Ir al contenido principal

El populismo saca pecho

La victoria de Trump en Estados Unidos ha supuesto un nuevo revulsivo para los populismos xenófobos y racistas que pululan por varios países europeos y que empiezan a escalar a peligrosas posiciones en las encuestas electorales. La lideresa del ultraderechista Frente Nacional francés, Marine le Pen, se marcó el tanto de ser de las primeras en felicitar al magnate estadounidense por su triunfo electoral y el británico Nigel Farage, el principal responsable de haber embaucado a la mayoría de sus compatriotas para que abandonaran la UE, ya ha corrido a felicitar en persona a su compinche ideológico.

No me extrañaría ver desfilando estos días por Estados Unidos a otros racistas y xenófobos europeos de pro como el primer ministro húngaro, Viktor Orban, el único de los dirigentes de la UE que apoyó abiertamente a Trump, o los líderes ultraderechistas alemanes, polacos, holandeses, daneses o suecos. Es evidente que son muchos los objetivos y las ideas que les unen a todos a ambos lados del Atlántico: el rechazo de la inmigración, de los musulmanes, del matrimonio homosexual o la igualdad de género entre hombres y mujeres son sólo algunos de ellos.


El auge de este tipo de movimientos no parece, sin embargo, haber despertado hasta la fecha la reacción de alerta que cabría esperar en las fuerzas políticas democráticas europeas. La izquierda democrática, los socialdemócratas y los liberales parecen mirar el avance del populismo de extrema derecha con una mezcla de indiferencia e impotencia, limitándose a expresar tímidas condenas y lanzar débiles advertencias sobre lo que podríamos estarnos jugando en estos momentos. Y lo que nos estamos jugando – la libertad en su más amplia expresión y el respeto a los derechos humanos - es mucho y muy importante como para adoptar una actitud condescendiente ante un fenómeno político que, en gran medida, es la consecuencias del fracaso de liberales y socialdemócratas a la hora de articular una respuesta satisfactoria a las consecuencias derivadas de la Gran Recesión.

Esa situación de profunda crisis económica, política y social y las medidas económicas procíclicas adoptadas indistintamente por gobiernos liberales y socialdemócratas ha generado el caldo de cultivo ideal en donde han engordado estos peligrosos movimientos populistas con sus soluciones simples y directas para problemas complejos. Su crecimiento les permite en estos momentos gobernar en países como Polonia y Hungría y rozar el poder con la punta de los dedos en otros como Holanda o Francia. 

Es hora, por tanto, de que las fuerzas políticas que creen en los valores democráticos, en la paz, en la libertad y en el respeto como elementos centrales de la convivencia global reaccionen ante esta creciente amenaza y la combatan en todos los frentes políticos con las armas de la razón. Contemporizar y confiar en que no serán capaces de hacer lo que prometen si llegan al poder gracias al apollo de amplias capas de una población descontentas con la política tradicional, está empezando a dejar de ser una opción. Máxime ahora que el triunfo del populismo más descarnado en Estados Unidos y el adelanto de cuáles pueden ser las primeras medidas a adoptar – expulsar nada menos que a tres millones de inmigrantes con antecedentes policiales - les permite contar con el más poderoso aliado con el que podían soñar para conseguir sus fines.  

Comentarios

Entradas más visitadas

El rapto místico de Carlos Alonso

En un rapto místico digno de Santa Teresa, el presidente del cabildo de Tenerife acaba de proponer  que la virgen de Candelaria sea declarada presidenta honorífica de la corporación insular. Tal vez transportado por la visión divina, Carlos Alonso olvidó por completo lo que dice el artículo 16.3 de la Constitución Española: Ninguna confesión tendrá carácter estatal. Los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones”. Dudo que las “consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones” a las que alude la Constitución incluyan convertir a las patronas, por muy patronas archipielágicas que sean, según Alonso, en presidentas de una institución política como un cabildo. Claro que no soy doctor en teología e igual estoy equivocado de medio a medio. De hecho, Alonso se provee de poderosas razones teológicas para sust…

Totorotas en la nieve

Cuando caen unos cuantos copos de agua nieve nos volvemos locos y lo dejamos todo atrás: trabajo, colegio, el potaje y las actividades extraescolares. Y es que cuando nieva organizamos el peregrinaje a la cumbre de Gran Canaria en menos de lo que se deslíe un carámbano. Nos apasiona tanto chapotear en la nieve, hacer muñequitos poniéndoles un palito a modo de brazos y posándolos sobre el capó del fotingo a ver si llega a Las Palmas sin que lo derrita el calor del motor, que ni nos paramos a pensar si estamos cometiendo una totorotada. Da igual que los responsables del cabildo se desgañiten en los medios y en las redes sociales recomendando, por favor, que nos lo tomemos con calma y no colapsemos los accesos a la cumbre. Nos da exactamente igual que la Guardia Civil, que seguramente tendrá cosas mucho más importantes que hacer que vigilar nuestras totorotadas, también recomiende precaución a los fitipaldis a los que les encanta derrapar en el hielo y ponga sus coches como parapeto par…

Mariano for ever

“Sí, es cierto que el PP se financiaba con dinero negro”. Literalmente lo dijo ayer Ricardo Costa, el que fuera secretario del PP valenciano, en el juicio a la rama de la Gürtel en esa comunidad. Ha dicho también que Francisco Camps, quien fuera presidente valenciano apoyado por Rajoy hasta que la Justicia lo condenó por corrupto, pidió organizar actos “complementarios” a los mitines del presidente en la plaza de toros que se terminaron pagando con dinero negro que pusieron los empresarios. No ha sido Costa el único que en los últimos días ha puesto negro sobre blanco las andanzas del PP para financiarse. Los empresarios acusados en la Gürtel que hace una semana declararon en la Audiencia Nacional, admitieron también haber pagado dinero en b a la trama corrupta liderada por Francisco Correa. Pedro J. Ramírez, director de EL ESPAÑOL y ex de EL MUNDO, compareció el martes en la comisión del “caso Bárcenas” del Congreso y dejó caer algunas perlas cultivadas. Durante las más de tres horas…