"No son los hechos los que estremecen a los hombres, sino las palabras sobre los hechos" (Epicteto)

Buscar en este blog

25 de enero de 2017

Lo suyo es puro teatro

Les garantizo que seguir el día a día de la actividad política en Canarias no es nada saludable. Con el tiempo se termina padeciendo narcolepsia, ataques irrefrenables de bostezos y arrepentimiento de no haberle hecho caso a nuestras madres cuando, en su inmensa sabiduría,  nos insistían para que de mayores fuéramos personas de provecho. Poco provecho se puede obtener de una clase política generalmente proclive al postureo y a decir una cosa y la contraria sin ponerse colorada. Cuando, como en estos días, la situación se complica porque no hay mayoría parlamentaria que sustente al gobierno de turno, las posiciones de unos y de otros se llenan de dobleces y ambigüedades en un juego más bien ridículo que aburre a las piedras.

El que más y el que menos juega a Maquiavelo, anuncia lo contrario de lo que en realidad le gustaría hacer y dice hoy lo opuesto a lo que pregonó ayer. Desde antes incluso de la ruptura del acuerdo de gobierno entre CC y el PSOE estamos asistiendo en Canarias a un teatrillo político de medio pelo que por dignidad y respeto a los ciudadanos debería concluir de una santa vez en algún tipo de desenlace, el que sea, pero concluir. Si el PP quiere entrar en el Gobierno – no me cabe duda alguna de que eso es lo que quiere - que deje de marear ya la perdiz presentándose como la damisela delicada que a todos aparenta ofrecer su mano.

Sabemos hace tiempo que esa mano ya está comprometida y que ahora sólo falta saber si quien está dispuesto a recoger “el guante” se las arregla sólo con la mano o acepta el codo también. Que aparque CC el sonsonete del diálogo con todas las fuerzas políticas cuando a nadie se le puede ocultar a estas altuas que ese diálogo se va a circunscribir al PP y a la Agrupación Socialista Gomera, que se frota las manos ante el provecho que puede obtener de esta situación. Y en cuanto a lo de reeditar el pacto con el PSOE, quienes defienden esa opción deberían leer El Quijote y acórdarse de lo de las segundas partes que, si nunca fueron buenas, en este caso podrían ser simplemente má penosa que la primera, que ya es decir.

Los socialistas, por su parte, actúan estos días literalmente como pollos sin cabeza. Por las islas acaba de pasar un miembro de la gestora que ha venido a decir el lunes que el PSOE “no contempla” un gobierno con el PP en Canarias para pasar a anunciar el martes que va a iniciar una ronda de contactos con los partidos de la oposición “para buscar un cambio político”. ¿Saben con cuál de esos partidos se van a sentar en primer lugar los socialistas? Premio: con el PP. En paralelo, en La Laguna dos de los cinco concejales del PSOE se han sumado por su cuenta y riesgo a un intento de moción de censura de cuyo fracaso son perfectamente conscientes si no tiene el respaldo de los otros tres. Claro que, en realidad, el objetivo era meterle el dedo en el ojo al portavoz de la gestora que había recalado por Canarias y enviar un mensaje crítico a la otra gestora que gobierna de aquella manera el partido en las islas. Eso sí, a gestoras no hay quien le saque ventaja al PSOE en estos momentos.  

Completan el reparto de esta suerte de ópera bufa NC y Podemos que, junto al PSOE, ya no saben cómo ponerse para exigir del presidente una cuestión de confianza y no dudan en calificarlo de ilegítimo como si las actas de los diputados que lo apoyan se las hubieran sacado en una bolsa de pipas y como si no se pudiera gobernar en minoría con apoyos puntuales. Pretenden así sin conseguirlo ocultar su impotencia para convencer al PP de que se sume a una moción de censura sin poner condiciones que, en la práctica, la hagan inviable. 

Y en medio de tanto devaneo político, un lamentable y desagradable episodio de filtraciones interesadas desde el Gobierno y desde el PSOE a propósito de la sanidad pública, olvidando unos y otros que nuestras madres nos enseñaron a no jugar ni con las cosas de comer ni con las de curar. ¿Es mucho pedir que se aclaren de una vez, aparquen la ambigüedad y se pongan todos, gobierno y oposición, a la tarea para la que fueron elegidos? ¿No fue acaso suficiente con el insufrible culebrón del cascado pacto en cascada? Por desgracia me temo que sí, que es mucho pedir.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario