Ir al contenido principal

Trump y cierra América

Me he tomado un par de días para digerir el acontecimiento del que medio mundo estuvo pendiente el viernes, la toma de posesión de Donald Trump. Aunque el asunto se podía haber despachado sobre la marcha, preferí seguir las reacciones que suscitó y que aún sigue provocando. Una vez más me ha vuelto  a sorprender el despliegue mediático para algo que, bien mirado, no daba ni para un suelto en una esquina de no ser quien es el personaje. De nuevo, tal y como ocurrió después de las elecciones del 8 de noviembre, se han dedicado horas y horas de radio y televisión, toneladas de páginas en internet y kilómetros de papel periódico a glosar un discurso de 15 minutos en el que Trump hizo y dijo lo que esperaban que dijera e hicieran sus seguidores y sus detractores: el burro.

¿Qué es lo que cabía esperar de ese discurso de toma de posesión: que se llevara la guitarra y se arrancara con una de Bob Dylan? ¿Que citara a George Washington y recitara un poema de Walt Whitman? No nos engañemos, lo único que podía esperarse de un sujeto como este era que encadenara todos los lemas de su campaña para convertir su coronación como emperador en un nuevo mitin electoral. Aunque no he estudiado los discursos de la toma de posesión de los 44 presidentes anteriores, me atrevería a jurar que el suyo merece figurar en el primer puesto de la ramplonería, el populismo y el chovinismo americanista más nauseabundo.

Ahora bien, que su toma de posesión no diera para tanto como se ha hablado y aún se habla y escribe de ella, no significa que haya que perder de vista al individuo que ya tiene en sus manos el poder ejecutivo de la primera potencia mundial. Al contrario, es realmente a partir de ahora cuando toca vigilar de cerca todos sus pasos, sus palabras y sus acciones. Es ahora cuando se empezará a saber si se propone cumplir de verdad sus peligrosas payasadas o los contrapoderes de la democracia estadounidense son capaces de pararle los pies antes de que cometa una barrabasada.


Por lo pronto, en su primer día en el despacho oval de la Casa Blanca ya ha iniciado la escabechina de acuerdos comerciales como el Transpacífico, que afecta a un total de 11 países, y ha dado el primer paso para revisar los acuerdos con México y Canadá. Puede que no tarde mucho en ordenar el inicio de las obras del que parece ser su sueño dorado: la construcción de un muro a lo largo de la frontera sur del país para detener la inmigración que entra en Estados Unidos a través de México y encima pasarle la factura a los mexicanos.

Y así, un largo suma y sigue de disparatadas propuestas que, de un lado, parecen querer convertir al país en un fortín inexpugnable ante todo lo que llegue de fuera, sean bienes, servicios o personas, y de otro retornar a los peores tiempos del unilateralismo en la política exterior en la que Rusia, la enemiga histórica, parece haber adquirido ahora el estatus de aliado privilegiado en detrimento de Europa Occidental. Además del aumento de la inestabilidad internacional que puede provocar sus medidas y de las feas repercusiones económicas  de una vuelta a las guerras comerciales del pasado, el acceso de este individuo al poder es también motivo de proecupación porque supone un acicate para los movimientos populistas, xenófobos y racistas que pululan en varios países europeos.

Estas fuerzas, que en lugares como Francia, Alemania u Holanda escalan puestos en los sondeos electorales, engordan al calor de las consecuencias de una crisis económica, social y política ante la que liberales y socialdemócratas sólo han sabido reaccionar con ajustes fiscales y recortes del estado del bienestar. Es precisamente el auge del populismo, la xenofobia y el racismo a ambos lados del Atlántico lo que ensombrece un futuro ya de por sí lleno de incertidumbres que ahora se agravan más si cabe. Por encima de su discurso repulsivo, lo que preocupa es que la primera potencia mundial esté desde el viernes en manos de un energúmeno con poder para poner al mundo al borde del precipicio. 

Comentarios

Entradas más visitadas

El rapto místico de Carlos Alonso

En un rapto místico digno de Santa Teresa, el presidente del cabildo de Tenerife acaba de proponer  que la virgen de Candelaria sea declarada presidenta honorífica de la corporación insular. Tal vez transportado por la visión divina, Carlos Alonso olvidó por completo lo que dice el artículo 16.3 de la Constitución Española: Ninguna confesión tendrá carácter estatal. Los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones”. Dudo que las “consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones” a las que alude la Constitución incluyan convertir a las patronas, por muy patronas archipielágicas que sean, según Alonso, en presidentas de una institución política como un cabildo. Claro que no soy doctor en teología e igual estoy equivocado de medio a medio. De hecho, Alonso se provee de poderosas razones teológicas para sust…

Totorotas en la nieve

Cuando caen unos cuantos copos de agua nieve nos volvemos locos y lo dejamos todo atrás: trabajo, colegio, el potaje y las actividades extraescolares. Y es que cuando nieva organizamos el peregrinaje a la cumbre de Gran Canaria en menos de lo que se deslíe un carámbano. Nos apasiona tanto chapotear en la nieve, hacer muñequitos poniéndoles un palito a modo de brazos y posándolos sobre el capó del fotingo a ver si llega a Las Palmas sin que lo derrita el calor del motor, que ni nos paramos a pensar si estamos cometiendo una totorotada. Da igual que los responsables del cabildo se desgañiten en los medios y en las redes sociales recomendando, por favor, que nos lo tomemos con calma y no colapsemos los accesos a la cumbre. Nos da exactamente igual que la Guardia Civil, que seguramente tendrá cosas mucho más importantes que hacer que vigilar nuestras totorotadas, también recomiende precaución a los fitipaldis a los que les encanta derrapar en el hielo y ponga sus coches como parapeto par…

Mariano for ever

“Sí, es cierto que el PP se financiaba con dinero negro”. Literalmente lo dijo ayer Ricardo Costa, el que fuera secretario del PP valenciano, en el juicio a la rama de la Gürtel en esa comunidad. Ha dicho también que Francisco Camps, quien fuera presidente valenciano apoyado por Rajoy hasta que la Justicia lo condenó por corrupto, pidió organizar actos “complementarios” a los mitines del presidente en la plaza de toros que se terminaron pagando con dinero negro que pusieron los empresarios. No ha sido Costa el único que en los últimos días ha puesto negro sobre blanco las andanzas del PP para financiarse. Los empresarios acusados en la Gürtel que hace una semana declararon en la Audiencia Nacional, admitieron también haber pagado dinero en b a la trama corrupta liderada por Francisco Correa. Pedro J. Ramírez, director de EL ESPAÑOL y ex de EL MUNDO, compareció el martes en la comisión del “caso Bárcenas” del Congreso y dejó caer algunas perlas cultivadas. Durante las más de tres horas…