"No son los hechos los que estremecen a los hombres, sino las palabras sobre los hechos" (Epicteto)

Buscar en este blog

12 de abril de 2012

Viejos: esa pesada carga económica


Dice el Fondo Monetario Internacional, esa egregia institución que tan fina estuvo a la hora de predecir la crisis y analizar sus causas, que los viejos de hoy y de mañana son un lastre para la economía y la masoquista consolidación fiscal que sufrimos.

Asegura en uno de esos informes que parecen – y lo son – hechos a la carta del capitalismo neoliberal y salvaje, que los gobiernos han infravalorado el coste que supone mantener las pensiones ante el envejecimiento de la población.

Cabe supone que se refiere a los países en los que, efectivamente, aumenta la esperanza de vida, aunque se da la circunstancia de que eso no ocurre para una gran parte de la población mundial en la que más bien disminuye.

Pero a lo que íbamos: ante esa "realidad", el FMI aconseja recortar las pensiones y "acomodar" la edad de jubilación a las expectativas de vida. Dicho en otras palabras: que si en España, por ejemplo, la esperanza de vida se sitúa en torno a los 82 años, lo conveniente sería que la jubilación se produjera en torno a los 81 años y medio o un poquito más, a ser posible.

Y a renglón seguido propone que se combine la pensión pública con la suscripción de planes privados de pensión. Es decir, que el que quiere gozar de una pensión de jubilación después de décadas trabajando – si es que ha tenido esa suerte - y cotizando a la Seguridad Social, que se la pague de su bolsillo. Toda una lección de solidaridad y cohesión social.

Por ahí van los tiros, no nos engañemos. Ya babean de placer algunas entidades dedicadas al negocio de las pensiones privadas que, al socaire del viento favorable que sopla en los últimos meses en España, no tienen reparo en pedir abiertamente que se fomenten los planes privados de pensiones.

Van a por todas y los pilares básicos del estado del bienestar se tambalean: hachazo en la sanidad y en la educación, amagos de tocar las prestaciones por desempleo y, pensiones de miseria porque, qué mala pata, hay demasiados viejos y poca gente cotizando.

Claro que, sobre las multimillonarias pensiones de jubilación de los directivos de entidades financieras que han recibido fondos públicos para evitar la quiebra no dice nada el sapientísimo Fondo Monetario Internacional. Pero tampoco le pidamos peral al olmo o que se tire piedras sobre su propio tejado. Hasta ahí podríamos llegar.   

No hay comentarios:

Publicar un comentario