Ir al contenido principal

La crisis de los topicazos


Los españoles hemos aprendido economía en dos tardes porque a la fuerza ahorcan. En un curso acelerado sobre la crisis nos hemos graduado con sobresaliente en déficit, deuda pública y privada, paro, prima de riesgo, bono basura, rescate, recortes y ajustes. Palabrejas que no paramos de oír o leer en los medios de comunicación y que hasta forman parte ya de la conversación cotidiana de la gente, salvo cuando juega la Roja, claro.

No ha sido fácil, porque al mismo tiempo que no teníamos más remedio que engullir esa papilla indigesta de cifras y porcentajes para poder entender algo de lo que ocurría, hemos sido castigados con saña con toda una sarta de tópicos, frases manidas y latiguillos a cual más falso; y todo ello sin contar la lluvia de pronósticos, muchas veces contradictorios o elaborados pro domo sua, de sesudos economistas e instituciones nacionales e internacionales, pronósticos que valen para hoy pero no para mañana.

Ahora que se publican tantos libros del más variado pelaje e interés sobre la crisis, sus orígenes remotos o cercanos, sus síntomas, sus consecuencias y sus soluciones – lo que demuestra que hay parte de verdad en el tópico de que toda crisis es una oportunidad de negocio – echo en falta uno que describa la evolución económica de los últimos cuatro años basándose sólo en sus tópicos. Un buen comienzo sería el de los brotes verdes, aquellos tiernos retoños con que nuestros políticos nos quisieron hacer creer que lo peor de la crisis ha pasado y en unos meses volveremos a la senda del crecimiento y la creación de empleo. Pero los tímidos brotes verdes se agostaron sin llegar a nacer de verdad y pronto nos despertamos a la realidad culpándonos de haber vivido por encima de nuestras posibilidades, tópico manido y odioso donde los haya porque busca – y lo consigue – diluir las verdaderas culpas de esta crisis y hacernos a todos responsables por igual de su solución.

Consecuencia directa de haber vivido por encima de nuestras posibilidades es la necesidad de apretarse el cinturón y no gastar más de lo que se ingresa porque eso no hay economía que lo resista, ni la de las familias ni la de las administraciones públicas. Sabio tópico que borra de un plumazo el pilar más elemental de cualquier política económica que no esté sometida como la actual al burdo dictado de los mercados: jugar con un margen razonable de déficit para no estrangular el funcionamiento de la economía y atender a las necesidades del país.

Así las cosas y a la voz de ¡ar! de los mercados, nuestros políticos se han imbuido de un inquebrantable espíritu de cruzada contra el maldito déficit y se han entregado en cuerpo y alma a hacer los deberes que les imponen los mercados, aunque esto último no lo dicen habitualmente para no dar la impresión de que se han convertido en meros ventrílocuos económicos. En su lugar aseguran que España no es Grecia, que España no necesita un rescate, que la banca española es la más sólida del mundo y no necesita ser rescatada y que el Gobierno está trabajando para alejar el fantasma del rescate. ¡¡¡¡¡¡Uhhhhhh!!!!

De este modo y para disimular su falta de autonomía frente a los mercados y los organismos internacionales, revisten sus mensajes para el consumo masivo de tópicos falaces como las medidas que estamos tomando van en la buena dirección o estas medidas servirán para que vuelva a fluir el crédito, para que haya crecimiento y se genere empleo.

Cuando ese florido catálogo de tópicos no causa efecto porque los ciudadanos andan tan escaldados que no se creen absolutamente nada de lo que oyen o leen a propósito de la crisis – o en el mejor de los casos y con la razón que da la experiencia se malician justo lo contrario de lo que oyen - se echa mano del voluntarista catálogo de apelaciones patrióticas con tópicos como de esta crisis salimos entre todos o no salimos – que de nuevo diluye en toda la sociedad la responsabilidad en la crisis de una parte muy concreta de la misma - o España es un país sólido, un país importante y de esta crisis vamos a salir como hemos salido de otras mucho peores.

Y el último que apague la luz.

Comentarios

Entradas más visitadas

Reforma electoral con o sin CC

Coalición Canaria, con el inestimable apoyo de la Agrupación Socialista Gomera, ha dado un paso más para hacer realidad uno de sus objetivos en esta legislatura: impedir de nuevo que se reforme el sistema electoral. Su renuencia a presentar propuestas de reforma, su filibusterismo parlamentario y su aferramiento al mantra de la triple paridad como el bálsamo de Fierabrás para las islas no capitalinas, ha dado su primer fruto: no habrá reforma en Canarias. Si desde que se puso en marcha la comisión de estudio primero y la ponencia después eran más que dudosas las ganas de los nacionalistas de cambiar nada de ese sistema, los hechos han terminado corroborando aquellos recelos. Primero fue la pega de que el "colegio de restos " era poco transparente; después, y cuando los otros partidos ya desesperaban de que los nacionalistas hicieran alguna aportación, se descolgaron con una reforma de bolsillo para guardar las apariencias a sabiendas de que sería rechazada. Por último, cuan…

Mario Vargas Llosa y el liberalismo

No es mucho lo que el Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa aporta a la ciencia política con su último libro titulado "La llamada de la tribu" (Alfaguara, 2018), que acabo de leer. Se trata de un trabajo próximo al panfleto en ocasiones, en el que hace un  bosquejo superficial de la obra y  figura de unos cuantos prohombres del pensamiento liberal desde Adam Smith a Jean - François Revel, pasando por Ortega y Gasset, Hayek, Popper, Aron y Berlin. Ni en lo personal aporta el gran escritor ninguna noticia nueva sobre su opción política, ni en lo doctrinal propiamente dicho hay ningún punto de vista original o renovador del pensamiento liberal. De cada uno de los seleccionados se limita a espigar unas cuantas ideas que no por casualidad son casi siempre las mismas en todos ellos: la libertad y  el riesgo de que un Estado demasiado poderoso la sustituya por la tiranía totalitaria. 
Que proclame que el liberalismo es el único sistema político que garantiza las libertades democr…

Montoro y el milagro de las pensiones

Tengo escrito en este blog que Montoro es un mago de las finanzas públicas, aunque hay quienes prefieren llamarlo tramposo. Solo hay que leer lo que ha dicho sobre el dinero público empleado en el referéndum independentistas y lo que dice ahora, pasando de "ni un euro" a "pudo haber falseamiento". En todo caso, al ministro de Hacienda solo hay que frotarle un poquito la calva, como a la lampara maravillosa, y enseguida brota petróleo de las piedras. Eso sí, tiene que interesarle políticamente a él o al presidente del Gobierno del que forma parte. Y para que le interese hay que darle argumentos de mucho peso, como por ejemplo, apoyar unos presupuestos del Estado que le permitan a él y a su jefe permanecer en el poder dos interminables años más. Atrapados entre la  minoría parlamentaria, las protestas de los pensionistas, las cremas antiarrugas de Cifuentes y el ascenso de Ciudadanos, no están en el PP estos días para muchas fiestas y menos para la de la democracia …