"No son los hechos los que estremecen a los hombres, sino las palabras sobre los hechos" (Epicteto)

Buscar en este blog

6 de febrero de 2013

Dimitir es de tontos

Un diputado inglés del Partido Liberal Demócrata acaba de renunciar al acta. Su crimen, haber mentido sobre una multa de tráfico. Él mismo lo reconoció ante la justicia. En realidad es su segunda dimisión en un año: en febrero de 2012 ya había dimitido como ministro de Energía del Gobierno de Cameron tras ser imputado por este asunto. El político en cuestión es un tonto. De haberse dedicado a la política en España hoy tendría coche oficial con chófer.

La ministra alemana de Educación acaba de dimitir tras descubrirse que había usado el copia y pega en su tesis doctoral. Ahora se ha quedado solo con el título de Bachillerato. El mismo método investigador usó antes que ella su colega de Defensa y también dimitió. Ambos han sido unos tontos: en España ya se habrían querellado hasta contra los bedeles de la universidad y seguirían en sus puestos.

La ministra sueca de Asuntos Exteriores dimitió hace unos años tras descubrirse que había presionado para cerrar una web de extrema derecha que publicó caricaturas de Mahoma. Otra tonta más: en nuestro país hoy sería embajadora en Irán.

Un ministro búlgaro de Interior dimitió en 2008 a raíz de sus reuniones con empresarios corruptos. El muy tonto no sabía que en España habría sido nombrado inmediatamente ministro de Economía o de Hacienda.

El Gobierno belga dimitió en bloque hace no mucho tras conocerse que había presionado al Tribunal de Apelación para evitar un fallo desfavorable en el caso de la división y venta de FORTIS, el primer grupo bancario y asegurador del país. En España, el tonto presidente belga y sus tontos ministros coparían ahora el consejo de administración de la entidad.

La ministra francesa de exteriores dimitió en 2011 cuando se supo que había viajada a Túnez por invitación del Gobierno de ese país en plena primavera árabe. La muy ingenua debió haber dicho que “todo es falso, salvo algunas cosas”, como se hace en España, y continuar tranquilamente en el puesto.

El ministro griego de cultura tuvo que dimitir el año pasado después de un robo en el Museo de Olimpia. En España hoy sería, como mínimo, el conservador de El Prado.

En resumidas cuentas, dimitir es de tontos pudiendo culpar a los demás de tus ineptitudes, irregularidades o delitos, achacarlo todo a una conspiración contra ti, tu partido o tu Gobierno y anunciar una lluvia de querellas y las siete plagas de Egipto contra los que se atrevan a afearte la conducta. Por eso en España hay tanto listo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario