"No son los hechos los que estremecen a los hombres, sino las palabras sobre los hechos" (Epicteto)

Buscar en este blog

10 de abril de 2012

Las formas y el fondo


Ninguno de los ajustes y recortes anunciados hasta ahora por el Gobierno español han merecido todavía una explicación detallada y profunda a los ciudadanos por parte del presidente Rajoy. 

Primero fue la subida de un IRPF que nunca se iba a subir; después llegó la injusta y desequilibrada reforma laboral con su correspondiente huelga general; enseguida fueron los duros Presupuestos Generales del Estado con su hachazo a las inversiones y ahora ha sido el recorte añadido de 10.000 millones de euros en sanidad y educación que se ha despachado con una simple nota de prensa como si estuviésemos hablando de calderilla y como si no afectase a servicios públicos esenciales.

Fallan pues las formas, la obligación que tiene el presidente del Gobierno de explicarle a los españoles, a todos los españoles, a los que confiaron en él y a los que no, las medidas concretas, los plazos para ponerlas en práctica y los objetivos que se persiguen.

Lo más que se le ha escuchado ha sido alguna declaración de pasillo o alguna respuesta parlamentaria; no ha habido una sola comparecencia ante los medios ni en el Parlamento para explicar con detalle qué pretende hacer el Gobierno con este país, hasta dónde deben llegar los sacrificios que se nos exigen, quiénes deben hacerlos y, sobre todo, si van a servir para algo más que para conducirnos por el mismo camino de Grecia, Portugal o Irlanda.

Los ciudadanos no parecemos contar en este torbellino de recortes más que para verlas venir y echarnos a temblar un poco más, meras víctimas de una política económica obsesionada con los recortes y los ajustes. No hay en los mensajes de los ministros, que tienen que dar la cara para que Rajoy no se queme en la hoguera de sus medidas aunque lo hagan habitualmente en medios de comunicación y foros extranjeros y para contradecirse con frecuencia entre ellos, ni un sólo ápice de optimismo, ni un pequeño mensaje de esperanza de que todo esto no nos llevará al abismo y a la destrucción de una cohesión social ya precaria con un aumento galopante de las desigualdades sociales, del paro, de los índices de exclusión, de la ausencia de perspectivas.

Los ciudadanos tenemos la creciente sensación de habernos convertido en víctimas propiciatorias de los sacrosantos mercados, a los que se intenta "calmar" a toda costa aunque sin conseguirlo; así las cosas, nos sentimos abatidos e indefensos – "no hay alternativa", "esto o el rescate", "hay que apretarse el cinturón porque hemos vivido muchos años por encima de nuestras posibilidades", "heredamos una situación terrible", etc., etc. - 

Este discurso simplista y falaz está llevando al país a la calle de la amargura y a la desesperanza ante un futuro sin horizonte en el que – dicen – "nada podrá volver a ser como era antes". Si la economía es también un estado de ánimo, nunca antes este había estado tan bajo.

Más ¿qué importamos los ciudadanos que pagamos nuestros impuestos sin amnistía fiscal, que sufrimos el paro o el miedo a perder el empleo, que no podemos hacer frente a las hipotecas o que no llegamos a fin de mes? Los mercados son los que importan y a ellos brinda el Gobierno nuestro sacrificio. Un vistazo superficial a Grecia – a las puertas de su ¡tercer rescate! - o Portugal bastaría para comprobar que es un sacrificio inútil que sólo generará más dolor y sufrimiento. Pero eso parece ser lo de menos para el Gobierno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario