"No son los hechos los que estremecen a los hombres, sino las palabras sobre los hechos" (Epicteto)

Buscar en este blog

16 de noviembre de 2016

Misterios de España

Que España es diferente ya lo descubrió el franquismo hace unas cuantas décadas. Aquella definición, la única tal vez en la que el "régimen" acertó de lleno con el verdadero espíritu nacional, hizo fortuna y puede que la hubiera suscrito el mismísimo Ortega y Gasset. En España siempre hemos sido mucho de simular que somos europeos pero actuamos como españoles de pura cepa a la menor oportunidad. Sólo hay que echar un vistazo a un par de ejemplos de hoy mismo para comprobar lo diferente que son España y los españoles de eso que tanto nos gusta llamar “los países de nuestro entorno”.

Una ONG llamada Transparencia Internacional ha presentado hoy los resultados de una encuesta según la cual, dos de cada tres españoles están “muy preocupados con la corrupción” y ocho de cada diez creen que el “el Gobierno lo está haciendo mal o muy mal” en este asunto. Si extrapolamos esos porcentajes a los resultados de las últimas elecciones generales, Mariano Rajoy debería formar parte del Grupo Mixto del Congreso y compartir su tiempo en la tribuna de oradores con el portavoz de Bildu, entre otros.

Ocurre, sin embargo, que Mariano Rajoy puede hablar cuanto la plazca porque para eso es el presidente del Gobierno y dispone de todo el tiempo del mundo para hacernos creer que sus medidas contra la corrupción son la pera limonera. Es, además, el líder de un partido rodeado de corrupción por tierra, mar y aire y al que probablemente muchos de los españoles que dicen estar preocupados por ese problema le votaron el pasado 26J. ¿Es o no es España diferente a los países de nuestro entorno?  Las razones por las que muchos de quienes dicen estar preocupados por la corrupción votan a un partido anegado de corrupción es uno de los grandes misterios que ni historiadores ni sociólogos ni filósofos ni adivinos y, ni siquiera Iker Jiménez, han conseguido aún explicar. Pero no perdamos la esperanza.

También es muy propio de una forma de hacer política genuinamente castiza que, ese mismo partido que gobierna en minoría, caiga en la vulgar provocación de intentar endosarle a la oposición mayoritaria un candidato a la presidencia de la Comisión de Exteriores del Congreso como el beato ex ministro Fernández Díaz, reprobado por la mayoría de la cámara por su peligrosidad para las libertades democráticas más elementales y que de esa tarea sabe tanto como yo o como usted.

Intuyo aquí menos misterio que en lo de la corrupción: creo que lo que ha llevado al PP a hacer una propuesta de la que no podía tener duda alguna de que sería rechazada de plano, ha sido la rabieta de niño maleducado que le ha entrado después de que ayer la oposición le hiciera morder el polvo parlamentario imponiendo la paralización de la aplicación de la LOMCE. No ha ganado nada el PP con su majadería de hoy sobre Fernández Díaz, al que ahora tendrá que abrirle otra puerta giratoria.

Lo que ha hecho, en cambio, ha sido perder buena parte de la poca credibilidad que cabía poner en sus promesas de diálogo y consenso para esta nueva legislatura. Es evidente que el PP no se maneja bien en minoría y que a las primeras de cambio le pueden las malas mañas aprendidas durante la añorada mayoría absoluta. Mientras no asuma que los tiempos del rodillo popular son ya parte del pasado, vamos a tardar mucho pero mucho tiempo más en dejar de ser diferentes de nuestro querido entorno para continuar siendo un misterio para otros y para nosotros mismos.        

No hay comentarios:

Publicar un comentario