Ir al contenido principal

De toros y de asnos

Vaya por delante, pero muy por delante, que detesto las corridas de toros. Jamás las he soportado, nunca le he encontrado sentido ni encanto a un espectáculo sangriento en donde la lucha entre la bestia y el hombre se decide (casi) siempre en favor del segundo. Ni que decir tiene que considero el colmo de la caspa y de lo cutre calificar como fiesta nacional este vergonzoso martirio de un animal, si es que lo de nacional tiene algún sentido claro a estas alturas de la historia. 

Ni me vale que me intenten convencer de su relevancia cultural con cuentos seudoantropológicos sobre la tradición y el significado totémico del morlaco. Tradicionales fueron también las hogueras de la Inquisición, el derecho de pernada y el tráfico de esclavos y no por eso teníamos la obligación de conservar tales prácticas. Lo del valor cultural de las corridas de toros me suena a mera excusa para darles una cierta pátina respetable y académica a lo que, desde mi punto de vista, es un manifiesto maltrato de un ser vivo con resultado de muerte y acompañamiento de banda de música. 

Todo lo anterior no es impedimento para que me parezca asquerosa, repugnante y digna de persecución judicial la campaña que un buen número de descerebrados ha puesto en marcha en las redes sociales no contra los toros, sino contra el torero Víctor Barrio, fallecido a raíz de una cogida, y su familia. Bien han hecho algunas formaciones autodenominadas animalistas en desmarcarse de semejantes bestias pardas. No reproduciré ninguna de las frases de juzgado de guardia que han colgado en las redes sociales, primero porque no me da la gana hacerles el juego y segundo porque son fáciles de encontrar si alguien tiene interés en comprobar el nivel intelectual de estos asnos. 

Sólo diré que las más moderadas no esconden su alegría por la muerte de Víctor Barrio y desean a otros toreros que corran la misma suerte.  Si estos primates razonaran sólo un poquito podrían haber llegado sin mucho esfuerzo a la conclusión de que la vida de un ser humano y de un animal no son equiparables desde ningún punto de vista y por tanto es un disparate ponerlas al mismo nivel. Disparate que en buena parte proviene del extraño convencimiento de muchos de que los animales tienen derechos, otro sinsentido que añadir a los que rodean el mundo de los toros en particular y el del maltrato animal en general. 

Los derechos son algo que se ejercen por uno mismo y no veo cómo puede hacer tal cosa un toro o cualquier otro animal. Cosa bien distinta es que los seres humanos tengamos deberes para con los animales, por ejemplo, el de alimentarlos, cuidarlos, no abandonarlos y no causarles dolor ni daño de manera gratuita como ocurre con las corridas de toros, las peleas de gallos o las de perros. 

La policía y la fiscalía investigan ya lo que sin duda es una evidente incitación al odio y confío en que tanto los cobardes anónimos que se ocultan detrás de nombres ficticios para sembrar su mala baba como aquellos que van a pecho descubierto terminen con sus huesos en una cárcel o pagando sanciones ejemplarizantes. No cabe aquí apelar a la libertad de expresión cuando la misma se ha empleado para fomentar el odio, la amenaza y el desprecio por quienes no piensan o actúan como nosotros. Hay una y mil formas de oponerse democráticamente a las corridas de toros y ninguna de ellas es el insulto y la vejación. Quienes así han actuado se retratan a sí mismos como estúpidos monos de feria y hacen un flaquísimo favor al movimiento antitaurino, al que se culpará en su conjunto de las sandeces que estos babuinos han escrito en las redes. Es a ellos a quienes tiene que empitonar bien el toro, pero el de la Justicia. 

Comentarios

Entradas más visitadas

El rapto místico de Carlos Alonso

En un rapto místico digno de Santa Teresa, el presidente del cabildo de Tenerife acaba de proponer  que la virgen de Candelaria sea declarada presidenta honorífica de la corporación insular. Tal vez transportado por la visión divina, Carlos Alonso olvidó por completo lo que dice el artículo 16.3 de la Constitución Española: Ninguna confesión tendrá carácter estatal. Los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones”. Dudo que las “consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones” a las que alude la Constitución incluyan convertir a las patronas, por muy patronas archipielágicas que sean, según Alonso, en presidentas de una institución política como un cabildo. Claro que no soy doctor en teología e igual estoy equivocado de medio a medio. De hecho, Alonso se provee de poderosas razones teológicas para sust…

Totorotas en la nieve

Cuando caen unos cuantos copos de agua nieve nos volvemos locos y lo dejamos todo atrás: trabajo, colegio, el potaje y las actividades extraescolares. Y es que cuando nieva organizamos el peregrinaje a la cumbre de Gran Canaria en menos de lo que se deslíe un carámbano. Nos apasiona tanto chapotear en la nieve, hacer muñequitos poniéndoles un palito a modo de brazos y posándolos sobre el capó del fotingo a ver si llega a Las Palmas sin que lo derrita el calor del motor, que ni nos paramos a pensar si estamos cometiendo una totorotada. Da igual que los responsables del cabildo se desgañiten en los medios y en las redes sociales recomendando, por favor, que nos lo tomemos con calma y no colapsemos los accesos a la cumbre. Nos da exactamente igual que la Guardia Civil, que seguramente tendrá cosas mucho más importantes que hacer que vigilar nuestras totorotadas, también recomiende precaución a los fitipaldis a los que les encanta derrapar en el hielo y ponga sus coches como parapeto par…

Con los votos no se juega

Les comentaba ayer lo bueno y saludable que sería para la democracia que de vez en cuando los partidos políticos pospusieran sus tácticas y estrategias en bien del interés general. Sin embargo, lo que me acabo de encontrar hoy es que, dos partidos que hasta ahora ni a tomar café juntos iban, acaban de conchabarse para cambiar el sistema electoral español. Me refiero a Ciudadanos y a Podemos, el agua y el aceite o, si lo prefieren, la noche y el día. El milagro hay que achacárselo a la posibilidad de que cambiando las reglas del juego, naranjas y morados les hagan un descosido electoral al PP y al PSOE, particularmente en las zonas rurales o en las provincias menos pobladas. En la tarea parece que llevan desde hace meses pero ha sido hoy cuando la portavoz – perdón, la portavoza - de Podemos, Irene Montero, y el de Ciudadanos, Juan Carlos Girauta, se han reunido y han convocado a los medios para comunicarles la buena nueva. Al término ambos han posado para las cámaras y han declarado e…