Ir al contenido principal

Pedro de Armas tomar

Anda otra vez revuelta la cosa política en Lanzarote, lo cual no es ninguna novedad. Por un lado, en el ayuntamiento de Arrecife hay suelto un Eduardo Snowden casero que ha robado correos electrónicos internos y los ha aventado públicamente. Quién, cómo y para qué es algo que ya está investigando la policía después de la denuncia del alcalde. Por lo pronto seguimos atentos a las pantallas porque el asunto promete. 

Aunque mucho más prometedor es el informe de la policía sobre las propiedades de Pedro de Armas, un concejal de Arrecife también conocido como “Pedro el Navegante”, que en enero de 2012 salto al estrellato nacional por desaparecer literalmente del ayuntamiento durante cinco meses con sus 150 días y sus 150 noches. Felizmente fue localizado al cabo de ese tiempo en el Caribe participando en una regata y después de haberle colocado al ayuntamiento de sus desvelos la factura del móvil.

A lo que íbamos. La policía, que lleva dos años siguiéndole los pasos a él y a su familia, dispone de un grueso tocho en el que se detallan las propiedades del concejal en cuestión, que ríanse ustedes de las cuentas de Bárcenas y sus conmilitones en Suiza: más de 100 fincas (dos de ellas en Argentina), 20 coches, nueve barcos y ¡66 cuentas corrientes!. Loco de la cabeza debe de estar este hombre para controlar las épocas de cultivo de tanta finca, los cambios de aceite de tanto coche, los remos de tanto barco y, sobre todo, los saldos de tantas cuentas. Con una agenda tan cargada es milagroso que además tenga tiempo para ocuparse de los problemas de los vecinos de Arrecife.

Y todo esto para empezar, porque estamos a la espera de una comisión rogatoria judicial a Argentina sobre las propiedades del concejal en la tierra del tango que puede que sí o puede que no, descubra más fincas, empresas o hasta una fábrica de mate. Ya veremos. Así las cosas, a Pedro de Armas lo ha puesto en el punto de mira la Audiencia de Las Palmas al ordenar que se investigue de dónde ha sacado lo que dice la policía que tiene.

Sospechan en la Audiencia que “Pedro el Navegante” intermediaba a placer entre alcaldes de su misma cuerda política y promotores turísticos a cambio de ya saben qué: comisiones ilegales que luego blanqueaba en fincas, coches y barcos. Tiene en cuenta, además, que a de Armas se le ve desde hace mucho tiempo en malas compañías, entre ellas algún ex alcalde imputado por corrupción y a la espera de calentar el banquillo de los acusados.

Con su decisión, la Audiencia afea que el juez que instruía el caso en Lanzarote le diera carpetazo antes de tiempo y sin esperar, por ejemplo, por los resultados de la comisión rogatoria a Argentina y sin que concluyera el informe policial sobre las andanzas por mar, tierra y ultramar del concejal.

Su partido, el PNL-NC, le ha pedido que entregue el acta pero ahí se ha quedado y ni siquiera parece tener intención de sacarlo de la dirección a la que pertenece y mucho menos de expulsarlo. De Armas, que no está imputado pero tiene bastantes boletos para estarlo, dice que es inocente, que todo lo que tiene lo ha ganado con el sudor de su frente (de ahí lo del gorro graciosero de la foto de arriba) y que no llegó a la política con “una mano delante y otra detrás” porque acababa de vender un hotel por el que sacó 500 millones de las añoradas pesetas. Todo es posible en la viña del señor, aunque mucho más si cabe en la de La Geria. Continuará….

Comentarios

Entradas más visitadas

Los gestos de Sánchez

Hoy quiero empezar tirando de refranero antiguo y diciendo aquello de bien está lo que bien acaba. Me explico: tal y como había vaticinado casi todo el mundo, los primeros pasos de Pedro Sánchez en La Moncloa se están caracterizando sobre todo por los gestos. Ya sé que a la oposición o le parece filfa o le parece devolución de favores a quienes hicieron a Sánchez presidente en la moción de censura. Nada nuevo bajo el sol ni nada que objetar a la oposición que de manera legítima quieran hacer Ciudadanos y el PP. A ellos menos que a nadie se le escapa la escasa capacidad de maniobra de un presidente con escuetos apoyos parlamentarios y un presupuesto cerrado. Con esos mimbres, poco más que enviar mensajes al electorado a través de gestos que no cuesten mucho dinero puede hacer el presidente. La oposición lo sabe y lo explota con todo el derecho político del mundo y ningún reparo cabe ponerle. Sánchez hace lo que le marca el guión de la situación política: enviar a la sociedad el mensaje…

El PP aprende democracia interna

Y lo hace, diría yo, a marchas forzadas y obligado por las circunstancias. Tengo la sensación de que casi nada está saliendo como lo había planeado Rajoy, lo que una vez más demuestra la poca utilidad de hacer planes muy detallados en política y encima confiar en que se cumplan. Es mucho más útil y práctico irse adaptando a las circunstancias según vayan surgiendo, que es en definitiva lo que ahora intenta hacer el PP con más pena que gloria. Seguramente será la falta de costumbre, pero ya se sabe que para todo hay una primera vez. Tengo la impresión de que Rajoy soñaba con una sucesión ordenada, aburrida y cuando él considerara que era el momento procesal oportuno para abdicar la corona de máximo mandatario del PP. No podía sospechar que una moción de censura acabaría con su gobierno y, aunque pudo haber seguido presidiendo el PP, su crédito político entre sus propios votantes estaba ya bajo mínimos como para volver a intentarlo.

Así que tuvo que dar un paso a un lado y - eso hay que…

¿Hacia una democracia sin partidos políticos?

"La era de la democracia de partidos ha pasado". Así de contundente y taxativo comienza Peter Mair su libro "Gobernando el vacío. La banalización de la democracia occidental", (Alianza, 2015). A pesar de que se publicó hace ya tres años, estamos ante una obra que lejos de perder vigencia la ha ganado. En opinión de P. Mair, aunque los partidos permanecen, se han desconectado hasta tal punto de la sociedad y están tan empeñados en una clase de competición que es tan carente de sentido, que no parecen capaces de ser soportes de la democracia. Incide el autor en la creciente devaluación del demos ante una idea de la democracia en la que el componente popular se vuelve irrelevante y hasta superfluo. De esa idea es buen ejemplo la corriente de pensamiento partidaria de poner las decisiones importantes en manos de expertos que no rinden cuentas para evitar que las tomen políticos urgidos por los ciclos electorales.

La lógica reacción de los ciudadanos es la desafección, …