Ir al contenido principal

Las lágrimas no bastan

Las lágrimas de dolor que hemos visto derramar al presidente de los Estados Unidos y a las familias de las víctimas inocentes de una nueva matanza en una escuela de Conneticut no bastan para poner fin a la locura de las armas que reina en ese país. Son comprensibles, humanas y reconfortantes para mitigar el dolor causado, pero no sirven para atacar las causas últimas de una tragedia que se repite con demasiada regularidad en un país en el que hay casi tantas armas como habitantes.

Esas causas van desde el feroz individualismo de la sociedad norteamericana a su miedo incomprensible para quienes vemos la tragedia desde lejos a un gobierno despótico, sin olvidarnos del gran negocio que el acceso a las armas representa para la poderosa industria que las fábrica y a cuyos intereses responden muchos políticos tanto demócratas como republicanos y representa la estúpida Asociación Nacional del Rifle.

El derecho a poseer armas – reconocido en la propia Constitución - está tan arraigado en los genes de la sociedad norteamericana que cualquier intento de al menos restringir el acceso es tildado sin falta y como poco de antiamericano, uno de los insultos políticos más duros que puede dirigirse contra un estadounidense. Miles de personas mueren todos los años en Estados Unidos víctimas de homicidios, asesinatos y suicidios gracias a la proliferación de armas de todo tipo en cuyo uso muchos padres no dudan en familiarizar a sus hijos desde muy temprana edad.


Las galerías de tiro y las ferias de armas son algo tan común en ese país como en Europa los mercadillos de frutas y verduras o los rastrillos: se exponen, se prueban, se rebajan y se venden como otra mercancía cualquiera sin más exigencia legal que mostrar el carné de conducir. Las armas – normalmente más de una – suelen colocarse en cualquier lugar del domicilio, en un cajón de la cocina, en la mesilla de noche, detrás de la puerta, al alcance de cualquier miembro de la familia, incluidos menores con graves problemas psicológicos o de sociabilidad como el autor de la masacre del viernes.

En definitiva, nada que no se haya vivido una y otra vez sin que nadie se haya atrevido a ponerle coto. Sólo el presidente Bill Clinton se atrevió en su día a restringir el acceso a las armas de asalto con una suerte de moratoria que concluyó en 2004. Aquella iniciativa recibió invectivas de todo tipo y pasó a la historia con más pena que gloria.

Ahora, Barak Obama ha dicho en dos ocasiones en menos de dos días que “hay que hacer algo” para acabar con esta locura. No ha dicho exactamente qué es lo que piensa hacer pero al menos abre una puerta a la esperanza de que no se repitan los horrores del viernes. Falta por saber si será capaz de resistir a las presiones en su contra de quienes prefieren derramar lágrimas de cocodrilo ante estas reiteradas tragedias y no hacer nada para evitarlas.

Comentarios

Entradas más visitadas

Con las cosas de volar no se juega

Está tardando el Gobierno de Canarias en exigir que el Ministerio de Fomento explique qué piensa hacer ante el escrito de las compañías aéreas quejándose de las condiciones en las que se aplica el descuento para volar al que tienen derecho los residentes en Canarias y Baleares. Según informa EL CONFIDENCIAL (leer) y reproduce CANARIAS 7, las principales aerolíneas del país se quejan de que la Administración les abona el descuento con hasta seis meses de retraso y proponen que pague intereses de demora o que abone directamente la rebaja a los usuarios que se benefician de ella. Como su negocio con Canarias no les debe parecer los suficientemente rentable, critican que deban hacer de intermediarias entre los beneficiarios del descuento y la administración. Dicho en otros términos: quieren que sean otros los que corran con el gasto para que a ellas les quede el beneficio limpio de polvo y paja. Con todo, lo más preocupante de su escrito es la insidiosa afirmación según la cual, en este …

Yo no fui a FITUR

En tono irónico me preguntaba ayer un amigo qué hacía que no estaba en FITUR, en donde nadie que se precie puede faltar estos días. Es cierto, no estoy en FITUR, no he estado nunca ni falta que me hace. Por lo general, a una feria turística de ese tipo suelen ir hoteleros, touroperadores, compañías aéreas y agencias de viaje a vender y comprar camas de hotel y vuelos a destinos como Canarias.  Como no soy nada de eso, nada se me ha perdido en FITUR. Esto tan elemental – al fin y al cabo las ferias siempre han sido un espacio para el negocio - se ve distorsionado por la abrumadora presencia de decenas de políticos con sus correspondientes séquitos de asesores y equipos de comunicación con todos los gastos pagados. No digo yo que no deban dejarse ver por FITUR el presidente del Gobierno y su consejero de Turismo, los presidentes de los cabildos o sus responsables turísticos y poco más. El turismo es un negocio privado al que el sector público le dedica ingentes recursos en promoción y s…

Tres muertos que nadie echará de menos

Este blog lleva más tiempo inactivo del que me hubiera gustado. Hoy, sin embargo, he sentido la necesidad casi visceral de reactivarlo. Ha sido al leer una noticia de EL DÍA (leer aquí en la que se cuenta que tres indigentes han muerto en la última semana en las calles de Santa Cruz de Tenerife. Uno, el de más edad, apareció muerto bajo un puente, el segundo en unas chabolas y el tercero a las puertas del albergue municipal. Y eso es prácticamente todo lo que se sabe de estas tres personas y de las circunstancias de su muerte. Cuenta EL DÍA que el concejal de Servicios Sociales se ha limitado a decir que los tres “han muerto en donde han vivido”. Y ni una palabra más, ni una promesa de investigación de las circunstancias de estas tres muertes para saber cómo se llamaban, de dónde venían, por qué estaban en la calle y si estaban enfermos y recibían algún tipo de atención;  ni una frase de condolencia ni un propósito de encontrar las soluciones para evitar que vuelva a pasar: solo sil…