Ir al contenido principal

Rajoy nos dará las uvas

Llámenme agonías pero esto se veía venir: Rajoy le ha cogido tal gusto al dolce far niente que fue conseguir la investidura y continuar de inmediato la siesta que inició a finales de diciembre del año pasado. El hombre que clamaba a los cuatro vientos que “España necesita un gobierno que gobierne y lo necesita ya” y que consiguió la investidura gratis total, ha vuelto a la inacción más absoluta esperando tal vez que los urgentes problemas que se suponía que el país tenía que resolver se arreglen solos. Cuando el 1 de octubre el PSOE decidió darse un tiro en el pie, Rajoy supo que seguiría teniendo despacho en La Moncloa. Eso no le animó a pensar en su nuevo gobierno para cuando fuera investido presidente. Al contrario, cuando eso ocurrió sorprendió a los de su propio partido aplazando los nombramientos para casi una semana después.

Como quien convoca una asamblea de vecinos, dio a conocer su gobierno con un comunicado que le evitaba tener que contestar preguntas engorrosas de por qué estos y no aquellos. Hecho lo cual, al siguiente día descansó y solo hemos vuelto a saber de él porque esta semana envió el correspondiente telegrama de felicitación a ese nuevo amigo de los hispanos llamado Donald Trump. Por lo demás, la casa sigue sin barrer: no hay negociaciones ni medianamente formales para sacar adelante los Presupuestos Generales del Estado y de ponerse a trabajar sobre las pensiones o en el pacto por la educación mejor ni hablamos. Ahí tienen las declaraciones de hoy mismo del nuevo vocero  Íñigo Méndez de Vigo, pidiendo más tiempo para negociar porque el pobre PP sólo tiene 133 diputados y, claro, así es muy difícil.

Suena a burla si no fuera patético que el portavoz diga que no se puede convocar a las comunidades autónomas para hablar de su financiación porque no hay consenso, cuando ese y no otro debería ser el objeto de esas reuniones. Ocurre que, acostumbrados a la mayoría absoluta y a imponer trágalas en todos los asuntos importantes, Rajoy y los suyos no se hayan muy a gusto con la nueva situación. Eso de tener que sentarse a negociarlo todo con la oposición es un engorro que no saben cómo resolver y, por eso, dan largas a cuestiones de la máxima urgencia.

Me temo que esa va a ser la estrategia del PP y de este gobierno. Por tanto, las promesas de diálogo y consenso empiezan a parecerse cada vez más a una cortina de humo para proyectar la falsa imagen de poseer una cintura política de la que en realidad se carece. Puede que in extremis y con calzador se aprueben los presupuestos, más que nada porque Bruselas nos echa el aliento en el cogote. Sin embargo, sería un milagro que se avanzara lo más mínimo en pensiones, educación o financiación autonómica. Al PP siempre le queda la opción de culpar a la oposición de no tener voluntad de diálogo, tal y como hizo de durante los 10 meses de gobierno en funciones en los que esperó a que la investidura le cayera del cielo como así terminó ocurriendo por la mala cabeza de la izquierda de este país. 

Ahora el gobierno ya no está en funciones pero como si lo estuviera: los ministros nuevos y antiguos llevan una semana nombrando a sus equipos, comprándose ropa nueva para los actos oficiales, redecorando los despachos, intercambiándose carteras y posando para la posteridad. Rajoy, mientras, que ya tiene todo eso resuelto, sestea en La Moncloa y amenaza con darnos las uvas sin pegar palo al agua. Y el año que viene ya, si eso...  

Comentarios

Entradas más visitadas

Un cuento nacionalista

Cuando llega Navidad o se aproximan unas elecciones, los más viejos del lugar reúnen a los nietos y al resto de la familia en torno al fuego y cuentan una extraña y antigua historia. Aseguran que viene de sus abuelos, quienes a su vez la recibieron de los suyos. Abreviando, porque el relato tiene más capítulos que "Las mil y una noches", la historia es más o menos como sigue. Había en tiempos remotos y míticos un archipiélago al que los antiguos, después de unos cuantos vinos añejos y sin rebajar, llamaron Islas Afortunadas. En ese archipiélago, llamado también Islas Canarias, gobernaba un partido político conocido como Coalición Canaria. Su objetivo y razón de ser era sacarle los cuartos al gobierno de Madrid, del que dependía políticamente el archipiélago del cuento. Lo que hacían con los cuartos que conseguía lo explico otro día para no extenderme demasiado.

Nunca obtuvo ese partido votos suficientes para gobernar en solitario, pero siempre supo arreglárselas muy bien par…

Sondea, que algo queda

Ni me enfría ni me caliente que el PSOE se "dispare", que Podemos se "hunda" o que el PP y Ciudadanos "empaten" en la encuesta electoral publicada  este miércoles por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). Ni siquiera los contundentes términos empleados por los medios para atraer visitas a sus ediciones digitales pueden con mi escepticismo. Que me perdonen los estadísticos, pero mi nivel de confianza en sus proyecciones de voto lleva tiempo bajo mínimos. Las causas son varias, pero la principal es el escaso grado de acierto de esos sondeos cuando llega la hora de la verdad y los ciudadanos se expresan en las urnas. Aunque me ha dado un  poco de pereza comprobarlo, supongo que los medios estarán plagados de sesudos análisis sobre las causas y consecuencias de los datos de la encuesta del CIS. Imagino también que tendremos, como en botica, explicaciones para todos los gustos, desde quienes auguran elecciones anticipadas para pasado mañana hasta qu…

Casado se sale por la derecha

Lo podrán vestir los analistas de la  caverna como mejor les parezca, pero el giro radical más hacía la derecha del PP con Pablo Casado al frente es difícilmente disimulable. Así las cosas y, se miren como se miren, esta no es una buena noticia para el país y, si me apuran, ni siquiera para el PP. Las conquistas sociales que se pensaban consolidadas han sido puestas claramente en cuestión por el joven líder de los populares durante la campaña de las primarias y en el Congreso de su partido; los avances hacia la modernidad de un país que venía de décadas de atraso con respecto a nuestro entorno, de pronto se tambalean ante el discurso de Casado. Sacar a pasear a estas alturas del siglo XXI la ley de supuestos para el aborto, desdeñar la eutanasia sin más matizaciones o rechazar la improrrogable necesidad de que las víctimas de la dictadura franquista reciban el resarcimiento que la democracia española les debe, no tiene nada de renovación y sí mucho de involución. Llamar renovación a s…