Ir al contenido principal

Si yo fuera Mariano

Si yo fuera Mariano Rajoy a esta hora me habría afeitado la barba, me habría puesto unas gafas oscuras y una camisa estampada de flores y volaría rumbo a algún país lejano y desconocido, Botswana, por ejemplo, donde nadie me encontrara y reconociera. Mejor aún: si yo fuera Mariano y hubiera pasado la vergüenza de decir lo que él ha dicho esta mañana ante la representación de la soberanía popular española, junto con el discurso de rigor habría llevado en la cartera mi dimisión como presidente del Gobierno y habría expresado con claridad mi voluntad de quedar a disposición de la Justicia para lo que hubiera menester aclarar, fueran cuales fueran las consecuencias.

Pero Mariano sólo hay uno y se apellida Rajoy. Sólo él puede decir ante los diputados que se equivocó al confiar en una persona que no merece confianza y no dar el paso inexcusable que viene a continuación: dimitir irrevocablemente y convocar elecciones anticipadas o, al menos, cederle el testigo a otro miembro del Gobierno. Sólo Mariano Rajoy es capaz de decir, sin obrar en consecuencia ni darse cuenta de la contradicción flagrante de sus palabras, que ha dejado de confiar en alguien de quien al mismo tiempo dice que no se ha demostrado su culpabilidad.

Hablando de culpabilidades, Mariano no se siente culpable de nada, es un hombre recto y honrado que no acepta chantajes al Estado democrático de derecho con el que vuelve a confundirse. Dijo al principio de su intervención que no caería en el “y tú más” pero no tardó mucho en recordar que no es el suyo sino otro el partido condenado por financiación ilegal. Le echó en cara al PSOE usar la moción de censura en fraude de ley pero no se atrevió a admitir que, sin el amago de su presentación, hoy estaría veraneando apaciblemente sin haber reconocido al menos ante todos los españoles que metió la pata.

Ahora bien, persiste la duda: ¿se equivocó? ¿fue engañado? ¿se dejó engañar? Dicho de otro modo: ¿sabía lo que ocurría con la financiación de su partido y no hizo nada para poner fin a unas prácticas que tal vez han durado más de dos décadas? ¿cobró sobresueldos en negro con cargo a la caja B del PP? Si sabía lo que pasaba y no hizo nada para ponerle fin, como ir al juzgado, es cómplice. Si, además, cobraba sobresueldos en negro es culpable de fraude fiscal. Pero si a pesar de ser presidente del PP no se enteraba de nada de lo que ocurría en su propio partido - algo muy difícil de aceptar - entonces estaría completamente incapacitado para el liderazgo político por zote.

Él dice que no y que las cuentas del partido han sido auditadas sin tacha por el Tribunal de Cuentas aunque con unos cuantos años de retraso. Mariano Rajoy nos toma por tontos y ofende la inteligencia de los ciudadanos: ¿qué contabilidad en B se incluye en las cuentas oficiales que se presentan al órgano fiscalizador? Nada aclaró tampoco sobre este aspecto, enrocado toda la mañana en que se equivocó, sí, pero que está limpio de polvo y paja y por tanto ni dimitirá ni convocará elecciones.

Rajoy se siente un presidente providencial e insustituible, sin cuya presencia al frente del Gobierno este país ya se habría hundido de manera irremisible, aunque eso es precisamente lo que quería Montoro para que el PP pudiera rescatarlo. Camino va de conseguirlo, de hundirlo me refiero, con todas sus promesas incumplidas, sus mentiras contumaces y su pringue en el fango de la corrupción en el que chapotea Rajoy como un náufrago agarrado a un sillón presidencial.

Sé que Rajoy interpreta las críticas menos como un ataque contra él que como un acoso intolerable al país en el que le gusta encarnarse y a su imagen exterior, como si la corrupción que salpica a su partido no hubiese contribuido de forma decisiva a enmierdar la delicada imagen que tanto le preocupa. Él está por encima de la responsabilidad que le achacó hoy a su contrincante Pérez Rubalcaba y al que zahirió con un bombardeo de citas respondidas por el socialista con los tiernos mensajes del presidente a ese señor con el que se equivocó y de cuyo nombre de pila y apellido se acordó hoy en nada menos que en catorce ocasiones después de un largo periodo de amnesia.

Oídos sus “razones” frente a los “débiles argumentos” de la perversa oposición que sólo busca su dimisión y la ruina de España, los ciudadanos nos preguntamos qué debe ocurrir en este país para que un presidente, que reconoce haberse equivocado al confiar en un delincuente – así llama el propio PP a su delincuente –, dimita. Claro que esos ciudadanos no se llaman Mariano Rajoy, el hombre que reconoce equivocaciones de esa gravedad pero que no ve la necesidad de asumir ninguna responsabilidad política. Dijo Antonio Gala: “los políticos honrados se quitan de en medio cuando cae sobre ellos la sospecha”. Fin de la cita.

Comentarios

Entradas más visitadas

El rapto místico de Carlos Alonso

En un rapto místico digno de Santa Teresa, el presidente del cabildo de Tenerife acaba de proponer  que la virgen de Candelaria sea declarada presidenta honorífica de la corporación insular. Tal vez transportado por la visión divina, Carlos Alonso olvidó por completo lo que dice el artículo 16.3 de la Constitución Española: Ninguna confesión tendrá carácter estatal. Los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones”. Dudo que las “consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones” a las que alude la Constitución incluyan convertir a las patronas, por muy patronas archipielágicas que sean, según Alonso, en presidentas de una institución política como un cabildo. Claro que no soy doctor en teología e igual estoy equivocado de medio a medio. De hecho, Alonso se provee de poderosas razones teológicas para sust…

Totorotas en la nieve

Cuando caen unos cuantos copos de agua nieve nos volvemos locos y lo dejamos todo atrás: trabajo, colegio, el potaje y las actividades extraescolares. Y es que cuando nieva organizamos el peregrinaje a la cumbre de Gran Canaria en menos de lo que se deslíe un carámbano. Nos apasiona tanto chapotear en la nieve, hacer muñequitos poniéndoles un palito a modo de brazos y posándolos sobre el capó del fotingo a ver si llega a Las Palmas sin que lo derrita el calor del motor, que ni nos paramos a pensar si estamos cometiendo una totorotada. Da igual que los responsables del cabildo se desgañiten en los medios y en las redes sociales recomendando, por favor, que nos lo tomemos con calma y no colapsemos los accesos a la cumbre. Nos da exactamente igual que la Guardia Civil, que seguramente tendrá cosas mucho más importantes que hacer que vigilar nuestras totorotadas, también recomiende precaución a los fitipaldis a los que les encanta derrapar en el hielo y ponga sus coches como parapeto par…

Mariano for ever

“Sí, es cierto que el PP se financiaba con dinero negro”. Literalmente lo dijo ayer Ricardo Costa, el que fuera secretario del PP valenciano, en el juicio a la rama de la Gürtel en esa comunidad. Ha dicho también que Francisco Camps, quien fuera presidente valenciano apoyado por Rajoy hasta que la Justicia lo condenó por corrupto, pidió organizar actos “complementarios” a los mitines del presidente en la plaza de toros que se terminaron pagando con dinero negro que pusieron los empresarios. No ha sido Costa el único que en los últimos días ha puesto negro sobre blanco las andanzas del PP para financiarse. Los empresarios acusados en la Gürtel que hace una semana declararon en la Audiencia Nacional, admitieron también haber pagado dinero en b a la trama corrupta liderada por Francisco Correa. Pedro J. Ramírez, director de EL ESPAÑOL y ex de EL MUNDO, compareció el martes en la comisión del “caso Bárcenas” del Congreso y dejó caer algunas perlas cultivadas. Durante las más de tres horas…