Ir al contenido principal

El estado de la frustración

 
Mariano Rajoy afronta hoy su primer debate sobre el estado de la nación catorce meses después de llegar al Gobierno. Engañoso nombre para una nueva escenificación de la sordera contumaz de la política oficial frente al fragor que llega de una calle frustrada, indignada, perpleja y cada día más escandalizada. Se hablará mucho de economía y de corrupción, de eso no hay duda. Tal vez sólo se hable de eso. El PP ha adelantado que el presidente anunciará medidas para reactivar la primera y combatir la segunda. El PSOE, por su parte, dice que será crudo en el análisis de la realidad social, económica y política del país. Seguramente hasta volverá a pedir la dimisión de Rajoy. ¿Y qué? Pasado el debate cada mochuelo volverá a su olivo y seguiremos contando parados y desahuciados y alargando aún más si cabe nuestra infinita capacidad de asombro ante el chapapote corrupto que nos llega ya al cuello.

 
Debatir es confrontar puntos de vista y encontrar puntos de acuerdo. Sin embargo, lo que hoy y mañana va a ocurrir en el Congreso será, salvo sorpresa mayúscula, un nuevo y conocido capítulo de “y tú más” para los casos de corrupción y “no hay otra alternativa” para enfrentar la crisis y sus consecuencias. Que Rajoy se proponga poner en marcha medidas contra la corrupción no deja de ser un sarcasmo o una broma de mal gusto cuando su partido y él mismo se encuentran en el ojo del huracán del “caso Gürtel” y los sobres de Bárcenas.

Mientras no aclare de una vez la financiación de su partido, los cobros en negro, las escandalosas relaciones contractuales del PP con imputados por corrupción como Bárcenas o Sepúlveda o el coladero para corruptos de la impresentable amnistía fiscal, nada de lo que diga o anuncie tendrá credibilidad alguna.

Tampoco está el PSOE en condiciones de interpretar el papel de Pepito Grillo en este debate. También al principal partido de la oposición le afectan los casos de corrupción y nada de lo que exija merecerá demasiado crédito mientras no limpie a fondo su casa por dentro y la ventile para que entre aire fresco y renovado.

En lo económico, tampoco cabe esperar nada que no sea continuar con el dañino austericidio merkeliano disfrazado de reformas imprescindibles para crecer y crear empleo. Nada de lo que pueda anunciar hoy Rajoy pasará de meros parches para una situación que, desde su llegada al Gobierno,  no ha dejado de empeorar en términos de empleo y derechos sociales cercenados con los recortes en educación, sanidad o justicia. Los empresarios grandes, pequeños y mediopensionistas no van a dejar de hacer limpieza de plantillas al amparo de una reforma laboral que les pone en bandeja el despido sin demasiadas cortapisas y los amados bancos no van a dejar de desahuciar al tiempo que ponen la mano para que los ciudadanos paguemos de nuestro bolsillo su indigestión de ladrillo.

Desde la oposición, muchas de las medidas que ahora pide el PSOE las pudo y debió haber puesto en práctica cuando gobernaba. Por eso, tampoco cuenta con los créditos suficientes para erigirse en estos momentos en adalid de los parados y de los más desfavorecidos. Sin contar con su torpeza a la hora de detectar las evidentes señales de la crisis que se avecinaba y su salto del caballo socialdemócrata al neoliberal. Ahora quiere volver a descabalgar pero carece de suelo firme sobre el que pisar porque se lo han segado bajo sus pies los movimientos sociales que debería haber liderado de haber sido un partido abierto y participativo pero a los que ahora se ve obligado a seguir a regañadientes incluso.

No está por tanto en el debate de hoy y mañana en el Congreso la clave para que España salga del hoyo en el que está metida, sino en la sociedad ahíta de corrupción, paro y miseria que la tienen cada día más perpleja e indignada. Su respuesta cívica, organizada y democrática es la única garantía para regenerar un país que lleva ya demasiado tiempo en estado de frustración.

Comentarios

Entradas más visitadas

El rapto místico de Carlos Alonso

En un rapto místico digno de Santa Teresa, el presidente del cabildo de Tenerife acaba de proponer  que la virgen de Candelaria sea declarada presidenta honorífica de la corporación insular. Tal vez transportado por la visión divina, Carlos Alonso olvidó por completo lo que dice el artículo 16.3 de la Constitución Española: Ninguna confesión tendrá carácter estatal. Los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones”. Dudo que las “consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones” a las que alude la Constitución incluyan convertir a las patronas, por muy patronas archipielágicas que sean, según Alonso, en presidentas de una institución política como un cabildo. Claro que no soy doctor en teología e igual estoy equivocado de medio a medio. De hecho, Alonso se provee de poderosas razones teológicas para sust…

Totorotas en la nieve

Cuando caen unos cuantos copos de agua nieve nos volvemos locos y lo dejamos todo atrás: trabajo, colegio, el potaje y las actividades extraescolares. Y es que cuando nieva organizamos el peregrinaje a la cumbre de Gran Canaria en menos de lo que se deslíe un carámbano. Nos apasiona tanto chapotear en la nieve, hacer muñequitos poniéndoles un palito a modo de brazos y posándolos sobre el capó del fotingo a ver si llega a Las Palmas sin que lo derrita el calor del motor, que ni nos paramos a pensar si estamos cometiendo una totorotada. Da igual que los responsables del cabildo se desgañiten en los medios y en las redes sociales recomendando, por favor, que nos lo tomemos con calma y no colapsemos los accesos a la cumbre. Nos da exactamente igual que la Guardia Civil, que seguramente tendrá cosas mucho más importantes que hacer que vigilar nuestras totorotadas, también recomiende precaución a los fitipaldis a los que les encanta derrapar en el hielo y ponga sus coches como parapeto par…

Mariano for ever

“Sí, es cierto que el PP se financiaba con dinero negro”. Literalmente lo dijo ayer Ricardo Costa, el que fuera secretario del PP valenciano, en el juicio a la rama de la Gürtel en esa comunidad. Ha dicho también que Francisco Camps, quien fuera presidente valenciano apoyado por Rajoy hasta que la Justicia lo condenó por corrupto, pidió organizar actos “complementarios” a los mitines del presidente en la plaza de toros que se terminaron pagando con dinero negro que pusieron los empresarios. No ha sido Costa el único que en los últimos días ha puesto negro sobre blanco las andanzas del PP para financiarse. Los empresarios acusados en la Gürtel que hace una semana declararon en la Audiencia Nacional, admitieron también haber pagado dinero en b a la trama corrupta liderada por Francisco Correa. Pedro J. Ramírez, director de EL ESPAÑOL y ex de EL MUNDO, compareció el martes en la comisión del “caso Bárcenas” del Congreso y dejó caer algunas perlas cultivadas. Durante las más de tres horas…