"No son los hechos los que estremecen a los hombres, sino las palabras sobre los hechos" (Epicteto)

Buscar en este blog

9 de febrero de 2017

Bienvenidos a la casta

Ni toda la mano izquierda del mundo será capaz ya de conseguir que Íñigo Errejón y Pablo Iglesias se vayan de cañas cuando acabe Vistalegre II. Lo más probable es que los ganadores lo celebren entre ellos y los perdedores se vayan a casa a esperar las consecuencias que les acarreará su derrota. Errejón e Iglesias se han atizado con tanto entusiasmo a través de los medios y de las redes sociales y el cacofónico coro de seguidores y detractores que los ha rodeado ha montado tal guirigay, que sería un milagro que de Vistalegre II no salgan dos Podemos. Sus modelos de partido son radicalmente incompatibles y cuando se llega a esos extremos y ninguno de los dos cede, la consecuencia lógica es que la organización se parta en dos.

Iglesias apuesta por un partido en el que la élite dirigente de la que él sería la máxima expresión impone la estrategia política y designa a candidatos y cargos orgánicos. De esa élite para abajo y por mucho que el proceso de participación se revista de círculos y asambles, la cadena de mando apenas podrá hacer otra cosa que obedecer sin rechistar so pena de ser excomulgado. Quien necesite un ejemplo muy ilustrativo de ese modelo sólo tiene que acudir a la suerte que ha corrido el hasta ayer vicepresidente segundo del Cabildo de Gran Canaria, Juan Manuel Brito, aunque hay muchos más.

Frente a este modelo vertical y jerárquico de Iglesias, Errejon propone un partido más respetuoso con los orígenes de Podemos y, por tanto, mucho más horizontal que vertical, menos de ordeno y mando y más próximo a las decisiones de las bases. Pero más allá incluso de esos dos modelos tan dispares, el líder máximo y su número dos tampoco comparten los mismos puntos de vista sobre cuál debe ser la estrategia política de Podemos: en Iglesias es patente su deseo de conquistar el cielo por la vía de la radicalidad y el maximalismo mientras Errejón no rechaza por sistema la posibilidad de acuerdos útiles con el PSOE.


En buena medida, el origen de su distanciamiento actual está en el gratuito y humillante ataque de Iglesias al PSOE en la fallida investidura de Pedro Sánchez y en la obsesión del secretario general por hacer morder el polvo electoral a los socialistas. Como consecuencia de aquella posición irresponsable y dañina para los propios intereses políticos de la organización podemita, el PSOE empieza ahora abandonar la respiración asistida y Mariano Rajoy, que sigue en La Moncloa, se paseará triunfante este fin de semana por el congreso del PP mientras Podemos se desangra en Vistalegre.

Es muy notable que un partido que se presentó ante los ciudadanos como el paladín de la nueva política y que no hace ni dos años que llegó al poder en comunidades y ayuntamientos, esté a punto de sufrir una fractura interna como la que a todas luces se cierne sobre Podemos. Esa deriva autodestructiva tiene que ver con el mesianismo de un líder que se cree tocado por la mano de la Providencia y con la papilla ideológica trufada de populismo e izquierdismo infantil de la que ese mismo líder se ha ido alimentando durante todo este tiempo.

En Podemos no ha habido ni hay un mínimo de solidez ideológica ni análisis serio de de la realidad ni democracia interna ni altura de miras. Ha habido y hay dosis estomagantes de diletantismo y postureo políticos y, así, no es posible mantener un mínimo de unidad y cohesión en una organización de aluvión y sensibilidades políticas múltiples como Podemos. Como en las viejas películas del oeste, después de Vistalegre sólo podrá quedar uno aunque tampoco importa ya demasiado si es Errejón o Iglesias. Lo que importa es la desilusión de militantes y simpatizantes y, sobre todo, los 5 millones de españoles que confiaron en una fuerza política que no ha tardado en caer en los mismos vicios que venía a erradicar. Bienvenidos a la casta.    

No hay comentarios:

Publicar un comentario