Ir al contenido principal

Tres muertos que nadie echará de menos

Este blog lleva más tiempo inactivo del que me hubiera gustado. Hoy, sin embargo, he sentido la necesidad casi visceral de reactivarlo. Ha sido al leer una noticia de EL DÍA (leer aquí en la que se cuenta que tres indigentes han muerto en la última semana en las calles de Santa Cruz de Tenerife. Uno, el de más edad, apareció muerto bajo un puente, el segundo en unas chabolas y el tercero a las puertas del albergue municipal. Y eso es prácticamente todo lo que se sabe de estas tres personas y de las circunstancias de su muerte. Cuenta EL DÍA que el concejal de Servicios Sociales se ha limitado a decir que los tres “han muerto en donde han vivido”. Y ni una palabra más, ni una promesa de investigación de las circunstancias de estas tres muertes para saber cómo se llamaban, de dónde venían, por qué estaban en la calle y si estaban enfermos y recibían algún tipo de atención;  ni una frase de condolencia ni un propósito de encontrar las soluciones para evitar que vuelva a pasar: solo silencio y, aparentemente, indiferencia.  Al fin y al cabo, para qué molestarse si nadie los va a echar de menos salvo, tal vez, sus compañeros de desgracia.

"Esto ha ocurrido en unas islas en las que conviven 13 millones anuales de turistas con casi un millón de ciudadanos en situación de pobreza o riesgo de exclusión"

Esto ha ocurrido – y no es la primera vez que pasa y no solo en Santa Cruz de Tenerife – en unas islas en las que conviven 13 millones de turistas anuales – y subiendo – y casi un millón de personas en situación de pobreza o al borde de estarlo. Son las islas en las que presumimos de ¡qué suerte de vivir aquí!, de la recuperación económica y del cumplimiento del déficit, mientras nos enredamos en debates parlamentarios bizantinos sobre cómo afrontar la exclusión social o atender a los dependientes o resolver las listas de espera en la sanidad. Competimos y hasta nos peleamos por la iluminación navideña y los carnavales, pero se nos mueren literalmente los indigentes en las calles y nos encogemos hombros: “murieron en donde han vivido”.  Los tres que han fallecido en la capital tinerfeña nacieron en alguna parte, tuvieron familia, sufrieron fracasos y alegrías, fueron felices y abrigaron sueños. Pero, hicieran lo que hicieran, respetaran poco, mucho o nada las reglas y las convenciones sociales,  ninguno  tenía  porqué morir así: en medio de la indiferencia y el oropel del consumismo navideño, eso sí, apartados de las luces deslumbrantes  que nos impiden ver y sentir la realidad que nos rodea y hasta nos incomoda porque no es buena para los negocios. La coartada habitual de que son personas que rechazan acudir a los albergues y, por tanto, hay que respetar su libertad, no me vale. No me cabe duda alguna de que esa no es la actitud general de quienes viven al raso y que no rechazarían lo básico: cama y comida. Las administraciones públicas tienen la obligación moral y social de no abandonar a estas personas a su suerte y de hacer todos los esfuerzos necesarios para que se reinserten en la sociedad, al menos a intentarlo sin descanso. Recursos hay y lo único que se necesita es emplearlos con cabeza y objetivos claros, el primero de ellos que los más desfavorecidos no mueran en la calle y eso sólo merezca un gesto de resignación de quienes tendrían que haber hecho lo imposible por evitarlo. Un gesto que, por extensión, nos retrata como sociedad. 

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas más visitadas

El rapto místico de Carlos Alonso

En un rapto místico digno de Santa Teresa, el presidente del cabildo de Tenerife acaba de proponer  que la virgen de Candelaria sea declarada presidenta honorífica de la corporación insular. Tal vez transportado por la visión divina, Carlos Alonso olvidó por completo lo que dice el artículo 16.3 de la Constitución Española: Ninguna confesión tendrá carácter estatal. Los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones”. Dudo que las “consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones” a las que alude la Constitución incluyan convertir a las patronas, por muy patronas archipielágicas que sean, según Alonso, en presidentas de una institución política como un cabildo. Claro que no soy doctor en teología e igual estoy equivocado de medio a medio. De hecho, Alonso se provee de poderosas razones teológicas para sust…

Totorotas en la nieve

Cuando caen unos cuantos copos de agua nieve nos volvemos locos y lo dejamos todo atrás: trabajo, colegio, el potaje y las actividades extraescolares. Y es que cuando nieva organizamos el peregrinaje a la cumbre de Gran Canaria en menos de lo que se deslíe un carámbano. Nos apasiona tanto chapotear en la nieve, hacer muñequitos poniéndoles un palito a modo de brazos y posándolos sobre el capó del fotingo a ver si llega a Las Palmas sin que lo derrita el calor del motor, que ni nos paramos a pensar si estamos cometiendo una totorotada. Da igual que los responsables del cabildo se desgañiten en los medios y en las redes sociales recomendando, por favor, que nos lo tomemos con calma y no colapsemos los accesos a la cumbre. Nos da exactamente igual que la Guardia Civil, que seguramente tendrá cosas mucho más importantes que hacer que vigilar nuestras totorotadas, también recomiende precaución a los fitipaldis a los que les encanta derrapar en el hielo y ponga sus coches como parapeto par…

Mariano for ever

“Sí, es cierto que el PP se financiaba con dinero negro”. Literalmente lo dijo ayer Ricardo Costa, el que fuera secretario del PP valenciano, en el juicio a la rama de la Gürtel en esa comunidad. Ha dicho también que Francisco Camps, quien fuera presidente valenciano apoyado por Rajoy hasta que la Justicia lo condenó por corrupto, pidió organizar actos “complementarios” a los mitines del presidente en la plaza de toros que se terminaron pagando con dinero negro que pusieron los empresarios. No ha sido Costa el único que en los últimos días ha puesto negro sobre blanco las andanzas del PP para financiarse. Los empresarios acusados en la Gürtel que hace una semana declararon en la Audiencia Nacional, admitieron también haber pagado dinero en b a la trama corrupta liderada por Francisco Correa. Pedro J. Ramírez, director de EL ESPAÑOL y ex de EL MUNDO, compareció el martes en la comisión del “caso Bárcenas” del Congreso y dejó caer algunas perlas cultivadas. Durante las más de tres horas…