Ir al contenido principal

La Odisea de Chávez

En un intento inútil de escapar a los espías de Método 3 giro la vista más allá de las fronteras de la corroída España y descubro con sorpresa que Chávez ha vuelto a casa. Como un Ulises moderno que retorna a la patria después de una larga y dura lucha contra el cáncer, el peor de los troyanos, el comandante ha vuelto a Venezuela. Él, al que tanto le apasionan las cámaras de televisión, ha retornado al hogar a esa hora indefinida en la que se mezclan la noche y el día y lo hemos sabido a través de Twitter, el moderno Mercurio portador de las noticias buenas, regulares y malas.

Con lo que se sabe sobre su estado de salud después de dos meses en Cuba luchando contra el cáncer y ni un solo parte médico merecedor de ese nombre, es imposible determinar si el retorno del mítico héroe bolivariano es una noticia buena, regular o mala. Todo dependerá de quién la valore y con qué objetivos y esperanzas. Para el caso no es lo mismo preguntarle a un chavista, a un opositor o un escéptico.

En cualquier caso, lo cierto es que el hermetismo con el que el gobierno venezolano sigue rodeando el estado del presidente es el perfecto caldo de cultivo para que hayan empezado a rodar toda suerte de bulos y rumores sobre la suerte del guerrero Chávez y su denonado combate contra la enfermedad. Ante la ausencia de información convincente y las toneladas de propaganda, las comidillas incluyen a una supuesta enfermera que asegura haber visto a Chávez entrar por su propio pie en el hospital.

Más allá hay quien sospecha que el presidente regresa a su patria para morir cerca de los suyos porque su estado de salud es terminal y nada más se podía hacer por él en Cuba. Complementaria de la anterior es la interpretación de quienes ven en su regreso un intento de pilotar la sucesión de su delfín Maduro ante una eventual convocatoria electoral si finalmente no puede asumir la presidencia que tiene pendiente desde el pasado diez de enero gracias a la flexibilidad con la que la Corte Suprema interpretó su ausencia en la fecha fijada constitucionalmente.


Mientras estos bulos, rumores e interpretaciones circulan por las redes sociales y los medios, el Gobierno venezolano, en lugar de desmentirlos o confirmarlos, opta por la bruma mitológica de la propaganda y por jalear a sus partidarios en una especie de huída hacia delante sin meta conocida. Un día después del regreso de puntillas de Chávez a su país y dos días después de que se hiciera pública una foto suya y de sus hijas leyendo un periódico en La Habana, el Gobierno no ha explicado aún quién tomó la decisión de la vuelta y por qué motivos; tampoco ha comunicado a los ciudadanos cuál es el verdadero estado de salud del presidente y no ha aclarado si está o no en condiciones de asumir el cargo ni cuál será el paso siguiente en el supuesto de que no lo esté.

En donde debería haber información clara y detallada sobre un asunto vital para el futuro del país, sólo hay proclamas populistas, artículos de fe y ataques a la oposición, que también representa a una parte nada desdeñable de los venezolanos. Ante la incertidumbre política en la que sigue sumido un país con serios problemas económicos y un evidente vacío de poder, el único argumento del Gobierno es aferrarse como a un clavo ardiendo a una suerte de mensaje providencial para consumo populista interno: ¡Ulises ha retornado a la patria! ¡Estamos salvados!

Comentarios

Entradas más visitadas

Con las cosas de volar no se juega

Está tardando el Gobierno de Canarias en exigir que el Ministerio de Fomento explique qué piensa hacer ante el escrito de las compañías aéreas quejándose de las condiciones en las que se aplica el descuento para volar al que tienen derecho los residentes en Canarias y Baleares. Según informa EL CONFIDENCIAL (leer) y reproduce CANARIAS 7, las principales aerolíneas del país se quejan de que la Administración les abona el descuento con hasta seis meses de retraso y proponen que pague intereses de demora o que abone directamente la rebaja a los usuarios que se benefician de ella. Como su negocio con Canarias no les debe parecer los suficientemente rentable, critican que deban hacer de intermediarias entre los beneficiarios del descuento y la administración. Dicho en otros términos: quieren que sean otros los que corran con el gasto para que a ellas les quede el beneficio limpio de polvo y paja. Con todo, lo más preocupante de su escrito es la insidiosa afirmación según la cual, en este …

Yo no fui a FITUR

En tono irónico me preguntaba ayer un amigo qué hacía que no estaba en FITUR, en donde nadie que se precie puede faltar estos días. Es cierto, no estoy en FITUR, no he estado nunca ni falta que me hace. Por lo general, a una feria turística de ese tipo suelen ir hoteleros, touroperadores, compañías aéreas y agencias de viaje a vender y comprar camas de hotel y vuelos a destinos como Canarias.  Como no soy nada de eso, nada se me ha perdido en FITUR. Esto tan elemental – al fin y al cabo las ferias siempre han sido un espacio para el negocio - se ve distorsionado por la abrumadora presencia de decenas de políticos con sus correspondientes séquitos de asesores y equipos de comunicación con todos los gastos pagados. No digo yo que no deban dejarse ver por FITUR el presidente del Gobierno y su consejero de Turismo, los presidentes de los cabildos o sus responsables turísticos y poco más. El turismo es un negocio privado al que el sector público le dedica ingentes recursos en promoción y s…

Tres muertos que nadie echará de menos

Este blog lleva más tiempo inactivo del que me hubiera gustado. Hoy, sin embargo, he sentido la necesidad casi visceral de reactivarlo. Ha sido al leer una noticia de EL DÍA (leer aquí en la que se cuenta que tres indigentes han muerto en la última semana en las calles de Santa Cruz de Tenerife. Uno, el de más edad, apareció muerto bajo un puente, el segundo en unas chabolas y el tercero a las puertas del albergue municipal. Y eso es prácticamente todo lo que se sabe de estas tres personas y de las circunstancias de su muerte. Cuenta EL DÍA que el concejal de Servicios Sociales se ha limitado a decir que los tres “han muerto en donde han vivido”. Y ni una palabra más, ni una promesa de investigación de las circunstancias de estas tres muertes para saber cómo se llamaban, de dónde venían, por qué estaban en la calle y si estaban enfermos y recibían algún tipo de atención;  ni una frase de condolencia ni un propósito de encontrar las soluciones para evitar que vuelva a pasar: solo sil…