Ir al contenido principal

El funcionario Soria

No cuela, por mucho que se empeñen Rajoy y la mayoría de los suyos, que la propuesta sobre el empleo dorado para el que se propone al ex ministro panameño José Manuel Soria sea un mero trámite administrativo fruto de un prosaico concurso de méritos en el que el aspirante ha batido a todos sus rivales. El paso al frente que sin complejos y por mis bigotes dio el viernes por la noche el ministerio de Economía - después de haberlo negado - con la anuencia ineludible de las barbas de Rajoy tiene todo el reconocible aroma de los dedazos  más paradigmáticos del caciquismo político. 

Sólo habían pasado tres minutos mal contados desde que un Rajoy con cara de circunstancias había recogido los bártulos tras su fracasada investidura, cuando de Guindos, amigo y valedor de Soria al igual que el propio presidente, anunció al mundo mundial que el canario andaba sobrado de méritos curriculares para desempeñar la alta representación de nuestro país en el Banco Mundial. Hasta los propios populares fueron pillados con el pie cambiado y muchos de ellos no sabían qué cara poner ni qué explicación dar cuando al día siguiente por la mañana acudieron a lamer las heridas de su amado líder en la reunión de la cúpula del partido.

Los equipos fabricantes de argumentarios en La Moncloa y en el ministerio se pusieron raudos a la labor de justificar lo injustificable y encontraron la respuesta que ahora repiten casi todos en el PP como un adiestrado coro de loros: el señor Soria es un funcionario que tiene derecho a optar a ese puesto porque no está imputado ni inhabilitado judicialmente para el mismo; por tanto, impedirle acceder a él no sería legal, dicen. Ese es el mantra que esparcen a los cuatro vientos desde ayer en un intento vano y estéril de hacernos olvidar quién ha sido el ministro Soria, cuáles han sido sus andanzas y milagros en la política y cuáles fueron las razones que le llevaron a abandonar el Gobierno y la vida política el pasado mes de abril.


Ahora sabemos o podemos sospechar al menos con mucho fundamento que la salida de Soria del Gobierno después de haberse atragantado malamente con los papeles de Panamá tuvo un precio que no fue otro que conseguir un empleo de relumbrón a razón de 226.000 euros al año limpios de polvo y paja y a los que Montoro no podrá hincarles el diente; algo así como otro paraíso fiscal pero con todas las bendiciones y sin tener que ocultarlo detrás de nombres raros o exóticos. A esto se reducen en esencia las promesas de regeneración política que volvió a hacer Rajoy en su fracasada investidura de la semana pasada y de las que a estas alturas ya dudan seriamente hasta en el PP. 

Son episodios y decisiones como estas los que alejan cualquier posibilidad, por mínima que sea, de apoyar a alguien como Rajoy y al PP para continuar al frente de este país y mucho menos para regenerar su vida política. A la vista de lo ocurrido con este nombramiento, para el presidente y para la mayoría de su partido basta un expediente brillante y, sobre todo, ser muy amigo de quienes toman las decisiones para lavar la indecencia política y la falta de ética de quien tuvo empresas en paraísos fiscales siendo cargo público de este país y mintió descaradamente sobre ellas. 

Lejos de haber quedado por ello políticamente inhabilitado para cualquier responsabilidad pública o respaldada por el poder público, se le premia en cambio con un suculento cargo internacional de representación pública y de no menos suculenta remuneración. Bien a la vista está que Rajoy no abandona nunca a los que le han sido fieles por un quítame allá esas empresas en paraísos fiscales e incluso por unos milloncejos de nada en Suiza. Recuérdese al efecto cuál es su máxima filosófica sobre la corrupción: "Luis, sé fuerte".

Comentarios

Entradas más visitadas

Los gestos de Sánchez

Hoy quiero empezar tirando de refranero antiguo y diciendo aquello de bien está lo que bien acaba. Me explico: tal y como había vaticinado casi todo el mundo, los primeros pasos de Pedro Sánchez en La Moncloa se están caracterizando sobre todo por los gestos. Ya sé que a la oposición o le parece filfa o le parece devolución de favores a quienes hicieron a Sánchez presidente en la moción de censura. Nada nuevo bajo el sol ni nada que objetar a la oposición que de manera legítima quieran hacer Ciudadanos y el PP. A ellos menos que a nadie se le escapa la escasa capacidad de maniobra de un presidente con escuetos apoyos parlamentarios y un presupuesto cerrado. Con esos mimbres, poco más que enviar mensajes al electorado a través de gestos que no cuesten mucho dinero puede hacer el presidente. La oposición lo sabe y lo explota con todo el derecho político del mundo y ningún reparo cabe ponerle. Sánchez hace lo que le marca el guión de la situación política: enviar a la sociedad el mensaje…

El PP aprende democracia interna

Y lo hace, diría yo, a marchas forzadas y obligado por las circunstancias. Tengo la sensación de que casi nada está saliendo como lo había planeado Rajoy, lo que una vez más demuestra la poca utilidad de hacer planes muy detallados en política y encima confiar en que se cumplan. Es mucho más útil y práctico irse adaptando a las circunstancias según vayan surgiendo, que es en definitiva lo que ahora intenta hacer el PP con más pena que gloria. Seguramente será la falta de costumbre, pero ya se sabe que para todo hay una primera vez. Tengo la impresión de que Rajoy soñaba con una sucesión ordenada, aburrida y cuando él considerara que era el momento procesal oportuno para abdicar la corona de máximo mandatario del PP. No podía sospechar que una moción de censura acabaría con su gobierno y, aunque pudo haber seguido presidiendo el PP, su crédito político entre sus propios votantes estaba ya bajo mínimos como para volver a intentarlo.

Así que tuvo que dar un paso a un lado y - eso hay que…

Los inmigrantes para quienes los quieran

La UE acaba de parir otro ratón, aunque en realidad ya ha parido tantos sobre tantos asuntos que uno más apenas se nota. Después de días hablando de la trascendental cumbre sobre inmigración de este fin de semana, los jefes de estado y de gobierno se han pasado casi 14 horas negociando un acuerdo que, en síntesis, se traduce en que se ocuparán de los inmigrantes que lleguen a las costas europeas aquellos países a los que les apetezca hacerlo. Se entierra el sistema de cuotas obligatorias de inmigrantes por países que nadie cumplió y, en lugar de hacerlo cumplir, se da paso a la pura y dura voluntariedad para responder a un problema de una enorme envergadura humanitaria. Es lo que hay y no busquen más. Esa voluntariedad significa, por ejemplo, que aquellos países a los que la inmigración no les importa, no les afecta o las muertes en el Mediterráneo les pillan demasiado lejos de casa, pueden seguir ocupados tranquilamente en sus asuntos como si no estuviera pasando nada de nada. Llama…