Ir al contenido principal

Zambia va bien

Una de las excrecencias de esta interminable crisis económica es la legión de predicadores de la emprendeduría y el autoempleo. Desde sus púlpitos mediáticos o desde sus libros de autoayuda, que proliferan también como los hongos, nos sermonean a diario con la idea de que quedarse en paro no es un drama personal y familiar sino una inmensa oportunidad que sólo los lerdos nos son capaces de ver y aprovechar. Uno no puede evitar preguntarse cómo es posible que haya 5,5 millones de parados en España con lo superchiripitifláutico que, según estos predicadores, es buscarse la vida por uno mismo.

Es evidente que para ellos la crisis sí está suponiendo toda una oportunidad de embaucar a los incautos que se creen a pies juntillas que montar un negocio en España, como no sea de pipas y en la fiesta del pueblo, es un camino de rosas coronado por el éxito inmediato. Por lo general suelen obviar que, a pesar de los centenares de ventanillas únicas que se han abierto en los últimos años en todas las cámaras de comercio, organizaciones empresariales, ayuntamientos o comunidades autónomas, poner en marcha una empresa o una idea empresarial, por insignificante e inocua que parezca, es adentrarse en un laberinto burocrático del que no se sabe nunca ni cuándo ni cómo se podrá salir y, sobre todo, cuánto terminará costando. 

 Eso, si el osado aspirante a convertirse en su propio empleador no da media vuelta y abandona la hazaña harto de ir de ventanilla en ventanilla única buscando asesoramiento y dejando o pidiendo certificados y licencias de todos los tamaños y colores para poder empezar a dedicarse al que es su objetivo primero y último: trabajar. Todo ello sin contar la cara, mezcla de conmiseración y coña marinera, con la que le ha mirado el director de su banco cuando ha tenido la ocurrencia de ir a pedirle un crédito para poner en marcha el negocio.


Un buen ejemplo de esa realidad lo podemos ver en lo que cuenta este reportaje de El País sobre un señor andaluz que invirtió 10.000 euros de sus ahorros y tres años de papeleo para poder abrir una empresa. Pero, por si había alguna duda, el Banco Mundial acaba de publicar un informe que coloca a España en el puesto 136 de una lista de 185 países según las dificultades para abrir un negocio. Pese a los reiterados anuncios de reformas para facilitar la creación de empresas, España sigue siendo uno de los países del mundo en que resulta más difícil poner en marcha un negocio. En concreto, hacen falta de media 10 trámites y 28 días para comenzar, lo que equivale al 4,7% de la renta por habitante y un capital mínimo del 13,2% de esa renta por habitante.

Y lo peor de todo es que, a pesar de las innumerables promesas políticas que hemos escuchado en los últimos tiempos para eliminar burocracia, España ha retrocedido tres puestos en la clasificación mundial con respecto al informe anterior y ha quedado por detrás de países como Zambia o Albania, por solo citar dos ejemplo. Se trata de dos reconocidas potencias económicas mundiales como es bien sabido, aunque al menos en este campo les va mucho mejor que a los españoles. Nuestro país, mientras tanto, sigue progresando adecuadamente y ya le falta menos para desbancar a Costa de Marfil, Irak y Surinam, los últimos de la lista.

Comentarios

Entradas más visitadas

Con las cosas de volar no se juega

Está tardando el Gobierno de Canarias en exigir que el Ministerio de Fomento explique qué piensa hacer ante el escrito de las compañías aéreas quejándose de las condiciones en las que se aplica el descuento para volar al que tienen derecho los residentes en Canarias y Baleares. Según informa EL CONFIDENCIAL (leer) y reproduce CANARIAS 7, las principales aerolíneas del país se quejan de que la Administración les abona el descuento con hasta seis meses de retraso y proponen que pague intereses de demora o que abone directamente la rebaja a los usuarios que se benefician de ella. Como su negocio con Canarias no les debe parecer los suficientemente rentable, critican que deban hacer de intermediarias entre los beneficiarios del descuento y la administración. Dicho en otros términos: quieren que sean otros los que corran con el gasto para que a ellas les quede el beneficio limpio de polvo y paja. Con todo, lo más preocupante de su escrito es la insidiosa afirmación según la cual, en este …

Yo no fui a FITUR

En tono irónico me preguntaba ayer un amigo qué hacía que no estaba en FITUR, en donde nadie que se precie puede faltar estos días. Es cierto, no estoy en FITUR, no he estado nunca ni falta que me hace. Por lo general, a una feria turística de ese tipo suelen ir hoteleros, touroperadores, compañías aéreas y agencias de viaje a vender y comprar camas de hotel y vuelos a destinos como Canarias.  Como no soy nada de eso, nada se me ha perdido en FITUR. Esto tan elemental – al fin y al cabo las ferias siempre han sido un espacio para el negocio - se ve distorsionado por la abrumadora presencia de decenas de políticos con sus correspondientes séquitos de asesores y equipos de comunicación con todos los gastos pagados. No digo yo que no deban dejarse ver por FITUR el presidente del Gobierno y su consejero de Turismo, los presidentes de los cabildos o sus responsables turísticos y poco más. El turismo es un negocio privado al que el sector público le dedica ingentes recursos en promoción y s…

Tres muertos que nadie echará de menos

Este blog lleva más tiempo inactivo del que me hubiera gustado. Hoy, sin embargo, he sentido la necesidad casi visceral de reactivarlo. Ha sido al leer una noticia de EL DÍA (leer aquí en la que se cuenta que tres indigentes han muerto en la última semana en las calles de Santa Cruz de Tenerife. Uno, el de más edad, apareció muerto bajo un puente, el segundo en unas chabolas y el tercero a las puertas del albergue municipal. Y eso es prácticamente todo lo que se sabe de estas tres personas y de las circunstancias de su muerte. Cuenta EL DÍA que el concejal de Servicios Sociales se ha limitado a decir que los tres “han muerto en donde han vivido”. Y ni una palabra más, ni una promesa de investigación de las circunstancias de estas tres muertes para saber cómo se llamaban, de dónde venían, por qué estaban en la calle y si estaban enfermos y recibían algún tipo de atención;  ni una frase de condolencia ni un propósito de encontrar las soluciones para evitar que vuelva a pasar: solo sil…