Ir al contenido principal

La verdadera crisis


La que padecemos no sólo es una crisis económica con su retahíla interminable de malas noticias sobre paro, déficit, PIB y deuda. En realidad, no es más que el resultado de otra crisis mucho más profunda: la del sistema democrático tal y como lo conocemos. Un sistema que abrió de par en par las compuertas al capitalismo más salvajemente especulativo, siempre incómodo con las restricciones y las regulaciones y siempre intentando eliminarlas o, como poco, atenuarlas. Hasta que lo consiguió y a la vista están los resultados.

El sistema democrático no tardó en contaminarse hasta el punto de que ya no hay el más mínimo rubor en colocar a tecnócratas al frente de gobiernos que nadie ha elegido y dictarles lo que deben hacer, advirtiéndoles de las consecuencias que les acarreará no obedecer. La gangrena ha invadido así todos los ámbitos de lo público en donde reina la fusión y la confusión entre los poderes clásicos del Estado: el Legislativo se confunde y mimetiza con el Ejecutivo y ambos con el Judicial. 

Hablar de verdadera separación de poderes y de contrapesos suena ya a broma de mal gusto. Los políticos se convierten en banqueros y viceversa y los jueces recorren el camino entre la magistratura y la política o al revés sin ningún tipo de reservas. Más allá, los políticos se convierten en empresarios o en asesores de grandes empresas cuando dejan sus bien remunerados cargos públicos y estos a su vez en políticos o en ambas cosas a la vez.

Y todos defienden sus remuneraciones del erario público que siempre consideran insuficientes habida cuenta de sus altas responsabilidades o sus deslumbrantes historias profesionales. Algunos compensan metiendo la mano en la caja pública cuando creen que nadie está mirando, otros lo hacen a la luz del día pagándose con el dinero de los contribuyentes espléndidos  y largos fines de semana en zonas turísticas de lujo y los hay que se homenajean con indemnizaciones y pensiones vitalicias después de haber hundido sus empresas.

Cuando las cosas vienen mal dadas, a los que han hecho trampas con sus cuentas se les rescata con dinero de todos pero a quienes se han quedado sin trabajo y sin ingresos para pagar la hipotecas se les lanza a la calle. A los que defraudan al fisco se les premia con una amnistía y a los que pagamos nuestros impuestos se nos castiga con una subida fiscal o se nos despide a precio de saldo. No contentos con eso, dinamitan la sanidad y la educación públicas y convierten nuestras pensiones en limosnas.

Es la política, entendida como el noble arte de servir al bien común, la que realmente está en crisis. Por eso, la salida de esta angustiosa situación económica sólo puede pasar por una profunda regeneración política presidida por la honradez y la transparencia. Tal vez suene a utopía pero creo que es lo único que nos queda.

Comentarios

Entradas más visitadas

Con las cosas de volar no se juega

Está tardando el Gobierno de Canarias en exigir que el Ministerio de Fomento explique qué piensa hacer ante el escrito de las compañías aéreas quejándose de las condiciones en las que se aplica el descuento para volar al que tienen derecho los residentes en Canarias y Baleares. Según informa EL CONFIDENCIAL (leer) y reproduce CANARIAS 7, las principales aerolíneas del país se quejan de que la Administración les abona el descuento con hasta seis meses de retraso y proponen que pague intereses de demora o que abone directamente la rebaja a los usuarios que se benefician de ella. Como su negocio con Canarias no les debe parecer los suficientemente rentable, critican que deban hacer de intermediarias entre los beneficiarios del descuento y la administración. Dicho en otros términos: quieren que sean otros los que corran con el gasto para que a ellas les quede el beneficio limpio de polvo y paja. Con todo, lo más preocupante de su escrito es la insidiosa afirmación según la cual, en este …

Yo no fui a FITUR

En tono irónico me preguntaba ayer un amigo qué hacía que no estaba en FITUR, en donde nadie que se precie puede faltar estos días. Es cierto, no estoy en FITUR, no he estado nunca ni falta que me hace. Por lo general, a una feria turística de ese tipo suelen ir hoteleros, touroperadores, compañías aéreas y agencias de viaje a vender y comprar camas de hotel y vuelos a destinos como Canarias.  Como no soy nada de eso, nada se me ha perdido en FITUR. Esto tan elemental – al fin y al cabo las ferias siempre han sido un espacio para el negocio - se ve distorsionado por la abrumadora presencia de decenas de políticos con sus correspondientes séquitos de asesores y equipos de comunicación con todos los gastos pagados. No digo yo que no deban dejarse ver por FITUR el presidente del Gobierno y su consejero de Turismo, los presidentes de los cabildos o sus responsables turísticos y poco más. El turismo es un negocio privado al que el sector público le dedica ingentes recursos en promoción y s…

Tres muertos que nadie echará de menos

Este blog lleva más tiempo inactivo del que me hubiera gustado. Hoy, sin embargo, he sentido la necesidad casi visceral de reactivarlo. Ha sido al leer una noticia de EL DÍA (leer aquí en la que se cuenta que tres indigentes han muerto en la última semana en las calles de Santa Cruz de Tenerife. Uno, el de más edad, apareció muerto bajo un puente, el segundo en unas chabolas y el tercero a las puertas del albergue municipal. Y eso es prácticamente todo lo que se sabe de estas tres personas y de las circunstancias de su muerte. Cuenta EL DÍA que el concejal de Servicios Sociales se ha limitado a decir que los tres “han muerto en donde han vivido”. Y ni una palabra más, ni una promesa de investigación de las circunstancias de estas tres muertes para saber cómo se llamaban, de dónde venían, por qué estaban en la calle y si estaban enfermos y recibían algún tipo de atención;  ni una frase de condolencia ni un propósito de encontrar las soluciones para evitar que vuelva a pasar: solo sil…