Ir al contenido principal

El riesgo de la prima


Ya está: España acaba de batir el récord al situarse su prima de riesgo por encima de los 500 puntos básicos. Han dicho siempre los expertos que ese puede ser el punto de no retorno que nos conduzca de cabeza a un rescate a la griega, a la portuguesa o a la irlandesa.

Ojalá y se equivoquen de nuevo los analistas como ya ha ocurrido en no pocas ocasiones durante esta larga crisis. Aún así, la situación se torna más dramática por momentos y amenaza con hacer de España otro país de la zona euro completamente intervenido por los mercados que encarnan el Fondo Monetario Internacional, la Unión Europea y el Banco Central Europeo como ya ocurre con Grecia, Portugal e Irlanda.

No es que ya no estemos intervenidos por esos mercados que nos gobiernan desde la sombra y convierten a los políticos elegidos en las urnas en meros títeres de sus intereses especulativos. Sin ir más lejos, ahí tenemos a un silencioso Rajoy, el que junto a sus seguidores nos prometió que si los españoles le otorgaban la confianza en las urnas acabaría la desconfianza en España, se crearía empleo de calidad, no subirían los impuestos y no habría más dinero público para los bancos.

Justo lo contrario de lo que ha hecho desde que accedió al poder, en parte obligado por los insaciables mercados que siguen sin confiar en él y en sus draconianas medidas y en parte víctima de su cada vez más evidente incapacidad para manejar una situación infernal a la que responde con altas dosis de improvisación. Lo ocurrido con la fallida reforma del sistema financiero y la escandalosa intervención de Bankia es un buen ejemplo.

 Ahora se atrinchera en La Moncloa de la que sólo sale los fines de semana para arengar a los suyos desde algún púlpito de su partido y amenazarnos a todos con "seguir haciendo reformas todos los viernes" y demonizar a las comunidades autónomas sin hacer distingos entre las más despilfarradoras – muchas de ellas gobernadas por el PP - y las más austeras.

Pero a los mercados les da igual lo que diga Rajoy en los mítines del PP o los nuevos recortes que prometa aplicar: nada parece suficiente para que suavicen la presión sobre una pieza de caza mayor como es España. ¿Qué dirá ahora Rajoy si es que dice algo? ¿Qué dirá su locuaz ministro de Economía que cuanto más enfatiza que algo no ocurrirá no tarda en ocurrir? ¿Qué hará Rajoy para sacar a España de la primera línea de fuego de los mercados?

¡Qué fácil es descalificar y ponerle pegas a todo cuando se está en la oposición y qué difícil es demostrar cuando se está en el poder que las promesas son algo más que palabrería hueca para captar votos! Si Rajoy y su partido tienen alguna idea clara de lo que hay que hacer para que España no termine convertida en un protectorado de los tiburones de la especulación financiera sin que ello suponga inflingir más sufrimiento a los de siempre, es el momento de ponerla en práctica. Si no la tiene, y mucho me temo que no, tal vez deberíamos irnos preparando para lo peor.

Comentarios

Entradas más visitadas

Con las cosas de volar no se juega

Está tardando el Gobierno de Canarias en exigir que el Ministerio de Fomento explique qué piensa hacer ante el escrito de las compañías aéreas quejándose de las condiciones en las que se aplica el descuento para volar al que tienen derecho los residentes en Canarias y Baleares. Según informa EL CONFIDENCIAL (leer) y reproduce CANARIAS 7, las principales aerolíneas del país se quejan de que la Administración les abona el descuento con hasta seis meses de retraso y proponen que pague intereses de demora o que abone directamente la rebaja a los usuarios que se benefician de ella. Como su negocio con Canarias no les debe parecer los suficientemente rentable, critican que deban hacer de intermediarias entre los beneficiarios del descuento y la administración. Dicho en otros términos: quieren que sean otros los que corran con el gasto para que a ellas les quede el beneficio limpio de polvo y paja. Con todo, lo más preocupante de su escrito es la insidiosa afirmación según la cual, en este …

Yo no fui a FITUR

En tono irónico me preguntaba ayer un amigo qué hacía que no estaba en FITUR, en donde nadie que se precie puede faltar estos días. Es cierto, no estoy en FITUR, no he estado nunca ni falta que me hace. Por lo general, a una feria turística de ese tipo suelen ir hoteleros, touroperadores, compañías aéreas y agencias de viaje a vender y comprar camas de hotel y vuelos a destinos como Canarias.  Como no soy nada de eso, nada se me ha perdido en FITUR. Esto tan elemental – al fin y al cabo las ferias siempre han sido un espacio para el negocio - se ve distorsionado por la abrumadora presencia de decenas de políticos con sus correspondientes séquitos de asesores y equipos de comunicación con todos los gastos pagados. No digo yo que no deban dejarse ver por FITUR el presidente del Gobierno y su consejero de Turismo, los presidentes de los cabildos o sus responsables turísticos y poco más. El turismo es un negocio privado al que el sector público le dedica ingentes recursos en promoción y s…

Tres muertos que nadie echará de menos

Este blog lleva más tiempo inactivo del que me hubiera gustado. Hoy, sin embargo, he sentido la necesidad casi visceral de reactivarlo. Ha sido al leer una noticia de EL DÍA (leer aquí en la que se cuenta que tres indigentes han muerto en la última semana en las calles de Santa Cruz de Tenerife. Uno, el de más edad, apareció muerto bajo un puente, el segundo en unas chabolas y el tercero a las puertas del albergue municipal. Y eso es prácticamente todo lo que se sabe de estas tres personas y de las circunstancias de su muerte. Cuenta EL DÍA que el concejal de Servicios Sociales se ha limitado a decir que los tres “han muerto en donde han vivido”. Y ni una palabra más, ni una promesa de investigación de las circunstancias de estas tres muertes para saber cómo se llamaban, de dónde venían, por qué estaban en la calle y si estaban enfermos y recibían algún tipo de atención;  ni una frase de condolencia ni un propósito de encontrar las soluciones para evitar que vuelva a pasar: solo sil…