"No son los hechos los que estremecen a los hombres, sino las palabras sobre los hechos" (Epicteto)

Buscar en este blog

15 de enero de 2013

Cazatalentos

Una democracia 3.0 que se precie necesita dotarse de una estricta división del trabajo en las más altas instancias del Estado. Esto permite aclarar mucho las cosas para que cada uno sepa a ciencia cierta cuáles son sus obligaciones y las cumpla a carta cabal. Pongamos el ejemplo de España, en donde el Jefe del Estado sabe que una de sus más altas obligaciones, además de dar discursos, hacer algún viaje – cada vez menos – para promocionar la marca España, sermonearnos por Navidad y, si se tercia, conceder a sus súbditos una entrevista bañada en miel, es cazar elefantes en algún país perdido del sur de África.

Sin embargo, en una democracia real y moderna como la española, la cacería no debe ser una actividad exclusiva del Jefe del Estado si no se quiere transmitir la imagen de un país cuasi medieval. El privilegio debe extenderse a los eslabones inferiores de la cadena de mando de manera que, si el que más manda en teoría puede cazar elefantes, sus más allegados cortesanos deben tener libertad para cazar talentos, pongamos por caso.

Nada importa que se dediquen al noble y ancestral deporte de la cinegética humana poco después de pasarse décadas viviendo de lo público y jurando defenderlo hasta la última gota de sangre mientras, al mismo tiempo, hacen todo lo posible por dinamitarlo desde dentro. Tampoco tiene mayor trascendencia que, a la vez que se cazan talentos a mayor beneficio de una empresa privada y del suyo propio, se mantengan también cargos de responsabilidad política desde los que se puede seguir haciendo y deshaciendo a placer tal vez con el objetivo no confesado de volver a lo público si ello resulta más beneficioso o si los cotos en los que habitan los talentos están ya esquilmados. Es ético y estético, pregonan frente a los que no creen que sea ni una cosa ni la otra.

Es, en definitiva, el principio de las puertas giratorias, por las que transitan entre lo público y lo privado y viceversa pero sin pasar nunca por la puerta de las oficinas del paro muchos cazadores de talentos, de comisiones o de descansados y bien remunerados cargos en encumbrados consejos de administración de grandes empresas, muchas de ellas antaño públicas y hoy privadas gracias a la visión de futuro de estos cazadores.

Si se ha sido presidente del Gobierno, ministro o consejero autonómico y un buen día llega el momento de bajar la persiana y vaciar los cajones del despacho siempre habrá una puerta abierta en un consejo de administración para derramar en él toda sabiduría atesorada. Conviene por eso hilar fino con lo que se hace mientras se dispone de secretaria, asesores y coche oficial y tener siempre muy presente que el único favor que no se puede devolver es el que no se hace.

Dijo J. Swift que “la ambición suele llevar a las personas a ejecutar los menesteres más viles. Por eso, para trepar, se adopta la misma postura que para arrastrarse." En una democracia 3.0 como la española, con su división del trabajo político bien establecida, trepar y arrastrarse son dos movimientos no sólo éticos sino estéticos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario