"No son los hechos los que estremecen a los hombres, sino las palabras sobre los hechos" (Epicteto)

Buscar en este blog

2 de octubre de 2013

Esquizofrenia presupuestaria

En Baleares tocan a rebato contra los presupuestos de la recuperación del ministro Montoro. Nadie se queda atrás, ni los sindicatos ni los empresarios ni los partidos políticos. Empezando por el partido gobernante, el PP, algunos de cuyos dirigentes no se han ahorrado gruesas palabras para calificar el trato que recibe aquel archipiélago en las cuentas públicas estatales. “Una burla, un desprecio y un nuevo escarnio para los ciudadanos” fueron los términos que empleó Antoni Camps para describir que en los presupuestos estatales su comunidad reciba una inversión de 66 euros por habitante.

Y dijo más el señor Camps: “Parece que Baleares no forma parte de España y a una comunidad que cree en el proyecto común de España se la ningunea”. No quedó aquí la cosa y, ya lanzado, Camps remató la faena: “Aunque queremos seguir siendo solidarios, no nos pueden tomar por el pito del sereno y tratarnos como a tontos. Somos los que más esfuerzos fiscales hacemos, los más solidarios y los más maltratados”. Antoni Camps no es el Paulino Rivero de Baleares, sino un destacado diputado del PP en el parlamento autonómico, el mismo partido que gobierna en España, por si se les había olvidado.

No ha sido el único que se ha lanzado en tromba contra las cuentas de Montoro. Miquel Ramis, portavoz popular en el parlamento regional, ha dicho textualmente que "el Gobierno central es consciente de que Baleares lidera la recuperación económica nacional y aun así aportará a nuestra Comunidad una cantidad muy reducida, lo que es intolerable, inaudito y criticable absolutamente". Y sentenció: “las islas siempre han sido solidarias y queremos seguir siendo, pero ya está bien de que nos desprestigien de esta manera. Baleares es solidaria, pero no es tonta". Parecería el José Miguel Barragán de las Baleares pero no, es el portavoz del PP en su parlamento autonómico.

Y como no hay dos sin tres, aquí está lo que ha dicho el mismísimo consejero de Hacienda balear, José Vicente Marí, también del PP. En su opinión “"hay determinados ministerios que no se han enterado aún de que Baleares es España". Así están las cosas en Baleares, con todas las fuerzas políticas dispuestas a presionar en la misma dirección para mejorar el trato que reciben las islas en los próximos Presupuestos del Estado.

Traslademos ahora el foco a Canarias y a la posición del PP respecto al trato de estas islas en esas cuentas públicas, criticadas por el resto de las fuerzas políticas, por el Gobierno de la comunidad autónoma, por los sindicatos y hasta por las patronales. El secretario del PP en Canarias, Asier Antona, ha dicho que “este es un presupuesto que tiene en cuenta a Canarias y, en la tramitación parlamentaria, estoy convencido de que los diputados y senadores del PP de las islas intentarán mejorar las partidas que vienen para el archipiélago". En defensa de las cuentas de Montoro ha salido también la Delegada del Gobierno en Canarias, María del Carmen Hernández Bento, para la que "no se puede hablar de maltrato cuando Canarias es la octava comunidad autónoma con mayor inversión. Hay nueve comunidades que reciben menos inversión que Canarias".

Pero los números no mienten y a la vista están los recortes en el Fondo de Compensación Interterritorial, en las políticas de empleo o el convenio de carreteras. Por seguir con las citas, ya dijo Grocio hace más de 400 años “que ni siquiera Dios puede hacer que dos por dos no sean cuatro”, de manera que las contorsiones dialécticas del PP canario para justificar lo injustificable no pueden hacer que unas cuentas nefastas para esta comunidad autónoma dejen de serlo.

Hasta ahora uno tenía la firme convicción de que el PP era un partido unido, cohesionado, grande y libre pero esa percepción empieza a cojear a la vista de estos ejemplos y otros que podríamos traer aquí. Por tanto, la cuestión es saber la razón por la que los populares de Baleares se echan sin miedo a la yugular de Montoro y los de Canarias justifican sus tijeretazos y desvían la atención hacia el Gobierno autonómico o la crisis, que no digo yo que no tengan su alícuota parte de responsabilidad. Sin embargo, es la misma pregunta que sigue sin respuesta al hecho de que el PP de Baleares se haya plantado frente a las prospecciones petrolíferas en sus aguas y el de Canarias las considere poco menos que el maná tanto tiempo esperado. ¿Tendrá algo que ver la presencia de un ministro canario en Madrid y en eso salen ganando en Baleares?  

No hay comentarios:

Publicar un comentario