Ir al contenido principal

Berlín: tenemos un problema


Muy gordo y muy feo. Se da la casualidad que se nos ha desfondado un banko que era la niña de nuestros ojos y ya no sabemos qué hacer para tapar el agujero, que crece a cada día que pasa.  Decimos que le vamos a echar dinero sin parar a pesar de las críticas y puyazos que recibimos por ello desde todos lados pero el agujero no para de aumentar.

La cosa pinta muy fea porque puede que no sea éste el único banko que anuncia beneficios que a los pocos días se convierten en pérdidas. Hay al menos otros tres que también tienen mala cara, como si estuvieran desnutridos y mucho nos tememos que no habrá más remedio que alimentarlos para que no mueran.

Nos preguntan de dónde vamos a sacar tanto dinero como nos piden y decimos que emitiremos deuda pública, pero que no recurriremos a la bolsa de la Unión Europea, que nuestros problemas los podemos arreglar sin injerencias de fuera. La verdad es que ni nosotros nos lo creemos. Nos ponen de chupa de dómine por manifestar nuestra disposición a socorrer a los bancos y a los banqueros malandrines con decenas de miles de millones de euros públicos al tiempo que afeitamos a base de bien la educación,  la sanidad y las políticas sociales.

Contestamos que no hay más remedio para que no quiebre el sistema pero no hay forma de que nos crean. Nos exigen que expliquemos cómo se va a recuperar todo ese dinero público que les vamos a entregar a los bancos y, aunque les decimos que cuando se saneen se privatizarán y el dinero volverá a las arcas públicas, siguen sin creernos una sola palabra. Nos requieren para que demos la cara y depuremos responsabilidades – las nuestras incluidas – y no sabemos qué contestar. Por lo pronto capeamos el temporal pero no sé hasta cuándo podremos aguantar.

Como consecuencia del agujero en el que estamos hundidos cada día nos sale más caro pedirle dinero a los fríos mercados. Clamamos para que el Banco Central Europeo nos compre deuda y nos dé un respiro pero nadie escucha nuestra súplicas.

¿Qué más podemos hacer? ¿A quién recurrir? ¿En qué puerta tocar? Cada vez vemos más cerca el temido rescate y parece como si en Berlín o en Bruselas nos hubiesen abandonado a nuestra suerte. Doña Ángela, a la que tanto admiramos y apoyamos, no se digna pronunciar ni unas pocas palabritas de aliento y apoyo después de todos los recortes que hemos aprobado y las reformas que hemos hecho para cumplir con sus sabios consejos.

Estamos desolados, desconcertados, desorientados y acongojados. S.O.S. Berlín: tenemos un problema.  


Comentarios

  1. Ellos tienen un problema para mantener el tinglado y nosotros tenemos un problema porque los boquetes del negocio los quieren tapar con nuestros derechos sociales. Si la manta no tapa a pueblos y a oligarquías abra que tirar fuerte de ella.

    Mañana 30 de mayo, concentración de protesta contra recortes en la entrega de Premios Canarias, Auditorio SCTenerife, 19:30.

    Saludos, Jose Luis.

    ResponderEliminar
  2. Completamente de acuerdo: En realidad, "su problema" es el nuesro porque es a nosotros a quienes nos lo quieren endosar y hasta el momento, desgraciadamente, lo están consiguiendo.

    Un abrazo, Samuel.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más visitadas

Con las cosas de volar no se juega

Está tardando el Gobierno de Canarias en exigir que el Ministerio de Fomento explique qué piensa hacer ante el escrito de las compañías aéreas quejándose de las condiciones en las que se aplica el descuento para volar al que tienen derecho los residentes en Canarias y Baleares. Según informa EL CONFIDENCIAL (leer) y reproduce CANARIAS 7, las principales aerolíneas del país se quejan de que la Administración les abona el descuento con hasta seis meses de retraso y proponen que pague intereses de demora o que abone directamente la rebaja a los usuarios que se benefician de ella. Como su negocio con Canarias no les debe parecer los suficientemente rentable, critican que deban hacer de intermediarias entre los beneficiarios del descuento y la administración. Dicho en otros términos: quieren que sean otros los que corran con el gasto para que a ellas les quede el beneficio limpio de polvo y paja. Con todo, lo más preocupante de su escrito es la insidiosa afirmación según la cual, en este …

Yo no fui a FITUR

En tono irónico me preguntaba ayer un amigo qué hacía que no estaba en FITUR, en donde nadie que se precie puede faltar estos días. Es cierto, no estoy en FITUR, no he estado nunca ni falta que me hace. Por lo general, a una feria turística de ese tipo suelen ir hoteleros, touroperadores, compañías aéreas y agencias de viaje a vender y comprar camas de hotel y vuelos a destinos como Canarias.  Como no soy nada de eso, nada se me ha perdido en FITUR. Esto tan elemental – al fin y al cabo las ferias siempre han sido un espacio para el negocio - se ve distorsionado por la abrumadora presencia de decenas de políticos con sus correspondientes séquitos de asesores y equipos de comunicación con todos los gastos pagados. No digo yo que no deban dejarse ver por FITUR el presidente del Gobierno y su consejero de Turismo, los presidentes de los cabildos o sus responsables turísticos y poco más. El turismo es un negocio privado al que el sector público le dedica ingentes recursos en promoción y s…

Tres muertos que nadie echará de menos

Este blog lleva más tiempo inactivo del que me hubiera gustado. Hoy, sin embargo, he sentido la necesidad casi visceral de reactivarlo. Ha sido al leer una noticia de EL DÍA (leer aquí en la que se cuenta que tres indigentes han muerto en la última semana en las calles de Santa Cruz de Tenerife. Uno, el de más edad, apareció muerto bajo un puente, el segundo en unas chabolas y el tercero a las puertas del albergue municipal. Y eso es prácticamente todo lo que se sabe de estas tres personas y de las circunstancias de su muerte. Cuenta EL DÍA que el concejal de Servicios Sociales se ha limitado a decir que los tres “han muerto en donde han vivido”. Y ni una palabra más, ni una promesa de investigación de las circunstancias de estas tres muertes para saber cómo se llamaban, de dónde venían, por qué estaban en la calle y si estaban enfermos y recibían algún tipo de atención;  ni una frase de condolencia ni un propósito de encontrar las soluciones para evitar que vuelva a pasar: solo sil…