Ir al contenido principal

De tronos y de posaderas

La cita veraniega de hoy se la he pedido prestada a un tipo singular para su época al que se le atribuye la paternidad del género del ensayo. Se llamó Michel de Montaigne y fue un señor francés con ascendencia judeoconversa aragonesa por parte de madre. 

Como correspondía a su posición social contaba con castillo señorial y todo, aunque eso no le impidió allá por el siglo XVI retirarse a la torre de su fortaleza para escribir una amplia serie de pequeños artículos que cuatro siglos después siguen plenamente en vigor. Titulados simplemente "Ensayos",  son una excelente compañía para el verano y para cualquier época del año y de la vida. 

Su lema fue "¿Qué sé yo?" o "¿Qué es lo que sé yo?", todo una declaración de principios frente a los ignorantes de entonces y de siempre que alardean de saber todo lo que hay que saber y más y que nunca se permiten la debilidad de la más mínima duda sobre nada de lo humano o lo divino.

Michel de Montaigne, como buen humanista admirador del mundo clásico, fue ante todo un escéptico consumado e incluso contrario a la necesidad de tener que contar con certezas para todo, la religión, la política, etc. Tal vez, si su punto de vista hubiera calado más hondo y echado raíces, el mundo se habría evitado no pocos fanatismos e intolerancias.

De sus muchos ensayos y de sus perspicaces pensamientos se podrían escribir otras tantas reflexiones y hasta nuevos ensayos completos. Hoy les voy a proponer una reflexión corta pero muy jugosa que habla de la humildad que deberían conservar siempre aquellos que se encumbran a lo más alto, sea en la política, en los negocios, el deporte o en cualquier otra actividad  de la vida y ya sea por méritos propios o ajenos. 

"Incluso en el trono más alto, uno se sienta siempre sobre sus propias posaderas" 

Son raros y por eso más dignos de elogio los casos en los que, alcanzada la meta máxima, no hay envanecimiento ni se hincha el pecho de orgullo como un globo; al contrario, en esos pocos casos se mantienen los pies en el suelo porque se es consciente de que el poder y la riqueza como vienen se pueden ir en cualquier momento y de nada se desprende uno con menos dolor que de aquello que ha amado o deseado menos. 


Comentarios

Entradas más visitadas

El rapto místico de Carlos Alonso

En un rapto místico digno de Santa Teresa, el presidente del cabildo de Tenerife acaba de proponer  que la virgen de Candelaria sea declarada presidenta honorífica de la corporación insular. Tal vez transportado por la visión divina, Carlos Alonso olvidó por completo lo que dice el artículo 16.3 de la Constitución Española: Ninguna confesión tendrá carácter estatal. Los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones”. Dudo que las “consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones” a las que alude la Constitución incluyan convertir a las patronas, por muy patronas archipielágicas que sean, según Alonso, en presidentas de una institución política como un cabildo. Claro que no soy doctor en teología e igual estoy equivocado de medio a medio. De hecho, Alonso se provee de poderosas razones teológicas para sust…

Totorotas en la nieve

Cuando caen unos cuantos copos de agua nieve nos volvemos locos y lo dejamos todo atrás: trabajo, colegio, el potaje y las actividades extraescolares. Y es que cuando nieva organizamos el peregrinaje a la cumbre de Gran Canaria en menos de lo que se deslíe un carámbano. Nos apasiona tanto chapotear en la nieve, hacer muñequitos poniéndoles un palito a modo de brazos y posándolos sobre el capó del fotingo a ver si llega a Las Palmas sin que lo derrita el calor del motor, que ni nos paramos a pensar si estamos cometiendo una totorotada. Da igual que los responsables del cabildo se desgañiten en los medios y en las redes sociales recomendando, por favor, que nos lo tomemos con calma y no colapsemos los accesos a la cumbre. Nos da exactamente igual que la Guardia Civil, que seguramente tendrá cosas mucho más importantes que hacer que vigilar nuestras totorotadas, también recomiende precaución a los fitipaldis a los que les encanta derrapar en el hielo y ponga sus coches como parapeto par…

Mariano for ever

“Sí, es cierto que el PP se financiaba con dinero negro”. Literalmente lo dijo ayer Ricardo Costa, el que fuera secretario del PP valenciano, en el juicio a la rama de la Gürtel en esa comunidad. Ha dicho también que Francisco Camps, quien fuera presidente valenciano apoyado por Rajoy hasta que la Justicia lo condenó por corrupto, pidió organizar actos “complementarios” a los mitines del presidente en la plaza de toros que se terminaron pagando con dinero negro que pusieron los empresarios. No ha sido Costa el único que en los últimos días ha puesto negro sobre blanco las andanzas del PP para financiarse. Los empresarios acusados en la Gürtel que hace una semana declararon en la Audiencia Nacional, admitieron también haber pagado dinero en b a la trama corrupta liderada por Francisco Correa. Pedro J. Ramírez, director de EL ESPAÑOL y ex de EL MUNDO, compareció el martes en la comisión del “caso Bárcenas” del Congreso y dejó caer algunas perlas cultivadas. Durante las más de tres horas…