Ir al contenido principal

Un tal Marco Antonio

No es tenor, barítono o bajo pero ha cantado como los ángeles. Se llama Marco Antonio Tejeiro Losada y hoy se ha convertido en el primer “pentito” del “caso Nóos”. Así llaman en Sicilia a los capos mafiosos que deciden tirar de la manta y dejar a sus compañeros de fatigas con las vergüenzas al aire. El tal Marco Antonio ha llegado a un pacto con el fiscal Horrach, el esforzado abogado defensor de la desconcertada e imputada infanta Cristina, y ha puesto negro sobre blanco los tejemanejes que se han traído durante años Iñaki Urdangarín y su profesor de negocios y, sin embargo socio, Diego Torres. Se da la casualidad nada casual de que el tal Marco Antonio es hermano de la esposa de Torres, que está imputada también en la trama, y que su función en el andamio montado para drenar dinero público para lucro personal de Torres, Urdangarín y demás familiares era la de “contable” y administrador. Por tanto, se supone que sabe de lo que habla o no habría conseguido el trabajo en una empresa tan respetable y ejemplar como Nóos.

El tal Marco Antonio dice en su escrito de “pentito” que fueron Urdangarín y Torres los que montaron el rentable chiringuito con la intención de sangrar las arcas públicas de Baleares y Valencia y otras administraciones públicas que se les aparecieran por el camino y picaran. Para ese fin nació Nóos, la pantalla de credibilidad y prestigio que le permitía a Urdangarín y a su socio hacerse pasar por grandes filántropos amantes del deporte popularmente conocido como toma el dinero y corre: el primero ponía la planta y el parentesco real para hipnotizar a la víctima de turno y el segundo ideaba cómo llevárselo crudo. A los efectos se creó una tupida red de empresas ficticias a las que iba a parar el dinero público que obtenían a través de Nóos, ente las que figura Aizoon y en las que hacían y deshacían Urdangarín y Torres. 

¿Verdad que hasta aquí la letra y la música del aria son bastante conocidas o por lo menos sospechadas? ¿Qué ha pasado entonces para que en ese punto concreto, cuando más interesante estaba el aria de bravura del tal Marco Antonio, éste enmudeciera súbitamente y no emitiera una nota más como si se hubiera quedado sin voz o hubiera olvidado el papel? La clave no hay que buscarla en lo que ha dicho sino en lo que no ha dicho y se ha guardado. ¿No es llamativo que no haya una sola palabra sobre el papel de la infanta en Aizoon, de la que era propietaria al 50% con su marido? ¿Habrá sido un lapsus del tal Marco Antonio? ¿Se le habrá comido la lengua el gato? 

Nada de eso, créanme: el fiscal Horrach quiere utilizar esta confesión para exculpar a la infanta de cualquier responsabilidad en Aizoon y presentarla ante la sociedad como la tonta del bote que, a pesar de trabajar en una gran entidad financiera en Ginebra, no sabe nada de cuentas bancarias ni le interesa en qué negocios anda metido su esposo y de dónde saca para tanto como destaca. Pero mejor eso que sentada en un banquillo de acusados, algo que Horrach y sus jefes en la Fiscalía General del Estado están decididos a que no ocurra. 

La cuestión está ahora en lo que hará el vilipendiado juez Castro y cómo interpretará la confesión del “pentito” Marco Antonio y su silencio sobre la hermana del rey. Si hace caso a esta inesperada garganta profunda que Horrach se ha sacado de la manga casi a la desesperada puede interpretar que, efectivamente, la infanta pasaba por allí y ni se olió el pastel que cocinaban Urdangarín y Torres sin contar con nadie más. Sin embargo, también cabe la posibilidad de que interprete lo contrario, ya que una vez confirmado que Aizoon era una pura ficción con trabajadores ficticios pero con facturas reales, la infanta tenía que saberlo por fuerza como dueña de la mitad de la fantasmal empresa. 

Si cree al “pentito” cantarín tendría que levantar la imputación contra la infanta y en caso contrario mantenerla en todos sus términos por mucho que rabie Horrach. La única ventaja para Castro si cree al tal Marco Antonio y permite que la infanta salga de su doloroso desconcierto de imputada es que Horrach no lo volvería a llamar de todo menos bonito y es posible que hasta vuelvan a ser amigos. Continuará, porque a esta ópera trágica de final incierto le quedan aún muchos capítulos.

Comentarios

Entradas más visitadas

Los gestos de Sánchez

Hoy quiero empezar tirando de refranero antiguo y diciendo aquello de bien está lo que bien acaba. Me explico: tal y como había vaticinado casi todo el mundo, los primeros pasos de Pedro Sánchez en La Moncloa se están caracterizando sobre todo por los gestos. Ya sé que a la oposición o le parece filfa o le parece devolución de favores a quienes hicieron a Sánchez presidente en la moción de censura. Nada nuevo bajo el sol ni nada que objetar a la oposición que de manera legítima quieran hacer Ciudadanos y el PP. A ellos menos que a nadie se le escapa la escasa capacidad de maniobra de un presidente con escuetos apoyos parlamentarios y un presupuesto cerrado. Con esos mimbres, poco más que enviar mensajes al electorado a través de gestos que no cuesten mucho dinero puede hacer el presidente. La oposición lo sabe y lo explota con todo el derecho político del mundo y ningún reparo cabe ponerle. Sánchez hace lo que le marca el guión de la situación política: enviar a la sociedad el mensaje…

El PP aprende democracia interna

Y lo hace, diría yo, a marchas forzadas y obligado por las circunstancias. Tengo la sensación de que casi nada está saliendo como lo había planeado Rajoy, lo que una vez más demuestra la poca utilidad de hacer planes muy detallados en política y encima confiar en que se cumplan. Es mucho más útil y práctico irse adaptando a las circunstancias según vayan surgiendo, que es en definitiva lo que ahora intenta hacer el PP con más pena que gloria. Seguramente será la falta de costumbre, pero ya se sabe que para todo hay una primera vez. Tengo la impresión de que Rajoy soñaba con una sucesión ordenada, aburrida y cuando él considerara que era el momento procesal oportuno para abdicar la corona de máximo mandatario del PP. No podía sospechar que una moción de censura acabaría con su gobierno y, aunque pudo haber seguido presidiendo el PP, su crédito político entre sus propios votantes estaba ya bajo mínimos como para volver a intentarlo.

Así que tuvo que dar un paso a un lado y - eso hay que…

¿Hacia una democracia sin partidos políticos?

"La era de la democracia de partidos ha pasado". Así de contundente y taxativo comienza Peter Mair su libro "Gobernando el vacío. La banalización de la democracia occidental", (Alianza, 2015). A pesar de que se publicó hace ya tres años, estamos ante una obra que lejos de perder vigencia la ha ganado. En opinión de P. Mair, aunque los partidos permanecen, se han desconectado hasta tal punto de la sociedad y están tan empeñados en una clase de competición que es tan carente de sentido, que no parecen capaces de ser soportes de la democracia. Incide el autor en la creciente devaluación del demos ante una idea de la democracia en la que el componente popular se vuelve irrelevante y hasta superfluo. De esa idea es buen ejemplo la corriente de pensamiento partidaria de poner las decisiones importantes en manos de expertos que no rinden cuentas para evitar que las tomen políticos urgidos por los ciclos electorales.

La lógica reacción de los ciudadanos es la desafección, …