Ir al contenido principal

Suena el teléfono y es...Trump

Una feliz conjunción astral hará posible que dos grandes líderes de hemisferio occidental, Donald Trump y Mariano Rajoy, hablen esta noche por teléfono. A hacer posible el histórico momento ha ayudado mucho que Trump se haya tomado el día libre y no tenga previsto construir hoy ningún muro ni prohibir la entrada en Estados Unidos a los ciudadanos de Papúa Nueva Guinea y Madagascar. A Rajoy, por su parte, le ha venido muy bien que el Real Madrid no juegue hoy partido de la Champions, con lo que está dedicando la tarde a pulir la pronunciación del jau ar yu, el ai an Mariano y el ai an veri güell.

Ni la Casa Blanca ni La Moncloa han precisado quién pagará la llamada de larga distancia, aunque sabiendo lo que le preocupa a Rajoy incumplir el déficit es probable que se la intente cargar a Trump. Partiendo de que el inglés de Rajoy es más gestual que oral y de que Trump detesta el idioma español, sería muy conveniente que a uno y a otro lado del hilo telefónico se apostaran sendos intérpretes de probada competencia. Hay que evitar a toda costa cualquier malentendido en la coversación que lleve a Trump a firmar una orden ejecutiva para construir un muro entre Aragón y Cataluña y exigir que lo paguen los canarios.


En todo caso, no hay que ser adivino para saber de qué hablarán esta noche ambos líderes en un encuentro que los libros de Historia señalarán como un hito que marcó un antes y un después en la configuración de unas nuevas relaciones internacionales. De adelantarnos lo esencial del contenido de esa conversación se ha encargado esta misma tarde un feliz Íligo Méndez de Vigo, ministro portavoz de Moncloa, según el cual, Rajoy le va a decir a Trump que “cuente con nosotros” porque “somos dos socios importantes en el mundo” y vivimos en un momento en el que “es importante hablar y dialogar (sic) para buscar acuerdos y buscar soluciones (más sic) que al final sirvan para facilitar la vida a las personas (otro sic)”.

No le pareció suficiente inclinación de cerviz al ministro que remató asegurando que “queremos tener unas buenas relaciones” porque “España juega un papel protagonista en la Unión Europea” (aquí añadan un sic tan grande como quieran). Tengan la seguridad plena de que, efectivamente, el ministro dice la verdad y ese será el tenor de la charleta telefónica de esta noche de Rajoy con Trump. No habrá ni un solo reproche a las barrabasadas del Nerón de la Casa Blanca ni una palabra en defensa de México y de los mexicanos, país del que Rajoy se olvidará convenientemente esta noche a pesar de los lazos históricos y culturales y las relaciones económicas con España.No por nada es Rajoy un experto mundialmente reconocido en ponerse de perfil cuando hay tormenta hasta conseguir pasar completamente desapercibido. 

Eso es exactamente lo que ha venido haciendo desde que Trump llegó a la Casa Blanca y empezó a tomar decisiones que han alarmado a medio mundo menos al impertérrito presidente español. Ni siquiera ha seguido en esta ocasión a su admirada Angela Merkel, la única líder europea que junto a Hollande – aunque éste ya ha hecho las maletas - se ha atrevido a elevar el tono por las locuras de Trump. De otra cosa también podemos estar seguros: Trump no le colgará el teléfono a Rajoy como hizo hace unos días con el primer ministro australiano. Eso sí, corre un serio riesgo de quedarse dormido ante tanto arrullo sobre buenas relaciones bilaterales como tendrá que escuchar esta noche.  

Comentarios

Entradas más visitadas

Reforma electoral con o sin CC

Coalición Canaria, con el inestimable apoyo de la Agrupación Socialista Gomera, ha dado un paso más para hacer realidad uno de sus objetivos en esta legislatura: impedir de nuevo que se reforme el sistema electoral. Su renuencia a presentar propuestas de reforma, su filibusterismo parlamentario y su aferramiento al mantra de la triple paridad como el bálsamo de Fierabrás para las islas no capitalinas, ha dado su primer fruto: no habrá reforma en Canarias. Si desde que se puso en marcha la comisión de estudio primero y la ponencia después eran más que dudosas las ganas de los nacionalistas de cambiar nada de ese sistema, los hechos han terminado corroborando aquellos recelos. Primero fue la pega de que el "colegio de restos " era poco transparente; después, y cuando los otros partidos ya desesperaban de que los nacionalistas hicieran alguna aportación, se descolgaron con una reforma de bolsillo para guardar las apariencias a sabiendas de que sería rechazada. Por último, cuan…

Mario Vargas Llosa y el liberalismo

No es mucho lo que el Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa aporta a la ciencia política con su último libro titulado "La llamada de la tribu" (Alfaguara, 2018), que acabo de leer. Se trata de un trabajo próximo al panfleto en ocasiones, en el que hace un  bosquejo superficial de la obra y  figura de unos cuantos prohombres del pensamiento liberal desde Adam Smith a Jean - François Revel, pasando por Ortega y Gasset, Hayek, Popper, Aron y Berlin. Ni en lo personal aporta el gran escritor ninguna noticia nueva sobre su opción política, ni en lo doctrinal propiamente dicho hay ningún punto de vista original o renovador del pensamiento liberal. De cada uno de los seleccionados se limita a espigar unas cuantas ideas que no por casualidad son casi siempre las mismas en todos ellos: la libertad y  el riesgo de que un Estado demasiado poderoso la sustituya por la tiranía totalitaria. 
Que proclame que el liberalismo es el único sistema político que garantiza las libertades democr…

Montoro y el milagro de las pensiones

Tengo escrito en este blog que Montoro es un mago de las finanzas públicas, aunque hay quienes prefieren llamarlo tramposo. Solo hay que leer lo que ha dicho sobre el dinero público empleado en el referéndum independentistas y lo que dice ahora, pasando de "ni un euro" a "pudo haber falseamiento". En todo caso, al ministro de Hacienda solo hay que frotarle un poquito la calva, como a la lampara maravillosa, y enseguida brota petróleo de las piedras. Eso sí, tiene que interesarle políticamente a él o al presidente del Gobierno del que forma parte. Y para que le interese hay que darle argumentos de mucho peso, como por ejemplo, apoyar unos presupuestos del Estado que le permitan a él y a su jefe permanecer en el poder dos interminables años más. Atrapados entre la  minoría parlamentaria, las protestas de los pensionistas, las cremas antiarrugas de Cifuentes y el ascenso de Ciudadanos, no están en el PP estos días para muchas fiestas y menos para la de la democracia …