"No son los hechos los que estremecen a los hombres, sino las palabras sobre los hechos" (Epicteto)

Buscar en este blog

22 de junio de 2012

Oliver y Benji al rescate


Las auditoras ya conocidas en los altos círculos de las finanzas españolas como Oliver y Benji han concluido que la fiebre que le ha provocado a la banca el atracón de ladrillos se cura con 62.000 millones de euros, eso sí, en "el peor de los escenarios".  Me conmueve la sensibilidad teatral de estos fríos ases de la calculadora, aunque no me queda muy claro si el "peor de los escenarios" es el actual o la parousía anunciada en la Biblia con los cielos abiertos de par en par, los ángeles tocando las trompetas y Dios presidiendo el Juicio Final desde su trono.

Por decirnos algo que ya se intuía, Oliver y Benji se embolsarán dos millones de euros. No dudo de la capacidad de estos linces de la contabilidad para calibrar el grosor, la solidez y el tamaño de la costra de hormigón que los consejos de administración de los bancos fueron metiendo debajo de las alfombras de sus salas de reunión mientras duró la burbuja inmobiliaria. Sin embargo, su trabajo lo habría hecho gratis el Banco de España si no fuera porque si en Berlín ya no se fían ni de nuestros pepinos menos lo iban a hacer de esa egregia institución.

Fiel a su estilo de explicar con claridad y rapidez los acontecimientos económicos del país, Mariano Rajoy ha dicho que la cifra calculada por Oliver y Benji es "certera", "creíble" y "manejable". Vamos por partes: desconozco qué datos tiene Rajoy para decir que la cifra es "certera" más allá de las propias estimaciones de las auditorias. Esperemos que nos lo explique en el debate del estado de la nación de 2018.

También sorprende que la califique de "creíble" sin esperar a los mercados y sus sicofonías que, de hecho, se han tomado la noticia con un evidente escepticismo. Lo de "manejable" ya es más complicado de entender: ¿para quién es manejable? ¿para los bancos? ¿para los contribuyentes?. Tampoco me queda claro.

Creo más bien que lo único "cierto" y "creíble" es que el coste del tratamiento para bajarle la fiebre a los bancos saldrá de una forma u otra de nuestros bolsillos por la vía de una nueva tanda de ajustes y recortes mientras el grifo del crédito sigue criando telarañas.

¡Y yo que había pensado emigrar a las Salomón!

No hay comentarios:

Publicar un comentario