Ir al contenido principal

¡Reflexione, Sr. Bauzá!

Sr. José Ramón Bauzá, presidente del Gobierno de las Islas Baleares por el tercio popular: tiene usted que reflexionar sobre los beneficios sin cuento que el petróleo supondrá para esa comunidad autónoma hermana en la insularidad de Canarias. No es usted sensato al afirmar que el “petróleo de Baleares es su turismo”. Mire a Canarias: aquí también nos visitaron el año pasado casi 12 millones de turistas y estamos encantados de que nuestro paisano el ministro Soria esté haciendo lo imposible para que Repsol nos plante unas cuantas plataformas petrolíferas a escasos kilómetros de las playas en las que se tuestan nuestros visitantes.

¿No es una preciosidad?
Estamos tan ansiosos que no vemos llegar el día en el que empiece a salir oro negro del mar. Menos mal que el ministro Soria nos informará con puntualidad de cuándo ocurrirá el feliz acontecimiento y podremos preparar con tiempo los timples para festejarlo con unas isas y unas papas arrugadas. Le comunico que ya es un clamor por estas latitudes ultramarinas la petición para declarar ese venturoso día como el más grande en la Historia de este Archipiélago hasta ahora dejado de la mano de Madrid, algo que gracias a nuestro paisano el ministro acabará muy pronto.

Vamos a ser la envidia del mundo. Se lo digo sin ánimo de molestar, sólo para invitarle a la reflexión y a la sensatez: no desoiga la voz de la razón y el sentido común y no desprecie una industria tan limpia e inocua como la petrolífera sólo por el miedo a que un día pueda aparecer algo de piche en una playa. Con esos temores injustificados se está usted jugando el futuro de su tierra y el de sus paisanos. No siga los pasos de su colega autonómico el Sr. Rivero y no insista con el “no” a las prospecciones. Ni ande aventando la protesta en los consejos insulares de su tierra como ha hecho Rivero con los cabildos de Lanzarote y Fuerteventura. Sepa que eso no conduce a nada, sea razonable.

Por cierto, en Canarias no hay ningún debate sobre si las prospecciones son en aguas españolas o marroquíes, como ha dicho Usted, seguramente mal asesorado. Aquí son sobre todo las proyectadas en aguas próximas a las Islas Canarias las que nos tienen saltando de emoción y esperanza en un futuro dichoso; de las de Marruecos sólo cabe esperar y desear que beneficien a los marroquíes tanto como nos beneficiarán a nosotros las nuestras.

Recapacite y si por un casual aparecen por ahí unos altos ejecutivos de alguna petrolera cargados de ensaimadas y sobrasadas a decirle a los naturales que el mundo “mira atónito” su rechazo a los sondeos y a ofrecer alguna base logística, déles la bienvenida con los brazos abiertos y llévelos de marcha a Ibiza. Se merecen eso y mucho más porque ellos sí piensan en el beneficio que para su tierra tendrían unos estilizados pozos de petróleo y gas a 40 kilómetros de sus costas.

Aprenda Sr. Bauzá de sus correligionarios en el tercio popular canario, serios y enconados defensores de la energía del futuro, el petróleo, y no de esas chorradas de las energías limpias y alternativas que nos encarecen sin parar el recibo de la luz. Pregúnteles a sus compañeros del PP canario por las decenas de miles de puestos de trabajo que se van a crear en Canarias y el dineral que va a dejar aquí en inversiones o subcontratas esa filantrópica y providencial empresa llamada Repsol. Ni se preocupe por el impacto ambiental de los sondeos:  el ministro Soria se encargará de todo que él sabe cómo solucionar ese engorroso papeleo para cubrir las apariencias.

Creo por eso que hace mal firmando manifiestos y proclamas ecologistas llenos de argumentos demagógicos, cuando debería de estar pensando en todo lo que podría hacer con el dinero del petróleo que le llovería a Baleares y que inexplicablemente usted parece empeñado en despreciar. Y permítame que le diga por último que comete un grave error al asegurar que por encima de su militancia en el PP están los intereses de su tierra. Aprenda de sus compañeros de Canarias y reflexione, Sr. Bauzá.

Comentarios

Entradas más visitadas

Los niños con los niños y las niñas con las niñas

Imagino que el ex ministro de Educación, José Ignacio Wert, estará a esta hora en su dorado retiro parisino celebrando con champán el fallo del Tribunal Constitucional que valida que los colegios privados de filiación católica reciban dinero público aunque segreguen a sus alumnos por sexo. El fallo, que tumba en su integridad un recurso presentado por el PSOE en 2014, es un espaldarazo en toda regla a su LOMCE. La decisión no solo considera ajustado a la Carta Magna que el dinero de todos financie la educación segregadora por sexos: ademas, respalda la segregación de los alumnos por itinerarios académicos y que la asignatura de Religión sea una alternativa obligatoria. Si contento está Wert no lo está menos su sucesor. Íñigo Méndez de Vigo dice que el Constitucional garantiza con su fallo la "libertad educativa" y a la Iglesia Católica sólo le ha faltado lanzar voladores. Por algo será que un alto tribunal dominado por magistrados conservadores, un Gobierno no menos conserv…

Abstinencia y fidelidad

Aunque lo pudiera parecer, el título de este post no es el de un libro de moral católica tridentina, sino parte de los contenidos del manual de Biología y Geología que estudian en varias comunidades autónomas los chicos de 3º de la ESO. Es, por tanto, lo que con propiedad puede considerarse confundir el culo con las témporas, la velocidad con el tocino o las ciencias con las creencias, a elegir. El libro de marras está editado por una editorial católica catalana y, al parecer, se ha colado en las aulas de rondón para regar con su ciencia infusa sobre la sexualidad humana las maleables mentes juveniles a las que va dirigido. De momento, aunque los inspectores educativos lo están sometiendo a un expurgo en toda regla, no han encontrado referencia alguna al onanismo o a la marcha atrás como  métodos apropiados para prevenir enfermedades de transmisión sexual. Eso sí, muy en tercer lugar aparece el uso del preservativo, sin duda mucho menos eficaz para esa prevención que aguantarse los p…

La hora de la política

Se mire como se mire, la decisión de la justicia alemana sobre Puigdemont es un varapalo a la justicia española y, en particular, al juez Llarena del Tribunal Supremo. Los jueces alemanes acaban de poner en libertad al ex presidente catalán y han descartado que, de acuerdo con la legislación de ese país, pueda ser acusado de rebelión - alta traición en Alemania. Argumentan que falta el elemento de la violencia que sí aprecia Llarena en la orden europea de detención y entrega de Puigdemont. El ex presidente podrá ser ahora entregado a España con una limitación trascendental: sólo podrá ser juzgado por malversación, el otro delito del que le acusa la justicia española, pero que, evidentemente, no reviste la gravedad del de rebelión y, en consecuencia, conlleva una pena mucho menor incluso en su versión agravada.
Se puede dar así la notable paradoja de que la fuga de Puigdemont a Bélgica terminará teniendo premio. Sus compañeros de fatigas que se quedaron en España y afrontan en la cárce…