar sus propias deudas de financiación. Y los pequeños y medianos empresarios, los autónomos y las familias, que no vayan a pedir crédito porque – dicen los banqueros - su demanda no es solvente.

Que tampoco sueñen los ayuntamientos, endeudados hasta las cejas, con que los bancos no vayan a sacar tajada por hacer de pagadores de los proveedores públicos que, miren por dónde, son también las pequeñas empresas y los autónomos. Y ni por asomo abriguen esperanzas quienes tengan una hipoteca y no puedan pagarla sin quitarse la comida de la boca que acepten los bancos la dación en pago como forma de saldar la deuda o que se elimine de una vez la cláusula suelo.

Eso sí, que nadie toque los corralitos de las participaciones preferentes y otros productos tóxicos en los que –a la búsqueda desesperada de liquidez - han atrapado los bancos a un buen número de ciudadanos, según denuncian las organizaciones de consumidores y ante lo que el Banco de España calla y otorga. Que nadie levante la voz contra los abusos de la banca, que no se cuestionen los sueldos obscenos de sus directivos porque eso es demagógico, que nadie proteste porque en Berlín la señora Ángela Bismarck se oponga a que el Banco Central Europeo preste a los Gobiernos en apuros en lugar de a los bancos. Que nadie hable, que nadie perturbe la siesta de la banca tras el atracón de ayer. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario