Ir al contenido principal

La Guerra de la Vaca Muerta


Miren que ha habido guerras con nombres llamativos: "Guerra del cerdo", "Guerra de la oreja de Jenkins", "Guerra de las naranjas", "Guerra de la silla de oro", "Guerra de los 30 años", etc.

Sin embargo, la que están librando estos días argentinos y españoles es inédita y podríamos llamarla "la Guerra de la Vaca Muerta". Ese es el nombre que recibe una zona de la provincia argentina de Neuquen fronteriza con Chile. En ella, la petrolera YPF, filial de la española REPSOL, detectó en noviembre pasado un importante yacimiento de crudo "no convencional" capaz de autoabastecer de petróleo a Argentina durante mucho tiempo.

No parece casualidad que, coincidiendo con el descubrimiento de esa importante bolsa de petróleo, el Gobierno de Argentina empezara a hostigar a la petrolera, que poco después los gobernadores de varias provincias le retiraran la licencia para operar bajo el argumento de que no cumplía los compromisos establecidos en materia de inversión y extracción y que, finalmente, la presidenta Cristina Fernández la expropiara sin tan siquiera derramar una lágrima, como suele ser frecuente en ella en momentos delicados. Y ya tenemos la Guerra de la Vaca Muerta armada.

Populismo petrolero

No seré yo quien defienda los intereses de REPSOL, una empresa lo suficientemente fuerte como para defenderse solita y que además cuenta con el inquebrantable apoyo público del Gobierno de España y, en especial, de su ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria. Ni siquiera es REPSOL una compañía netamente española, como se afirma alegremente. Basta echar un vistazo a la composición de su accionariado para comprobarlo.

Con todo, tampoco es defendible, se mire por donde se mire, la decisión del Gobierno de Argentina: imponer por las bravas el control público sobre un recurso estratégico de la importancia del petróleo, después de vender esos mismos recursos en 1999, cuando las cosas iban mal, al mejor postor, no parece muy coherente ni encaja con el Derecho Internacional y la seguridad jurídica de las inversiones. 

Nada digamos de echar a los directivos de YPF de la sede de la compañía, al más puro estilo bananero, cuando la ley de expropiación ni siquiera había llegado al Congreso. Responde más bien a otras razones: necesidad de buscar un enemigo exterior cuando hay problemas internos y, sobre todo, cuando se huele negocio y reparto de beneficios.

España amenaza, pero ¿puede dar?

¿Y qué decir de la postura del gobierno español? Más de una semana lleva el ministro Soria – el mismo que deba la cuestión por "encauzada" un día antes de la expropiación - y su colega Margallo amenazando con "medidas contundente" ante una acción "hostil" que tendrá "consecuencias".

Más prudente se ha mostrado el presidente Rajoy, que se ha limitado a calificar la decisión argentina de "muy negativa para todos", pensando, sin duda, en los intereses de otras muchas empresas españolas radicadas en aquel país y hasta en Venezuela, en donde Hugo Chavez ha salido en defensa de Cristina Fernández y al que ya se le ha pasado también por la cabeza quedarse con las empresas españolas presentes en su país.

Por lo demás, España no ha conseguido cosechar muchos apoyos más allá del presidente de México y el de Guatemala. Estados Unidos, con claros intereses en Argentina, se pone de perfil y la Unión Europea – pobrecita -, sin instrumentos legales para defender a un miembro de un atropello como éste, lanza mensajes de admonición y suspende reuniones de segundo nivel.

No sé cómo acabará esta guerra de la Vaca Muerta aunque probablemente pasen años antes de ver su final. Seguramente habrá denuncias en instancias internacionales cuyas decisiones Argentina desoirá si no le son favorables, como ya ha hecho en ocasiones anteriores; habrá seguramente represalias comerciales españolas y habrá mucha agitación nacionalista en una y otra orilla del Atlántico para el respectivo consumo interno. Lo que es seguro es que la guerra no se resolverá por la vía de las amenazas mutuas sino por la de la diplomacia más callada que de aspavientos.

Negro y en barril....

Comentarios

Entradas más visitadas

El rapto místico de Carlos Alonso

En un rapto místico digno de Santa Teresa, el presidente del cabildo de Tenerife acaba de proponer  que la virgen de Candelaria sea declarada presidenta honorífica de la corporación insular. Tal vez transportado por la visión divina, Carlos Alonso olvidó por completo lo que dice el artículo 16.3 de la Constitución Española: Ninguna confesión tendrá carácter estatal. Los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones”. Dudo que las “consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones” a las que alude la Constitución incluyan convertir a las patronas, por muy patronas archipielágicas que sean, según Alonso, en presidentas de una institución política como un cabildo. Claro que no soy doctor en teología e igual estoy equivocado de medio a medio. De hecho, Alonso se provee de poderosas razones teológicas para sust…

Totorotas en la nieve

Cuando caen unos cuantos copos de agua nieve nos volvemos locos y lo dejamos todo atrás: trabajo, colegio, el potaje y las actividades extraescolares. Y es que cuando nieva organizamos el peregrinaje a la cumbre de Gran Canaria en menos de lo que se deslíe un carámbano. Nos apasiona tanto chapotear en la nieve, hacer muñequitos poniéndoles un palito a modo de brazos y posándolos sobre el capó del fotingo a ver si llega a Las Palmas sin que lo derrita el calor del motor, que ni nos paramos a pensar si estamos cometiendo una totorotada. Da igual que los responsables del cabildo se desgañiten en los medios y en las redes sociales recomendando, por favor, que nos lo tomemos con calma y no colapsemos los accesos a la cumbre. Nos da exactamente igual que la Guardia Civil, que seguramente tendrá cosas mucho más importantes que hacer que vigilar nuestras totorotadas, también recomiende precaución a los fitipaldis a los que les encanta derrapar en el hielo y ponga sus coches como parapeto par…

Mariano for ever

“Sí, es cierto que el PP se financiaba con dinero negro”. Literalmente lo dijo ayer Ricardo Costa, el que fuera secretario del PP valenciano, en el juicio a la rama de la Gürtel en esa comunidad. Ha dicho también que Francisco Camps, quien fuera presidente valenciano apoyado por Rajoy hasta que la Justicia lo condenó por corrupto, pidió organizar actos “complementarios” a los mitines del presidente en la plaza de toros que se terminaron pagando con dinero negro que pusieron los empresarios. No ha sido Costa el único que en los últimos días ha puesto negro sobre blanco las andanzas del PP para financiarse. Los empresarios acusados en la Gürtel que hace una semana declararon en la Audiencia Nacional, admitieron también haber pagado dinero en b a la trama corrupta liderada por Francisco Correa. Pedro J. Ramírez, director de EL ESPAÑOL y ex de EL MUNDO, compareció el martes en la comisión del “caso Bárcenas” del Congreso y dejó caer algunas perlas cultivadas. Durante las más de tres horas…