Ir al contenido principal

Váyase, señor Rajoy

Dimita ya, señor Rajoy. Regrese a su bien remunerado puesto de registrador de la propiedad y mejore su maltrecha situación económica. Aunque, en realidad me importa un bledo que gane menos en la política. Es más, no me lo creo. Los españoles hemos aprendido en carne propia lo que vale su palabra y no espere que empecemos a creer en ella justo en estos momentos.

En cualquier caso, no me cuente su vida triste. Lo que tenía que haber hecho era demostrar ante todos los españoles que no llegó Usted a la política para enriquecerse ilícitamente y enriquecer por el mismo modo a los que le rodean. Ha tenido usted tiempo suficiente para hacerlo pero no ha querido o podido. No lo sé ni me importa. A los hechos me remito y estos, a día de hoy, son los que aparecen en los medios de comunicación. 

Sí sé que ha preferido enviar a su ventrílocua Cospedal a negarlo todo sin aclarar nada. Usted mismo, que debió ser el primero en dar la cara, se escondió ayer como un ratón asustado detrás de un video para pronunciar un soliloquio patético y victimista. Su crédito, ya al límite antes de las últimas informaciones, presenta ahora elevados números rojos. Si cree que enseñando unas cuantas declaraciones del IRPF, mostrando una increíble auditoría interna y haciendo un par de declaraciones solemnes pasará la tormenta, es que nos vuelve a tomar por imbéciles.

Este no es un episodio más de corrupción a la que por desgracia tan acostumbrados estamos en España, es la corrupción en todo su hedor y Usted aparece salpicado de manera muy directa. Perdone, no es nada personal, pero me ocurre como a otros muchos españoles: no le creo, no me inspira confianza ni Usted ni muchas otras personas de su partido en donde, sin embargo, estoy seguro de que la mayoría es gente honrada.

Usted ocultó su programa electoral y engañó a todo un país prometiendo no hacer lo que después ha hecho. Su seguidismo político y económico de lo que deciden Berlín y los mercados tiene a España sumida en su más grave crisis económica y social en décadas. Pero fíjese que hasta comprendo porque ha actuado Usted así después de recibir la confianza de la mayoría de los electores. Puede decirse que es su carácter como lo es el del escorpión picar a la rana que le ayuda a cruzar el charco: sencillamente no lo puede evitar.

Sin embargo, las últimas informaciones que han escandalizado a este país aturdido con sus recortes y que Usted no ha demostrado que sean falsas, han acabado con toda su autoridad moral para hablar de la corrupción de los demás y proponer pactos contra ella. Me atrevo a decir que su legitimidad política para seguir al frente del Gobierno de un país serio como éste, o que por lo menos quiere serlo, también ha caducado. Debe irse cuanto antes.

Pero primero vaya Usted al Congreso de los Diputados a rendir cuentas. Después, dé la cara ante los medios de comunicación y conteste a todas las preguntas de todos los periodistas que quieran preguntarle. Regrese entonces a su despacho de registrador para que podamos olvidarnos de Usted lo antes posible, sin que ello sea óbice para que asuma las responsabilidades no políticas a las que hubiere lugar.

Cuanto antes se valla antes podrá empezar a ver este país brotes verdes y no sólo en la economía, también en la transparencia en el manejo de las cuentas públicas y el respeto a la palabra comprometida con los ciudadanos. Hágale un gran servicio a España y a los españoles y dimita.

Comentarios

Entradas más visitadas

Con las cosas de volar no se juega

Está tardando el Gobierno de Canarias en exigir que el Ministerio de Fomento explique qué piensa hacer ante el escrito de las compañías aéreas quejándose de las condiciones en las que se aplica el descuento para volar al que tienen derecho los residentes en Canarias y Baleares. Según informa EL CONFIDENCIAL (leer) y reproduce CANARIAS 7, las principales aerolíneas del país se quejan de que la Administración les abona el descuento con hasta seis meses de retraso y proponen que pague intereses de demora o que abone directamente la rebaja a los usuarios que se benefician de ella. Como su negocio con Canarias no les debe parecer los suficientemente rentable, critican que deban hacer de intermediarias entre los beneficiarios del descuento y la administración. Dicho en otros términos: quieren que sean otros los que corran con el gasto para que a ellas les quede el beneficio limpio de polvo y paja. Con todo, lo más preocupante de su escrito es la insidiosa afirmación según la cual, en este …

Yo no fui a FITUR

En tono irónico me preguntaba ayer un amigo qué hacía que no estaba en FITUR, en donde nadie que se precie puede faltar estos días. Es cierto, no estoy en FITUR, no he estado nunca ni falta que me hace. Por lo general, a una feria turística de ese tipo suelen ir hoteleros, touroperadores, compañías aéreas y agencias de viaje a vender y comprar camas de hotel y vuelos a destinos como Canarias.  Como no soy nada de eso, nada se me ha perdido en FITUR. Esto tan elemental – al fin y al cabo las ferias siempre han sido un espacio para el negocio - se ve distorsionado por la abrumadora presencia de decenas de políticos con sus correspondientes séquitos de asesores y equipos de comunicación con todos los gastos pagados. No digo yo que no deban dejarse ver por FITUR el presidente del Gobierno y su consejero de Turismo, los presidentes de los cabildos o sus responsables turísticos y poco más. El turismo es un negocio privado al que el sector público le dedica ingentes recursos en promoción y s…

Tres muertos que nadie echará de menos

Este blog lleva más tiempo inactivo del que me hubiera gustado. Hoy, sin embargo, he sentido la necesidad casi visceral de reactivarlo. Ha sido al leer una noticia de EL DÍA (leer aquí en la que se cuenta que tres indigentes han muerto en la última semana en las calles de Santa Cruz de Tenerife. Uno, el de más edad, apareció muerto bajo un puente, el segundo en unas chabolas y el tercero a las puertas del albergue municipal. Y eso es prácticamente todo lo que se sabe de estas tres personas y de las circunstancias de su muerte. Cuenta EL DÍA que el concejal de Servicios Sociales se ha limitado a decir que los tres “han muerto en donde han vivido”. Y ni una palabra más, ni una promesa de investigación de las circunstancias de estas tres muertes para saber cómo se llamaban, de dónde venían, por qué estaban en la calle y si estaban enfermos y recibían algún tipo de atención;  ni una frase de condolencia ni un propósito de encontrar las soluciones para evitar que vuelva a pasar: solo sil…