Ir al contenido principal

Apadrina un banco

En las relucientes salas en las que se reúnen los consejos de administración de los grandes bancos aún hay restos de la fiesta de ayer, confetis, botellas de champán vacías y colillas de puros de marca. El jolgorio estaba más que justificado si alguien como el abogado general de la UE, suerte de fiscal general, dice que no tienes que devolverles a los clientes el dinero que les has cobrado de más con el truco de las abusivas cláusulas suelo de sus hipotecas. Del chupinazo se han ahorrado los bancos españoles entre 5.000 y 7.000 millones  de euros, un dineral para pagar no sólo muchas y lujosas fiestas sino jugosas primas y pensiones de jubilación a sus directivos. 

El informe de este amigo de los bancos que se hace pasar en sus ratos libres por abogado general de los intereses de los ciudadanos comunitarios, tiene alguna que otra frase digna de figurar en los libros de leyes en lugar bien destacado. Me quedaré sólo con la que dice  - aproximadamente - que obligar a los bancos a devolver a sus clientes todo el dinero que les han sacado de más desde que firmaron la hipoteca con cláusula suelo, tendría efectos perniciosos en la "macroeconomía". Dicho en cristiano, tendríamos que volver a poner dinero de nuestro bolsillo para que no se hundan, como ya pasó en el rescate bancario que Mariano Rajoy se niega a decir que fue rescate y sí generoso préstamo a bajo interés y sin cláusula suelo.


Este amigo de los bancos que es el abogado general de la Unión Europea sigue a pies juntillas los pasos del Tribunal Supremo español. Esta alta magistratura patria sentenció en 2013 que las cláusulas suelo son abusivas porque impiden trasladar a la cuota mensual de la hipoteca la posible bajada de los tipos de interés. Sin embargo, tan alto tribunal precisó que los bancos sólo tendrían que devolver el dinero cobrado a partir de esta sentencia y no desde el momento en el que se firmó la hipoteca. Sentó así la churrigueresca jurisprudencia de que una cláusula puede ser abusiva durante un tiempo y dejar de serlo durante otro o que lo que es abusivo hoy ya no lo es mañana. El elemental principio jurídico de que si la cláusula de un contrato es abusiva debe declararse nula desde el minuto uno y por tanto dejar de aplicarse, saltó hecho añicos por los aires a mayor gloria bancaria. Vino a decir también el Supremo que imponer la devolución retraoactiva de las cantidades de más mangadas por los bancos a sus hipotecados clientes implicaba riesgos para el sistema económicos. Y se fumó un puro.

Entre el Supremo y el abogado general de la banca, los ciudadanos de este país y de esta Unión Europea de cartón piedra hemos sacado la conclusión de que nuestros derechos como usuarios y consumidores tienen un límite muy claro: el sagrado interés de los bancos. Así que de topar con la Iglesia hemos pasado a hacerlo con los bancos, el gran y auténtico poder fáctico de estos tiempos. Si les va mal vendrá el gobierno de turno a por nuestro dinero para inyectarles pasta en vena y cuando nos roban a manos llenas lo hacen para que el sistema económico no pete. No deberíamos quejarnos tanto y agradecerles que estén ahí velando día y noche por nuestro bienestar, así que sugiero que quienquiera que dijera aquello de que la banca nunca pierde tenga busto a la puerta de cada sucursal bancaria de este país. 

Esta sarta de decisiones jurídicos tomadas a beneficio del poderoso caballero don Dinero sólo la puede corregir ya el Tribunal de Justicia de la Unión Europea cuando dicte sentencia dentro de unos meses. Ocurre que, por regla general, el fallo tiene muy en cuenta lo que dice en su informe nuestra viejo amigo el abogado general de la banca, así que mejor no hacerse muchas ilusiones. Si por ventura le diera un aire a los jueces y por una vez en la historia  la decisión fuera contraria a los intereses bancarios, propongo lanzar una campaña de apadrinamiento para que ningún banco se quede sin protección y la macroeconomía no se vaya a hacer puñetas. No deberíamos ser vengativos sino mostrar generosidad y agradecimiento a los que tanto se desvelan por nosotros.     

Comentarios

Entradas más visitadas

Cuenta atrás para Sánchez

El plazo de gracia que por cortesía se concede a los nuevos gobernantes para que formen equipo, aclaren sus ideas y fijen sus prioridades toca a su fin para Pedro Sánchez. El presidente lleva tres meses en La Moncloa y lo mejor que se puede decir de su ejecutoria es que lo único que parece moverle es el deseo de seguir en el puesto. Sus primeros pasos con Cataluña fueron prometedores por cuanto apaciguaron el tenso clima político. No obstante, la evidente ausencia de una clara hoja de ruta y la contumacia de un independentismo dispuesto a persistir en sus tesis, han llevado a Sánchez a cometer algunos errores de bulto, entre ellos dudar sobre la conveniencia de defender al juez Llarena tras la denuncia de Puigdemont. Al presidente se le nota demasiado que hace lo imposible para no incomodar al independentismo, hasta el punto de que se aviene a la obscenidad de poner sobre la mesa la posibilidad de influir sobre la Fiscalía para que sea comprensiva con los líderes del procès en prisió…

Montón en la cuerda floja

El ruidoso silencio con el que el PSOE y el Gobierno han acogido los apuros de la ministra Montón con su máster en la Universidad Rey Juan Carlos - dónde, si no - hace presagiar que Carmen Montón tiene las horas contadas al frente de Sanidad. Me atrevería a decir, aunque puede que me equivoque, que lo único que falta para que se produzca el cese o la dimisión es que Pedro Sánchez encuentre a quien la sustituya al frente de una cartera de mucho peso social en un Gobierno que presume de social. No se trata ahora tanto de entrar en la enredina relativa a los matices sobre las circunstancias en las que Montón obtuvo su máster en Igualdad. Se trata, en líneas generales, de discernir si la aún ministra fue consciente de que estaba recibiendo un trato de favor por parte de una universidad pública, ya tristemente famosa por su afición a entregar másteres a dirigentes políticos que ni siquiera se molestan en cubrir las apariencias. 
La Rey Juan Carlos está pidiendo a gritos una auditoría exte…

El funambulismo de Sánchez

La vocación política de Pedro Sánchez parece ser la de vivir de forma permanente en el alambre, rectificar sus propias palabras o las de sus ministros y lanzar anuncios a los cuatro vientos para desdecirse de ellos o modificarlos a las primeras de cambio. Se trata de una suerte de funambulismo político que tiene a los ciudadanos a medio camino entre el desconcierto y el hastío. El último de esos anuncios ha sido el de la modificación exprés de la Constitución para eliminar la figura de los aforados. No digo que no sea necesario hacerlo, si bien la propuesta de Sánchez es tan limitada que apenas afectaría a una mínima parte de los 250.000 aforados que hay en España y siempre y cuando el caso no esté relacionado con su actividad política sino con su vida privada. Lo que cuestiono son las formas: estamos hablando de modificar la Carta Magna, no una ley cualquiera, y esa es una tarea que antes de acometerla conviene sopesarla y discutirla sin urgencias electoralistas o de otro tipo de po…