Ir al contenido principal

Arde sobre quemado


O llueve sobre mojado, como prefieran. Lo ocurrido esta semana con los incendios en Canarias pone una vez más de manifiesto que el ser humano es el único animal capaz de tropezar, no una ni dos, sino muchas veces con el mismo fuego o con el mismo temporal; parece como si estuviéramos ante hechos nunca antes vistos y, por tanto, de imposible previsión. 

Ahora que el esfuerzo sobrehumano y admirable de centenares de personas ha permitido que el fuego declarado en La Palma este en vías de extinción y el de Tenerife se encamine a su control después de afectar al 1% de la masa arbórea de la isla, proceden algunas reflexiones sobre este asunto.

La sabiduría popular afirma que “los incendios se apagan en invierno”, lo que nos remite ni más ni menos que a la prevención, la única manera de evitar en un alto porcentaje la posibilidad de que se produzcan. Si eso ocurre – porque nunca es posible descartar por completo la negligente o criminal mano del ser humano o las meras causas naturales – una labor preventiva siempre es un tanto a favor de una intervención más rápida y eficaz. 

Prevenir implica, entre otras cosas, impedir que los montes acumulen toda suerte de maleza, el combustible ideal en un incendio. Hasta no hace mucho tiempo, las labores agrícolas tradicionales mantenían el monte en perfecto estado de revista prácticamente sin coste alguno para el erario público. Ahora que los profundos cambios socioeconómicos han relegado esas actividades al olvido y ya no están ni los pastores ni los agricultores para cuidar los montes, la única alternativa que queda es sustituir su ausencia con un mayor y más eficiente gasto público en prevención, medios y educación ambiental.

Sé que la idea es una auténtica herejía en estos tiempos en los que prima el masoquismo de los recortes, pero no creo que haya otra capaz de evitar la creciente frecuencia con la que sufrimos en Canarias devastadores incendios forestales que arrasan en pocas horas con la creación sabia y paciente de la Naturaleza. 

Prevenir significa contratar personal para que, entre otras cosas, abra cortafuegos, limpie caminos y elimine malezas de nuestros bosques; prevenir es contar con los suficientes medios materiales y humanos para atender con rapidez y eficacia complicadas situaciones como la de esta semana, con dos pavorosos incendios en dos islas distintas a punto de provocar un conato de rebeldía entre municipios e islas porque los medios actuaban antes en otro municipio o en otra isla.

También es prevenir tomarse muy en serio la educación medioambiental de la población, empezando por los más jóvenes, pero sin olvidar a nuestros entrañables domingueros de merienda campestre y reguero de latas, botellas, bolsas de plástico y toda suerte de desperdicios. Sobre ellos hay que hacer recaer – como sobre los pirómanos – todo el peso de la ley y, si ésta no se considera suficientemente dura, endurecerla más; y prevenir es también que quienes aún tienen la suerte de conservar huertas y fincas las limpien o, en su caso, sean obligados a limpiarlas bajo advertencia de sanción. 

En esta línea, las normas medioambientales deben ser tan flexibles como claras para permitir las actividades tradicionales que aún se conserven y no representen riesgos medioambientales y perseguir hasta las últimas consecuencias las que lo supongan. 

Iniciado el incendio ya sólo cabe escuchar a los técnicos hablando de temperaturas, viento y topografía – factores sobre los que poco o nada puede influir el ser humano – y, por supuesto, ver sobre el terreno a los responsables políticos de turno con un desolador paisaje de telón de fondo.

La política es – entre otras cosas – determinar cuáles son las prioridades a las que se dedican los recursos de los contribuyentes que, a su vez, poseen la última palabra sobre si la elección de esas prioridades es la adecuada y – ojo – sobre el coste social y económico que se está dispuesto a asumir para ponerlas en práctica.

¿Aprenderemos la lección o volveremos a tropezar contra el mismo incendio?

Comentarios

Entradas más visitadas

Reforma electoral con o sin CC

Coalición Canaria, con el inestimable apoyo de la Agrupación Socialista Gomera, ha dado un paso más para hacer realidad uno de sus objetivos en esta legislatura: impedir de nuevo que se reforme el sistema electoral. Su renuencia a presentar propuestas de reforma, su filibusterismo parlamentario y su aferramiento al mantra de la triple paridad como el bálsamo de Fierabrás para las islas no capitalinas, ha dado su primer fruto: no habrá reforma en Canarias. Si desde que se puso en marcha la comisión de estudio primero y la ponencia después eran más que dudosas las ganas de los nacionalistas de cambiar nada de ese sistema, los hechos han terminado corroborando aquellos recelos. Primero fue la pega de que el "colegio de restos " era poco transparente; después, y cuando los otros partidos ya desesperaban de que los nacionalistas hicieran alguna aportación, se descolgaron con una reforma de bolsillo para guardar las apariencias a sabiendas de que sería rechazada. Por último, cuan…

Mario Vargas Llosa y el liberalismo

No es mucho lo que el Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa aporta a la ciencia política con su último libro titulado "La llamada de la tribu" (Alfaguara, 2018), que acabo de leer. Se trata de un trabajo próximo al panfleto en ocasiones, en el que hace un  bosquejo superficial de la obra y  figura de unos cuantos prohombres del pensamiento liberal desde Adam Smith a Jean - François Revel, pasando por Ortega y Gasset, Hayek, Popper, Aron y Berlin. Ni en lo personal aporta el gran escritor ninguna noticia nueva sobre su opción política, ni en lo doctrinal propiamente dicho hay ningún punto de vista original o renovador del pensamiento liberal. De cada uno de los seleccionados se limita a espigar unas cuantas ideas que no por casualidad son casi siempre las mismas en todos ellos: la libertad y  el riesgo de que un Estado demasiado poderoso la sustituya por la tiranía totalitaria. 
Que proclame que el liberalismo es el único sistema político que garantiza las libertades democr…

Montoro y el milagro de las pensiones

Tengo escrito en este blog que Montoro es un mago de las finanzas públicas, aunque hay quienes prefieren llamarlo tramposo. Solo hay que leer lo que ha dicho sobre el dinero público empleado en el referéndum independentistas y lo que dice ahora, pasando de "ni un euro" a "pudo haber falseamiento". En todo caso, al ministro de Hacienda solo hay que frotarle un poquito la calva, como a la lampara maravillosa, y enseguida brota petróleo de las piedras. Eso sí, tiene que interesarle políticamente a él o al presidente del Gobierno del que forma parte. Y para que le interese hay que darle argumentos de mucho peso, como por ejemplo, apoyar unos presupuestos del Estado que le permitan a él y a su jefe permanecer en el poder dos interminables años más. Atrapados entre la  minoría parlamentaria, las protestas de los pensionistas, las cremas antiarrugas de Cifuentes y el ascenso de Ciudadanos, no están en el PP estos días para muchas fiestas y menos para la de la democracia …