"No son los hechos los que estremecen a los hombres, sino las palabras sobre los hechos" (Epicteto)

Buscar en este blog

3 de julio de 2012

A Merkel rogando y con el mazo dando


Ni siquiera esperó Rajoy a que bajara un poco el souflé de euforia y patriotismo generado por el triunfo de la Roja en la Eurocopa de fútbol para anunciarnos otra tanda de azotes económicos que, previsiblemente, adoptará cuando la mayor parte del país esté disfrutando de las vacaciones o pensando en ellas – quién sabe si las últimas para muchos.

Fiel a su estilo, no desveló ni una sola de esas medidas "valientes" que piensa tomar su Gobierno en los próximos meses para "el beneficio de todos". Sin embargo, dada la vasta experiencia acumulada en sus seis primeros meses en el poder, no es difícil pronosticar cuáles pueden ser y quiénes las van a sufrir: más recortes sociales, más impuestos, menos salarios y – en resumen – más sufrimientos para los de siempre, mientras los otros de siempre – las grandes rentas, los bancos y los defraudadores fiscales -  siguen exentos de cualquier obligación.

Exige además a las comunidades autónomas, en donde los recortes sanitarios, sociales y educativos impuestos por el Gobierno central y secundados sin mucha oposición por la mayoría de los ejecutivos autonómicos – véase la "insumisión" verbal de la consejera canaria de sanidad ante el copago -  han deteriorado los servicios básicos o amenazan con hacerlo en los próximos meses. Ese discurso machacón y sádico de Rajoy en España contrasta con sus jeremiadas ante la poderosa señora Merkel a la que no ha dejado de implorarle ayuda directa para los bancos y ante la que se ha quejado amargamente de lo que le cuesta al Estado español y a la banca financiarse en los mercados internacionales.

Ahora – además – nos sale Finlandia y Holanda amenazando con bloquear la inyección de 120.000 millones de euros anunciada a bombo y platillo en Roma por Merkel, Hollande, Monti y el propio Rajoy. En realidad, no creo que a Rajoy eso le quite el sueño: su verdadero política, la que se refleja en los temibles decretos ley con los que nos ha amargado el año y con los que nos piensa seguir azotando viernes tras viernes en una suerte de trágala político, parece ser la de hacer tabla rasa del estado del bienestar para levantar una nueva sociedad en la que los servicios públicos esenciales que lo definen y caracterizan pasen a ser mera beneficencia social.

Conviene por tanto no dejarse engañar por las ambiguas declaraciones del presidente en los foros internacionales y juzgar su política por lo que verdaderamente hace en España. Como dice la Biblia, por sus obras los conoceréis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario