Ir al contenido principal

Rajoy I Taumaturgo


El gran historiador francés Marc Bloch estudió en su libro Los Reyes Taumaturgos la extendida creencia que existió en Europa hasta el siglo XIX de que los reyes podían curar enfermedades con la simple imposición de manos, de ahí lo de taumaturgos. Sin embargo, los avances de la ciencia no acabaron con la superstición.

Dos siglos después,  Mariano Rajoy se presentó a las elecciones generales en España prometiendo que su simple presencia y la de su partido en el poder bastarían para sanar la enferma economía del país. La mayoría de los españoles se lo creyó y Rajoy llegó al poder.  Convencido así de sus poderes taumatúrgicos, Rajoy no perdió ni un minuto en empezar a imponer sus manos sobre los órganos vitales de la alicaída economía nacional.

Primero tocó los impuestos, después las relaciones entre los trabajadores y sus patronos, se acercó a la educación y a la sanidad y a las comunidades autónomas y por fin puso también sus manos sobre los bancos. Pero para su desesperación y la de todos los españoles, sus denodados esfuerzos taumatúrgicos – "habrá reformas todos los viernes" – lejos de provocar algún cambio para bien en el paciente agravaron su situación: perdió el ánimo y el apetito, se volvió cada vez más irascible y sus constantes vitales acusaron un claro empeoramiento con perspectivas negativas.

Así, pasados sólo seis meses desde que Rajoy prometiera que la imposición de manos sería más que suficiente para que la economía recuperara la fortaleza perdida, nos encontramos con el paciente a las puertas de la UVI para ser entubado y conectado a respiración artificial. Si sobrevive se le someterá a una dieta extraordinariamente restrictiva que retrasará notablemente la recuperación definitiva con el agravante de que seguramente nunca podrá volver a ser el mismo de antes.

En este punto y ante este cuadro clínico, Rajoy debería empezar a admitir que para enfermedades tan graves como la de la economía española hace falta mucho más que superchería política.  

Comentarios

Entradas más visitadas

Con las cosas de volar no se juega

Está tardando el Gobierno de Canarias en exigir que el Ministerio de Fomento explique qué piensa hacer ante el escrito de las compañías aéreas quejándose de las condiciones en las que se aplica el descuento para volar al que tienen derecho los residentes en Canarias y Baleares. Según informa EL CONFIDENCIAL (leer) y reproduce CANARIAS 7, las principales aerolíneas del país se quejan de que la Administración les abona el descuento con hasta seis meses de retraso y proponen que pague intereses de demora o que abone directamente la rebaja a los usuarios que se benefician de ella. Como su negocio con Canarias no les debe parecer los suficientemente rentable, critican que deban hacer de intermediarias entre los beneficiarios del descuento y la administración. Dicho en otros términos: quieren que sean otros los que corran con el gasto para que a ellas les quede el beneficio limpio de polvo y paja. Con todo, lo más preocupante de su escrito es la insidiosa afirmación según la cual, en este …

Yo no fui a FITUR

En tono irónico me preguntaba ayer un amigo qué hacía que no estaba en FITUR, en donde nadie que se precie puede faltar estos días. Es cierto, no estoy en FITUR, no he estado nunca ni falta que me hace. Por lo general, a una feria turística de ese tipo suelen ir hoteleros, touroperadores, compañías aéreas y agencias de viaje a vender y comprar camas de hotel y vuelos a destinos como Canarias.  Como no soy nada de eso, nada se me ha perdido en FITUR. Esto tan elemental – al fin y al cabo las ferias siempre han sido un espacio para el negocio - se ve distorsionado por la abrumadora presencia de decenas de políticos con sus correspondientes séquitos de asesores y equipos de comunicación con todos los gastos pagados. No digo yo que no deban dejarse ver por FITUR el presidente del Gobierno y su consejero de Turismo, los presidentes de los cabildos o sus responsables turísticos y poco más. El turismo es un negocio privado al que el sector público le dedica ingentes recursos en promoción y s…

Tres muertos que nadie echará de menos

Este blog lleva más tiempo inactivo del que me hubiera gustado. Hoy, sin embargo, he sentido la necesidad casi visceral de reactivarlo. Ha sido al leer una noticia de EL DÍA (leer aquí en la que se cuenta que tres indigentes han muerto en la última semana en las calles de Santa Cruz de Tenerife. Uno, el de más edad, apareció muerto bajo un puente, el segundo en unas chabolas y el tercero a las puertas del albergue municipal. Y eso es prácticamente todo lo que se sabe de estas tres personas y de las circunstancias de su muerte. Cuenta EL DÍA que el concejal de Servicios Sociales se ha limitado a decir que los tres “han muerto en donde han vivido”. Y ni una palabra más, ni una promesa de investigación de las circunstancias de estas tres muertes para saber cómo se llamaban, de dónde venían, por qué estaban en la calle y si estaban enfermos y recibían algún tipo de atención;  ni una frase de condolencia ni un propósito de encontrar las soluciones para evitar que vuelva a pasar: solo sil…