"No son los hechos los que estremecen a los hombres, sino las palabras sobre los hechos" (Epicteto)

Buscar en este blog

19 de junio de 2014

Más pan y menos circo

España se lamenta hoy desconsolada del descalabro futbolístico en el Mundial como lloró en su día con Alfonso XII tras la muerte de María de las Mercedes: ¿Dónde vas, Alfonso XII? ¿Dónde vas, triste de ti? Este país siempre ha tenido mucha menos consideración con sus propios problemas que con los del mundo del espectáculo, el trono o el altar. En la monarquía y en el fútbol se había venido apoyando el supuesto prestigio planetario de la marca España, aunque muchos españoles ya habían descubierto que nuestra mejor tarjeta de presentación no es un rey cazaelefantes con una familia cazasubvenciones públicas que alaba por el mundo a una clase empresarial que en el país bebe sangre trabajadora. 

Ahora también descubren que dejar el prestigio internacional al azar de un gran negocio al que todavía muchos llaman deporte ha sido otro grave error en cuanto los invencibles han besado la lona. Mejor habríamos hecho como país en confiarle su brillo a nuestros científicos, pensadores y artistas, que los hay y del mejor nivel. Pero no es sólo “la Roja” la que se destiñe para desgracia política de quien ha abusado de ella con el fin de hacer más digerible la receta neoliberal que nos están administrando sin pausa y con prisa. También se decolora la Corona por más que las apariencias y el coro de voces reales que lleva semanas entonando himnos de alabanza quieran hacernos ver hoy otra cosa. 

No he leído ni pienso leer un solo análisis sobre las causas posibles de que “la Roja” doblara la rodilla ayer en Brasil y lo mismo tengo intención de hacer con el discurso que hoy pronunciará el nuevo rey que se dice de todos los españoles y que la legión de exégetas aguarda con el lápiz en ristre para leer entre líneas las frases más destacadas del nuevo evangelio monárquico español. Con escucharlo sin bostezar demasiado ante los inevitables lugares comunes que le cabe suponer me basta y sobra. Al fin y al cabo, quien nada espera no se decepciona ni en el fútbol ni en la política ni en ninguna otra faceta de la vida.

Por lo demás, nunca me han emocionado los carruajes dorados tirados por briosos corceles blancos ni los coches descapotables de lujo ni los saludos y las sonrisas impostadas ni los maceros con penachos ni las pamelas imposibles ni los trajes de capitán general de todos los ejércitos. Los desfiles marciales me dan sueño y cuando suena música militar – con perdón de los músicos – me quedo en la cama como Brassens. 

Tampoco me conmueven las plegarias del orfeón juancarlista que estos días desea suerte a su sucesor con la esperanza de que España mañana sea felipista. ¿Les parece poca suerte haber heredado la corona y la jefatura del Estado por obra y gracia de la genética? Por lo que a mí respecta, los únicos reyes a los que desearía y pediría suerte son los de la baraja, aunque no me ha ido muy bien las veces que lo he hecho. 

No es la suerte del nuevo rey lo que necesita este país sino la suerte de los españoles, una suerte que tendremos que saber buscar entre todos empezando por ocuparnos mucho más del pan, el trabajo y el bienestar social y mucho menos por el circo de colorines que nos mantiene narcotizados, la pompa y los oropeles del poder. Lo que España necesita no es un rey suertudo sino un gobierno decente que no mienta, una clase política que no robe y que defienda el interés ciudadano y no el de sus jefes de filas y unos jueces y fiscales que actúen con rigor e independencia del resto de poderes. 

No necesitamos que al rey se le aparezca San Pancracio, el patrón de la buena suerte, sino que los patronos de este país cejen en su empeño de hacer tabla rasa con los derechos de los trabajadores y que a las empresas y empresarios que evaden dinero a paraísos fiscales se les persiga y castigue como merecen. No es un rey tocado por la diosa Fortuna lo que España reclama, es un revolcón democrático desde los cimientos al tejado del agrietado edificio político nacional que remueva las estancadas aguas de la estabilidad política que a muchos nos empieza a sonar ya a los 25 años de paz del franquismo.

Pero por encima de todo, lo que los españoles necesitan es recordar que en una democracia no hay más soberano que el pueblo y en sus manos está la solución de sus problemas, no en la suerte de un monarca. Es la principal y más perdurable de las enseñanzas legadas por la Revolución Francesa, aquel proceso histórico que iluminó al mundo con el relámpago de una guillotina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario