Ir al contenido principal

Entradas

PP: más nombres que ideas

Lo dije cuando las primarias hicieron a Pedro Sánchez líder del PSOE y lo repito ahora que el PP busca sustituto o sustituta para Mariano Rajoy: centrar el debate en los nombres y no en los proyectos de los candidatos es un síntoma más de la decadencia de los partidos políticos, incapaces de ofrecer a sus militantes y a los ciudadanos algo más que espectáculo mediático. Me parece incluso irrelevante que sean siete - número mágico -  los que se postulan para presidir el PP y pensaría lo mismo si fueran dos o diez. Ya sé que en el PP esto se vende como una muestra de fortaleza y democracia interna y de que hay banquillo de sobra para liderar el partido. Bien mirado, también se puede interpretar con la misma legitimidad que lo que hay en realidad es una alarmante falta de liderazgo claro y definido, después de 14 años de presidencialismo puro y duro con Rajoy al frente de la nave popular. Tengo, además, la sensación de que el desmarque de Núñez Feijoo ha cogido a la mayoría del partido c…
Entradas recientes

No son inmigrantes, son seres humanos

Europa tiene muchos retos por delante, el primero de ellos que el propio proyecto de integración sea de verdad inteligible y creíble para los ciudadanos europeos. Tiene también ante sí el desafío de lidiar con el energúmeno que sienta sus reales en la Casa Blanca y con las consecuencias del brexit; la  lucha ante el cambio climático tampoco es menor, por no hablar de la de librarse del merecido estigma de haberse ocupado más de salvar bancos que de rescatar personas durante la crisis económica. Aunque la madre de todos los retos es la inmigración por lo que comporta desde el punto de vista humano y los derechos básicos que entran en juego. Sin embargo y por desgracia, a la vista está el estrepitoso y dramático fracaso europeo hasta la fecha. Estrepitoso porque no hay una mínima señal de que se sepa lo que hay que hacer y cómo hacerlo, más bien hay desconcierto, pasividad, indiferencia y envenenado populismo a raudales; y es dramático ese fracaso porque todo lo anterior está costando m…

No echaré de menos a Màxim

Ni una semana ha durado en el cargo Màxim Huerta. Después de alguna que otra duda existencial durante la mañana, a última hora de ayer tarde llegó la dimisión. En estos casos siempre subsiste la duda de si dimitió o le obligaron a dimitir. Si nos atenemos a lo que el propio Huerta dijo por la mañana en varias radios sobre su inocencia en el affaire con Hacienda, me atrevería a jurar que su marcha no fue completamente voluntaria: Pedro Sánchez no podía comenzar su estancia en La Moncloa fulminando en público a un ministro y éste no podía dar la imagen de agarrarse a la cartera como un náufrago a un tablón. A Sánchez ya se le recordaba ayer mismo que en 2015 dijo en una entrevista que jamás aceptaría como colaborador a alguien que usara una empresa instrumental para pagar menos impuestos, justo lo que hizo Huerta. Aquellas palabras y el espíritu que animó su moción de censura contra Rajoy no le daban más opción que prescindir del ministro. 
Vaya por delante que es digna de encomio la r…

Cuando la actualidad muerde

Hoy parece uno de esos días en los que sería conveniente abstenerse de leer periódicos, escuchar la radio o ver la televisión. La tensión eléctrica se palpa en el ambiente y, ponga uno la vista donde la ponga, corre el riesgo de sufrir una mordida o un calambrazo de cruda realidad. Vamos por partes para no embarullar estas notas al vuelo más de lo humanamente inevitable. La actualidad política de las últimas horas vuelve a tener su epicentro en los juzgados. Para los que confían ciegamente en la Justicia esto es una buena cosa porque - aseguran - se demuestra que la señora de la balanza y los ojos vendados actúa con la misma imparcialidad con Iñaki que con Perico el de Los Palotes, dicho sea sin ánimo de señalar. Quienes no lo tenemos tan claro preferiríamos que política y Justicia tuvieran menos relaciones de las que exhiben, a veces sin demasiado pudor. Por ir de mayor a menor, véase la decisión de la Audiencia de Palma dando un plazo de cinco días a Iñaki Urdangarín para que ingre…

Vergüenza migratoria en la UE

A la hora a la que escribo este comentario ya navegan rumbo a Valencia los 629 inmigrantes del barco Aquarius, cuya dramática odisea ha vuelto a dejar con las vergüenzas al aire la política migratoria de la UE. Antes de que el Gobierno español en un gesto de humanitaria solidaridad que le honra se ofreciera a acogerlos, los inmigrantes han tenido que aguardar más de dos días a bordo de ese barco mientras Italia y Malta disputaban porque ninguno de los dos quería permitirles desembarcar en su territorio. En el Aquarius viajan más de 120 menores no acompañados y casi una decena de embarazadas, pero ni siquiera estas circunstancias bastaron para que Italia o Malta autorizaran el desembarco. Es más, el ultraderechista ministro italiano de Interior, Matteo Salvini, se ha permitido incluso cantar victoria tras conocer el ofrecimiento español.  No sé ni me importa mucho lo que dicen los tratados internacionales de los que Italia y Malta son seguramente países signatarios; tampoco sé cuáles …

El nacionalismo canario se desenfoca

El vuelco político que ha producido la moción de censura ha dejado a los nacionalistas canarios - a los de izquierda y a los otros - descentrados con respecto al epicentro del nuevo panorama parlamentario. Al menos por esta legislatura, sus dos votos ya no serán decisivos para aprobar los presupuestos como ha ocurrido en los dos últimos años. Pedro Quevedo ya no será más el diputado 176 y Ana Oramas tendrá que hacer nuevas amistades entre la legión de ministras y algún ministro de Sánchez. Ambos se difuminan entre los 350 diputados de una cámara en la que cualquiera puede ser el diputado 176 o el 175. Pero la situación no es la misma para los dos: la diputada de CC es la peor parada después de su milagrosa conversión abstencionista, tras varios días proclamando que con los apoyos con los que pretendía contar Sánchez no estaba dispuesta a ir ni a la esquina. Fue conocer que el PNV iba a aprovechar la coyuntura para frenar en seco los picores electorales de Ciudadanos y le faltó tiempo…

Pablo Iglesias, líder de la oposición

Pronto empieza Pablo Iglesias a amargarle el dulce del Gobierno a Pedro Sánchez. Supongo que el presidente ya tiene descontado que su principal apoyo para desalojar a Rajoy de La Moncloa no se lo va a poner precisamente fácil. Es más, sospecho incluso que Sánchez asumió hace tiempo que sus mayores jaquecas no se las van a ocasionar Ciudadanos y el PP, sino Podemos y Pablo Iglesias. Escribí hace poco que el PP no solo no parece dispuesto a darle a Sánchez los tradicionales cien días de gracia sino ni siquiera 24 horas. En esto al menos poco se diferencia de Podemos: cuando aún no se había producido el traspaso de carteras entre los ministros salientes y los entrantes, ya estaba Iglesias despotricando en televisión. Incluso el PP valoró los nombramientos con menos virulencia de la que cabía esperar, mientras que Ciudadanos subrayaba la experiencia y la capacitación de los miembros del Gobierno y quedaba a la espera de acciones concretas. 
Pablo Iglesias, en cambio, arremetió contra un …