Ir al contenido principal

La huelga que Rajoy se merece


No engañaba Rajoy cuando presumía en Bruselas ante sus colegas de que la reforma del mercado de trabajo que iba a aprobar su gobierno le costaría una huelga general. No iba de farol el presidente, al contrario, sabía bien de lo que hablaba y los hechos no han tardado en darle toda la razón. Rajoy, para no ser menos que Zapatero o que Aznar o que Felipe González, ya tiene también su huelga general, sólo que él ya sabía de antemano y con toda certeza que se la iban a convocar.

En realidad, puede decirse que cuando pensó en su reforma laboral lo hizo con la vista puesta no sólo en los sagrados mercados y en satisfacer los deseos de la patronal regalándoles una reforma claramente desequilibrada en beneficio de la parte empresarial, sino en la línea de flotación de los sindicatos en la que impacta de lleno y le abre una seria vía de agua.

Huelga inevitable

¿Qué podían hacer los sindicatos si no convocar una huelga general? No es realista, como hacen algunos, apelar al dialogo con el Gobierno ni confiar en que los aspectos más duros de la reforma como el drástico abaratamiento del despido y la simplificación de sus causas se suavicen en el trámite parlamentario del proyecto de ley.

Por tanto, ante una reforma que los sindicatos saben que no podrán modificar por la vía del diálogo con el Gobierno ni por la vía parlamentaria y que, además, cuestiona con tanta profundidad su propio papel en el nuevo marco de relaciones laborales que se perfila, su única alternativa era convocar una huelga general.

 Alto riesgo

Sin embargo, es una convocatoria extraordinariamente arriesgada por varias razones. El pesimista estado de ánimo económico de la sociedad española no es el caldo de cultivo más idóneo para que una huelga general tenga éxito y, aunque lo tuviera, eso no garantizaría una reforma menos agresiva para con los trabajadores. Por otro lado, debido a sus propios errores, los sindicatos son en parte responsables de generar escasa empatía social, a lo que hay que sumar la campaña inmisericorde de derribo y desprestigio mediático ya en marcha.

Cabe suponer que todos esos factores han sido cuidadosamente analizados y sopesados por las cúpulas de UGT y CCOO antes de dar un paso que, en última instancia, estaban obligadas a dar a pesar del riesgo de cosechar una magra respuesta como la que se produjo en la protesta general contra la reforma laboral de Rodríguez Zapatero.  

Hay razones

Sin embargo, hay razones de mucho peso para que la huelga general sea un éxito y el pesimismo reinante se torne en exigencia social clara  de que la vía marcada por los mercados y el Gobierno no es la que nos va a sacar de la crisis sino la que nos va a enterrar con ella.

La durísima reforma laboral que borra de un plumazo la cultura del diálogo y la concertación social de la democracia y deja inermes a los trabajadores ante los empresarios, es sin duda la razón más importante, aunque podrían añadirse varias más: ajustes y recortes que recaen una y otra vez sobre las mismas espaldas, actuación timorata cuando no claramente favorecedora de los grandes poderes financieros o involución ideológica en el terreno de las libertades. Argumento todos ellos de peso para que Mariano Rajoy tenga la huelga general que esperaba y que se merece.

 O dicho a la manera de Carlos Cano......




Comentarios

Entradas más visitadas

Con las cosas de volar no se juega

Está tardando el Gobierno de Canarias en exigir que el Ministerio de Fomento explique qué piensa hacer ante el escrito de las compañías aéreas quejándose de las condiciones en las que se aplica el descuento para volar al que tienen derecho los residentes en Canarias y Baleares. Según informa EL CONFIDENCIAL (leer) y reproduce CANARIAS 7, las principales aerolíneas del país se quejan de que la Administración les abona el descuento con hasta seis meses de retraso y proponen que pague intereses de demora o que abone directamente la rebaja a los usuarios que se benefician de ella. Como su negocio con Canarias no les debe parecer los suficientemente rentable, critican que deban hacer de intermediarias entre los beneficiarios del descuento y la administración. Dicho en otros términos: quieren que sean otros los que corran con el gasto para que a ellas les quede el beneficio limpio de polvo y paja. Con todo, lo más preocupante de su escrito es la insidiosa afirmación según la cual, en este …

Yo no fui a FITUR

En tono irónico me preguntaba ayer un amigo qué hacía que no estaba en FITUR, en donde nadie que se precie puede faltar estos días. Es cierto, no estoy en FITUR, no he estado nunca ni falta que me hace. Por lo general, a una feria turística de ese tipo suelen ir hoteleros, touroperadores, compañías aéreas y agencias de viaje a vender y comprar camas de hotel y vuelos a destinos como Canarias.  Como no soy nada de eso, nada se me ha perdido en FITUR. Esto tan elemental – al fin y al cabo las ferias siempre han sido un espacio para el negocio - se ve distorsionado por la abrumadora presencia de decenas de políticos con sus correspondientes séquitos de asesores y equipos de comunicación con todos los gastos pagados. No digo yo que no deban dejarse ver por FITUR el presidente del Gobierno y su consejero de Turismo, los presidentes de los cabildos o sus responsables turísticos y poco más. El turismo es un negocio privado al que el sector público le dedica ingentes recursos en promoción y s…

Tres muertos que nadie echará de menos

Este blog lleva más tiempo inactivo del que me hubiera gustado. Hoy, sin embargo, he sentido la necesidad casi visceral de reactivarlo. Ha sido al leer una noticia de EL DÍA (leer aquí en la que se cuenta que tres indigentes han muerto en la última semana en las calles de Santa Cruz de Tenerife. Uno, el de más edad, apareció muerto bajo un puente, el segundo en unas chabolas y el tercero a las puertas del albergue municipal. Y eso es prácticamente todo lo que se sabe de estas tres personas y de las circunstancias de su muerte. Cuenta EL DÍA que el concejal de Servicios Sociales se ha limitado a decir que los tres “han muerto en donde han vivido”. Y ni una palabra más, ni una promesa de investigación de las circunstancias de estas tres muertes para saber cómo se llamaban, de dónde venían, por qué estaban en la calle y si estaban enfermos y recibían algún tipo de atención;  ni una frase de condolencia ni un propósito de encontrar las soluciones para evitar que vuelva a pasar: solo sil…