Ir al contenido principal

La leve huella de Pérez

Al dejar la secretaría general de los socialistas canarios, José Miguel Pérez ha cerrado la puerta con el mismo sigilo con el que la abrió en 2010. Ni un lamento ni una queja ni un reproche ni una crítica hemos escuchado en su despedida, en la que Pérez ha empleado el tono exacto de un congreso de historiadores sobre el caciquismo en la Restauración borbónica. Eso sí, por debajo de sus palabras de despedida ha sido claramente audible el suspiro de alivio de alguien que por fin consigue desembarazarse de una carga demasiado pesada para seguir soportándola por más tiempo. Tampoco del otro lado de la puerta que Pérez ha entornado sin hacer ruido se han escuchado voces destempladas; nadie ha gritado de júbilo o de pesar por la marcha de Pérez y, en un tono en general bajo y monocorde, se ha interpretado el guión ya previsto para un momento que todos ya habían descontado y que sólo esperaban que no se demorara demasiado.

A la hora de la despedida, ni siquiera ha presumido Pérez en exceso de su liderazgo en el PSOE canario durante los últimos seis años, probablemente  de los más grises y anodinos de su historia reciente. Resaltó Pérez que con él al frente de la nave, el PSOE volvió al poder autonómico de la mano de un Paulino Rivero que se la tenía jurada per secula seculorum a José Manuel Soria. Con el propio Pérez de vicepresidente y consejero de Educación, aquello fue un camino de rosas si lo comparamos con la senda de espinas en que se ha convertido la renovación de ese pacto, aunque ahora con Fernando Clavijo y su gente al otro lado de la mesa.


Al secretario general saliente le atribuyen sus críticos – y no sin bastante razón -  haberse dejado coger la camella en demasiadas ocasiones por los nacionalistas sin haber dicho esta boca es mía. Las voces que pedían respuesta a los desplantes y los incumplimientos de los nacionalistas no encontraron nunca eco en Pérez que, sólo a última hora y casi a rastras, vino a decir aquello de que si CC “no quiere romper el pacto con el PSOE está haciendo oposiciones para conseguirlo”.  El respeto que cargos públicos y militantes pedían para recuperar la autoestima y el crédito de una opinión pública atónica ante los carros y carretas que el PSOE parecía dispuesto a soportar, fue ignorado por un secretario general que en los últimos tiempos, los más convulsos del pacto con CC, había desaparecido casi por completo de la vida pública tras delegar sus responsabilidades en el secretario de organización Julio Cruz.  

Ese perfil político bajo, tirando a enano, del que Pérez ha hecho gala durante todos estos años, ha coincidido con la mal disimulada ambición de Patricia Hernández de ocupar su puesto y hacerse con el control del partido acabando de una vez con la famosa bicefalia. Ahora que Pérez ha decidido que se está más tranquilo entre libros y archivos viejos, en el PSOE canario se abre la lucha por la sucesión en la secretaría general que los socialistas canarios corren el riesgo de convertir en un debate sobre nombres de candidatos y candidatas y no sobre proyectos e ideas renovadoras. Es el mismo riesgo que corre el maltrecho PSOE en toda España y un riesgo que los socialistas no están en condiciones de permitirse si aspiran a encontrar un hueco ideológico y programático que los distinga de la derecha y de la izquierda radical que sí tienen mucho más claro lo que quieren y cómo conseguirlo.  

En cuanto a Pérez, su huella en la vida del PSOE canario es tan tenue y superficial que el viento de la Historia no tardará mucho en borrarla por completo. Mirándolo por el lado positivo, con su marcha el partido no sólo no pierde nada sino que gana la oportunidad de renovarse y  reactivarse y la universidad gana un docente y un investigador experimentado. Me parece que no se puede pedir más.    

Comentarios

Entradas más visitadas

¿Hacia una democracia sin partidos políticos?

"La era de la democracia de partidos ha pasado". Así de contundente y taxativo comienza Peter Mair su libro "Gobernando el vacío. La banalización de la democracia occidental", (Alianza, 2015). A pesar de que se publicó hace ya tres años, estamos ante una obra que lejos de perder vigencia la ha ganado. En opinión de P. Mair, aunque los partidos permanecen, se han desconectado hasta tal punto de la sociedad y están tan empeñados en una clase de competición que es tan carente de sentido, que no parecen capaces de ser soportes de la democracia. Incide el autor en la creciente devaluación del demos ante una idea de la democracia en la que el componente popular se vuelve irrelevante y hasta superfluo. De esa idea es buen ejemplo la corriente de pensamiento partidaria de poner las decisiones importantes en manos de expertos que no rinden cuentas para evitar que las tomen políticos urgidos por los ciclos electorales.

La lógica reacción de los ciudadanos es la desafección, …

Niza: no pasarán

¿Y qué puedo decir de lo ocurrido anoche en Niza que no se haya dicho o escrito ya? Podría escribir un emotivo artículo sobre las vidas cegadas de manera irracional y sobre los ciudadanos pacíficos arrollados por un fanático guiando un camión; me podría extender varios párrafos en una sesuda argumentación del cómo, el por qué y el qué pasará ahora; o podría hacer un alegato iracundo contra la barbarie terrorista o contra la desastrosa intervención occidental en Oriente Medio o contra la incapacidad de gobiernos como el francés para integrar a sus ciudadanos de ascendencia árabe y religión musulmana. Podría acusar a Bush, a Blair y a Aznar de haber convertido a Irak en un semillero inagotable de terroristas; podría arremeter contra Rusia por apuntalar en el poder al presidente sirio mientras el país se desangra en una interminable guerra civil que expulsa a sus ciudadanos a la diáspora o a la muerte intentando llegar a Europa. 
Me podría extender en consideraciones sobre los riesgos d…

Política low cost

La actuación de los partidos y del Gobierno de Sánchez está derivando lamentablemente hacia un teatrillo perpetuo, en el que prima mucho menos lo que se dice y cómo se dice que el ruido mediático que se pueda hacer. De estas prácticas tan perniciosas para la calidad del sistema democrático participan los principales partidos de lo que en tiempos se llamaba "arco político" y hoy podríamos motejar de "circo parlamentario". El Congreso y el Senado ya no son tanto los ámbitos del debate político razonable a partir de opciones políticas divergentes, como las cajas de resonancia mediática de chascarrillos, broncas, descalificaciones y postureos varios. Se me podrá argumentar que, poco más o menos, son así todos los parlamentos del mundo y puede que en parte sea cierto. Sin embargo, tengo la sensación de que, desde el advenimiento de la política - espectáculo y la polarización de los medios, ese tipo de comportamientos ha empezado a desbordar todos los límites permisible…