"No son los hechos los que estremecen a los hombres, sino las palabras sobre los hechos" (Epicteto)

Buscar en este blog

7 de junio de 2017

Un botín por un euro

Una señora llamada Ana y apellidada Botín ha hecho hoy honor a su apellido y se ha quedado con un banco por un euro. La señora Botín ya tiene otro banco que le había dejado en herencia su padre, también banquero, un gremio en el que siempre es mejor  tener dos que uno, aunque el segundo esté pachucho y esmirriado. Si su padre no hubiera muerto, esta noche se iría a cenar con ella en Maxim’s de París y se rascaría el bolsillo para comprarle otro banco que se pusiera a tiro como el que se le puso a ella esta mañana al clarear el día. Qué menos para agradecerle que siga haciendo honor al apellido y ampliando el imperio bancario familiar.

Ahora bien, que un banco de los de guardar dinero o invertir en él cueste un euro mientras se racanean los presupuestos públicos para la sanidad y la educación, es un ejemplo elocuente del sistema de valores y de prioridades de nuestra sociedad. Eso sí, lo que nadie podrá negar es que España merece ser considerada por derecho propio el país de las oportunidades, sobre todo para los que se las pueden permitir. Me dirán algunos que aquí no hay otra cosa que la sabia e invisible mano del mercado que ha dejado hacer y pasar. 
“Que un banco cueste un euro mientras se racanean los presupuestos en sanidad y educación habla con elocuencia de nuestro sistema de prioridades” 
Y tanto que ha pasado: mientras el banco se desangraba en la bolsa y se escuchaban rumores de todos los colores sobre su delicada salud financiera, la Comisión del Mercado de Valores y el Gobierno miraban al tendido; cuando buena parte de los clientes y accionistas  ponían pies en polvorosa, la Comisión de marras se negaba a suspender la cotización y el Gobierno nos contaba la milonga de que el banco en cuestión era sólido y solvente. Hasta que anoche dejó de serlo y, de valer 19.000 millones de euros hace unos años, pasó a valer lo que un café en un bar de segunda.
  

¿Buscaban con su pasividad que el banco se pusiera al alcance de un cazador o cazadora de gangas? Si no era eso lo que pretendían lo han disimulado muy bien. Y lo mismo han hecho los propios dirigentes del banco, un coladero de filtraciones interesadas que desataron la tormenta perfecta y colocaron el valor de las acciones a perra chica. Es la misma cúpula a la que ahora la señora Botín le agradecerá los servicios prestados con 80 millones de euros en pensiones e indemnizaciones. Entre ellos figura Ángel Ron, el presidente hasta febrero, que se fue de la entidad sin indemnización pero con una sabrosa pensión de 23 millones. Aunque suene trillado, la historia se repite: Ron metió al banco en el negocio del ladrillo cuando otros se iban y luego fue incapaz de digerir tanto piso y tanta promoción fallida.

 “La cúpula saliente se llevará 80 millones y los 300.000 accionistas lo perderán todo”

La indigestión lastró los balances hasta el punto que el valor de los activos tóxicos se ha calculado en 35.000 millones de euros. Las sucesivas ampliaciones de capital no consiguieron mejorar la situación y Ron se fue con la pensión en el bolsillo y le pasó el marrón a Emilio Saracho. Éste, que también cobrará un pico tras entregar el banco por un euro, apenas ha podido hacer nada para enderezar el rumbo de una entidad alrededor de la que ya merodeaban los lobos desde hacía meses. Los que no verán ni un euro serán los 305.000  accionistas más lentos de reflejos, los que no las vieron venir a tiempo y confiaron hasta el final en su banco. Ahora tendrán que recurrir a la vía judicial aunque las esperanzas son cuando menos remotas.   

Tampoco deben estar viviendo su día más feliz los trabajadores de un banco que a finales del año pasado puso en la calle a casi 2.600 empleados. La incertidumbre sobre su futuro laboral es absoluta a la espera de lo que decida hacer la señora Botín. Aunque no creo que nada de eso le quite el sueño: después de desembolsar el euro, anunció una ampliación de capital de 7.000 millones para hacer la digestión de la compra y cumplir los estándares de solvencia. En esa cantidad seguramente están incluidas las merecidas indemnizaciones y pensiones de la cúpula saliente, el coste de las posibles demandas de los inversores que se han quedado con lo puesto y quién sabe si un nuevo ajuste de plantilla. Puede que la señora Botín no cene esta noche en Maxim`s de París pero eso no le impedirá tener sueños dorados al módico precio de un euro.   

No hay comentarios:

Publicar un comentario