Ir al contenido principal

Las cuentas de Jenaro

Jenaro García, el sonriente hombre de la foto, era hasta ayer el consejero delegado en España de una empresa multinacional llamada Gowex. La actividad de la compañía en nuestro país consiste en proveer de conexión wifi a la red a particulares y a numerosos ayuntamientos e instituciones españoles. Jenaro García era hasta el domingo uno de los grandes emprendedores patrios y su empresa un modelo a seguir para propios y extraños. Sin embargo, en menos de cuarenta y ocho horas se ha convertido en un villano de la peor calaña. Sic transit gloria mundi (así pasan las glorias en el mundo, de forma efímera y fugaz), decían los clásicos con mucha razón. 

A Jenaro lo pescó en un renuncio una empresa consultara que empezó a sospechar que las cuentas de Gowex en España no eran todo lo brillantes que se estaba haciendo creer a los inversores y a las empresas e instituciones que contrataban sus servicios. Jenaro lo negó en primera instancia pero no tardó mucho en confesarlo todo y reconocer que había estado haciendo la cuenta de la abuela al menos durante los últimos cuatro años. Ahora pide perdón por el daño que ha hecho, que él mismo califica de “irreparable”, y se dispone a asumir las correspondientes consecuencias no sin antes endilgarnos un largo poema de Kipling que, la verdad, se pudo haber guardado para el juicio. Al menos, y eso hay que reconocérselo, ha tenido la valentía de confesar y aguantar los palos que le están lloviendo en las últimas horas. 

La cuestión es si el único responsable de lo ocurrido es Jenaro con sus cuentas falseadas. Gowex cotizaba hasta ayer en el llamado Mercado Bursátil Alternativo, pensado para que empresas pequeñas y medianas puedan financiarse en los mercados ante la persistente imposibilidad de acceder a los créditos bancarios. Por sus propias características, hablamos de empresas de mucho mayor riesgo para los inversores que las que cotizan en el mercado continuo. A pesar de ello, lo ocurrido con Gowex viene a poner de manifiesto que Jenaro engañó literalmente a medio mundo con sus cuentas y dejó gravemente dañado el citado Mercado Bursátil Alternativo del que han empezado a huir compañías ante el riesgo de que se extienda el contagio. 

Que Jenaro engañara a los accionistas y a sus trabajadores, ahora abocados a quedarse sin empleo, no debería de extrañarnos demasiado. Se trata de una costumbre bastante extendida y pocos son los medios que tienen los empleados para conocer el estado de las cuentas de la empresa para la que trabajan. Sin embargo, que también les haya tomado el pelo durante cuatro años a los miembros del consejo de administración, a los auditores y asesores financieros de la compañía y a los organismos de regulación y control de la competencia y el mercado bursátil es algo que vuelve a clamar al cielo. La conclusión más benévola que cabe extraer de lo ocurrido es que todos ellos estaban en Belén con los pastores mientras Jenaro sumaba y se llevaba 4 cuando era 1 o ninguna, o peor aún, cuando había que restar en vez de sumar. 

La incompetencia de tanto regulador que a la postre no regula ni controla nada en este país empieza a ser proverbial: ahí tenemos la estafa multitudinaria de las preferentes o a Bankia saliendo a bolsa después de haber vendido ganancias cuando eran pérdidas, por no mencionar la ceguera e ineptitud del Banco de España mientras las entidades financieras se hinchaban a dar créditos hipotecarios sin garantías suficientes y engordaban la burbuja inmobiliaria. 

Pero para llorar, más que para reír, son las reacciones “políticas” generadas por las cuentas falsas de Jenaro. A Luis Linde, el gobernador del Banco de España – sobre el que me sigo preguntando a qué dedica su tiempo con la política monetaria en manos del Banco Central Europeo - lo que le preocupa es la repercusión negativa de este escándalo sobre la bendita “marca España”. A este señor, los accionistas que han perdido la inversión, los trabajadores que perderán su empleo y los efectos demoledores sobre el Mercado Bursátil alternativo parecen importarle literalmente una higa. 

Otro que también se ha lucido al comentar este asunto es su tocayo el ministro de Economía, Luis de Guindos. En su opinión, lo que hay que hacer es mejorar los controles sobre las empresas como Gowex y lo dice ahora, cuando el daño ya está hecho y, como dice Jenaro, “es irreparable”. Si la incompetencia y la ineptitud cotizaran en bolsa estos luises y los responsables de los vergonzosos organismos de control se forrarían. Jenaro lo ha conseguido y ni siquiera sabe sumar y restar.  

Comentarios

Entradas más visitadas

Con las cosas de volar no se juega

Está tardando el Gobierno de Canarias en exigir que el Ministerio de Fomento explique qué piensa hacer ante el escrito de las compañías aéreas quejándose de las condiciones en las que se aplica el descuento para volar al que tienen derecho los residentes en Canarias y Baleares. Según informa EL CONFIDENCIAL (leer) y reproduce CANARIAS 7, las principales aerolíneas del país se quejan de que la Administración les abona el descuento con hasta seis meses de retraso y proponen que pague intereses de demora o que abone directamente la rebaja a los usuarios que se benefician de ella. Como su negocio con Canarias no les debe parecer los suficientemente rentable, critican que deban hacer de intermediarias entre los beneficiarios del descuento y la administración. Dicho en otros términos: quieren que sean otros los que corran con el gasto para que a ellas les quede el beneficio limpio de polvo y paja. Con todo, lo más preocupante de su escrito es la insidiosa afirmación según la cual, en este …

Yo no fui a FITUR

En tono irónico me preguntaba ayer un amigo qué hacía que no estaba en FITUR, en donde nadie que se precie puede faltar estos días. Es cierto, no estoy en FITUR, no he estado nunca ni falta que me hace. Por lo general, a una feria turística de ese tipo suelen ir hoteleros, touroperadores, compañías aéreas y agencias de viaje a vender y comprar camas de hotel y vuelos a destinos como Canarias.  Como no soy nada de eso, nada se me ha perdido en FITUR. Esto tan elemental – al fin y al cabo las ferias siempre han sido un espacio para el negocio - se ve distorsionado por la abrumadora presencia de decenas de políticos con sus correspondientes séquitos de asesores y equipos de comunicación con todos los gastos pagados. No digo yo que no deban dejarse ver por FITUR el presidente del Gobierno y su consejero de Turismo, los presidentes de los cabildos o sus responsables turísticos y poco más. El turismo es un negocio privado al que el sector público le dedica ingentes recursos en promoción y s…

Tres muertos que nadie echará de menos

Este blog lleva más tiempo inactivo del que me hubiera gustado. Hoy, sin embargo, he sentido la necesidad casi visceral de reactivarlo. Ha sido al leer una noticia de EL DÍA (leer aquí en la que se cuenta que tres indigentes han muerto en la última semana en las calles de Santa Cruz de Tenerife. Uno, el de más edad, apareció muerto bajo un puente, el segundo en unas chabolas y el tercero a las puertas del albergue municipal. Y eso es prácticamente todo lo que se sabe de estas tres personas y de las circunstancias de su muerte. Cuenta EL DÍA que el concejal de Servicios Sociales se ha limitado a decir que los tres “han muerto en donde han vivido”. Y ni una palabra más, ni una promesa de investigación de las circunstancias de estas tres muertes para saber cómo se llamaban, de dónde venían, por qué estaban en la calle y si estaban enfermos y recibían algún tipo de atención;  ni una frase de condolencia ni un propósito de encontrar las soluciones para evitar que vuelva a pasar: solo sil…