Ir al contenido principal

Un pleno superfluo

Hasta donde alcanza mi memoria, el pleno que hoy ha celebrado el Parlamento de Canarias ha sido uno de los más superfluos de cuantos han tenido lugar en esa cámara legislativa en los últimos tiempos. Sus señorías podrían haberle ahorrado el gasto al erario público y haber dedicado las casi tres horas que duró a tareas más fructíferas para los ciudadanos. Claro que poco se puede esperar de un parlamento en donde, por desgracia, los debates políticos acostumbran a tener el vuelto rasante de las gallinas y las decisiones que se adoptan suelen distar mucho de cambiar la realidad de estas islas. 

Y eso que el pleno de hoy tenía carácter extroardinario y debía servir para esclarecer la situación política de las islas, pero ni por esas ha justificado en lo más mínimo la expectación despertada a raíz de su convocatoria. Al final y a la vista del resultado, lo mismo da que da lo mismo que lo hayan forzado algunos de los partidos de la oposición y de que presuman por ello o que lo haya solicitado también el Gobierno y el único partido que a fecha de hoy lo apoya. Nos vamos como llegamos y para ese viaje no hacían falta estas alforjas.

Si lo que la oposición quería escenificar con el pleno de hoy era que Fernando Clavijo ya no tiene mayoría en el Parlamento lo podría haber resuelto de manera mucho más económica empapelando el hemiciclo con las tropecientas declaraciones en prensa de unos y de otros o difundiendo por la megafonía de la cámara los centenares de entrevistas en radio y en televisión de las últimas semanas.


Con todo, puede que algunos vean ahora el inmediato futuro político canario algo más claro aunque a mi me parece que lo que ya estaba claro antes del pleno no se ha oscurecido y lo que estaba oscuro no se ha aclarado. Claro estaba antes y ahora que los únicos apoyos con los que cuenta CC para mantenerse en el Gobierno después de romper con el PSOE son el Partido Popular y la Agrupación Socialista Gomera. La única diferencia es que los populares se hacen los remolones y demoran el “sí, quiero”, mientras el líder de la formación gomera ve en la debilidad del presidente una oportunidad como tal vez no se le vuelva a presentar en mucho tiempo de obtener rédito presupuestario para su isla.

Para quien lo quiera ver, parece también bastante claro que la fantasmagórica moción de censura contra Clavijo no pasa de ser un mero trampantojo del PP que pretende ocultar lo que en realidad persigue: hacerla inviable imponiendo a los socialistas una condiciones inasumibles para estos. PSOE, NC y Podemos pueden seguir desgañitándose y pidiendo a Clavijo que se someta a la cuestión de confianza pero es evidente que pierden el tiempo y las fuerzas si no son capaces de convencer al PP para que se sume a una moción de censura y además hacen presidente a Antona.

En consecuencia, cualquiera que siga con un mínimo de atención los recovecos de la enrevesada política canaria sabe que el verdadero objetivo del PP no es censurar a Clavijo sino sentar a CC a la mesa de negociación para arrancarle un acuerdo que refuerce la posición de Asier Antona ante los suyos cara al próximo congreso regional de los populares. Falta por determinar si el acuerdo será de apoyo parlamentario o de coalición de gobierno y ese es el único aspecto de la cuestión que después del inútil pleno de hoy sigue estando igual de oscuro. Pero eso es sólo cuestión de tiempo que se esclarezca y es también seguro que no será necesario esperar mucho.

Comentarios

Entradas más visitadas

Un cuento nacionalista

Cuando llega Navidad o se aproximan unas elecciones, los más viejos del lugar reúnen a los nietos y al resto de la familia en torno al fuego y cuentan una extraña y antigua historia. Aseguran que viene de sus abuelos, quienes a su vez la recibieron de los suyos. Abreviando, porque el relato tiene más capítulos que "Las mil y una noches", la historia es más o menos como sigue. Había en tiempos remotos y míticos un archipiélago al que los antiguos, después de unos cuantos vinos añejos y sin rebajar, llamaron Islas Afortunadas. En ese archipiélago, llamado también Islas Canarias, gobernaba un partido político conocido como Coalición Canaria. Su objetivo y razón de ser era sacarle los cuartos al gobierno de Madrid, del que dependía políticamente el archipiélago del cuento. Lo que hacían con los cuartos que conseguía lo explico otro día para no extenderme demasiado.

Nunca obtuvo ese partido votos suficientes para gobernar en solitario, pero siempre supo arreglárselas muy bien par…

Sondea, que algo queda

Ni me enfría ni me caliente que el PSOE se "dispare", que Podemos se "hunda" o que el PP y Ciudadanos "empaten" en la encuesta electoral publicada  este miércoles por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). Ni siquiera los contundentes términos empleados por los medios para atraer visitas a sus ediciones digitales pueden con mi escepticismo. Que me perdonen los estadísticos, pero mi nivel de confianza en sus proyecciones de voto lleva tiempo bajo mínimos. Las causas son varias, pero la principal es el escaso grado de acierto de esos sondeos cuando llega la hora de la verdad y los ciudadanos se expresan en las urnas. Aunque me ha dado un  poco de pereza comprobarlo, supongo que los medios estarán plagados de sesudos análisis sobre las causas y consecuencias de los datos de la encuesta del CIS. Imagino también que tendremos, como en botica, explicaciones para todos los gustos, desde quienes auguran elecciones anticipadas para pasado mañana hasta qu…

Casado se sale por la derecha

Lo podrán vestir los analistas de la  caverna como mejor les parezca, pero el giro radical más hacía la derecha del PP con Pablo Casado al frente es difícilmente disimulable. Así las cosas y, se miren como se miren, esta no es una buena noticia para el país y, si me apuran, ni siquiera para el PP. Las conquistas sociales que se pensaban consolidadas han sido puestas claramente en cuestión por el joven líder de los populares durante la campaña de las primarias y en el Congreso de su partido; los avances hacia la modernidad de un país que venía de décadas de atraso con respecto a nuestro entorno, de pronto se tambalean ante el discurso de Casado. Sacar a pasear a estas alturas del siglo XXI la ley de supuestos para el aborto, desdeñar la eutanasia sin más matizaciones o rechazar la improrrogable necesidad de que las víctimas de la dictadura franquista reciban el resarcimiento que la democracia española les debe, no tiene nada de renovación y sí mucho de involución. Llamar renovación a s…